19 junio, 2024

El Gobierno no roba

El mundo occidentalizado está acostumbrado a la existencia de impuestos, instrumentos de obligatoria contribución económica a través de los cuales los gobiernos se fondean para operar y a la postre revertir su importe en obras y servicios para la sociedad en general. La racionalidad establece que a nadie debe gustarle tener que pagarlos. Los impuestos son necesarios, pero son su calidad y su monto los que establecen su verdadera contribución hacia la productividad de un país. 

En estos últimos 12 años, las erradas decisiones económicas de alto contenido político, el abuso gubernamental en materia impositiva, el gran nivel de endeudamiento, la falta de seguridad jurídica, y la generalizada corrupción, terminaron por enterrar cualquier esperanza de mejores días para el Ecuador. El Gobierno, renuente a cortar gastos, aceptando finalmente su incapacidad de generar confianza y la imposibilidad de atraer inversión, ha recurrido nuevamente a una pretendida recaudación fiscal con la finalidad de cumplir con el FMI. 

El Gobierno en sí no roba, pero tampoco deja de meter sus tentáculos en los bolsillos de los contribuyentes, una especie de saqueo sutil. La última reforma tributaria, inconstitucionalmente presentada por el Ejecutivo, recibida por el Legislativo en iguales términos, y con la irresponsable anuencia de una Procuradoría llamada a proteger los intereses del Estado y sus ciudadanos, solo confirma que son los mismos sinvergüenzas al aparente servicio del país los que osan delinquir una y otra vez. ¡Pobre país! 

Artículos relacionados

¿Dónde está la Junta Cívica de la ciudad de Guayaquil?

Un apreciado amigo escribió en las redes sociales: ¿Qué es de la Junta Cívica de Guayaquil? ¿Alguien se acuerda que tenemos una Junta Cívica de Guayaquil? ¡Que se pronuncie sobre los constantes ataques y atropellos en contra de Guayaquil!

Frente al legítimo derecho que tiene mi amigo de preguntar; pero haciéndolo con preguntas que traducen un gran desconocimiento sobre lo que pregunta, me permito informarles:

Hace varios años salí electo presidente de la Junta Cívica de la ciudad de Guayaquil. Este hecho se dio en elecciones libres y democráticas, de cuya transparencia nadie duda.

Encontré una institución con 293 miembros. La mayoría de ellos eran industriales, comerciantes y ciudadanos que tenían una destacada trayectoria. La primera declaración pública que hice como presidente de la misma, fue para decir que abriría la junta a los Negros, Cholos, indios y todos los Guayaquileños.

Mujer maravilla

A las que tenemos hijos nos tocó hacer una parada obligatoria el fin de semana: Batman vs. Superman. Al final de la película una novedad: la Mujer Maravilla, “guerrera de las amazonas”, […]

2 comentarios

  1. El Presidente Moreno debió hacer lo que hizo esa guapísima presidente de Croacia: redujo los sueldos de la presidencia y de toda la burocracia A LA MITAD!!!
    Tenía 2 aviones para sus uso y los vendió y cuando asistió al Mundial para ver jugar a su País viajó en avión de linea, pagó el pasaje DE SU BOLSILLO y estuvo APOYANDO A SU EQUIPO en la BARRA!!!

    1. Mi estimado, tenga muy en cuenta que entre la presidente de Croacia y el presidente de Ecuador EXISTE UNA ABISMAL Y TREMENDA DIFERENCIA. Educación , cultura, mentalidad, actitud, honradez, y, cualquier cualidad necesaria para ocupar ese alto cargo, está a miles de años luz de ventaja para esa distinguida DAMA. Por lo tanto tendremos que esperar esos miles de años luz para que recién se pueda aspirar a un remedo de ese comportamiento por parte del representante ecuatoriano. La única oportunidad existente, está en que Diosito Misericordioso con Ecuador le conceda el milagro de otorgarle un CAMBIO CUÁNTICO, y le ponga instantáneamente un cerebro nuevo con una nueva alma y con un verdadero corazón para que se arrepienta de todas las burradas que ha cometido, devuelva lo mal habido por él y por todos los SUCIOLISTOS del siglo XXI que han saqueado a este lindo y productivo País ECUADOR. Todavía me quedan rezagos de credulidad en cosas maravillosas, pero lamentablemente van acompañadas de creencias brutalmente tontas como creer en papá Noel, en la cigüeña, en la virginidad de las «niñas» de la 18 o del Imperio, en la honradez de los políticos, y en la honestidad de los izquierdistas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×