28 mayo, 2024

Deberes (4)

La más importante de todos, la VIDA. Quitarse la vida (suicidio), está de “moda” en el Ecuador. El suicidio es un acto de inseguridad y de cobardía. Generalmente, la depresión confunde a las personas y los incapacita para superar las dificultades humanas, por ej: vejez avanzada, falta de empleo, infidelidad de la mujer o del hombre. Son las principales causas que los lleva a tomar esta fatal decisión.

También hay otras clases de atentados contra la integridad personal, aceptados por la sociedad, por ejemplo: los tatuajes, los aretes en las orejas, en la nariz, en el ombligo y hasta en el cliptori, este último mutilado, a las niñas, en tribus africanas, por razones sexuales y por supuesto por ignorancia. Disfrazados, por el concepto de “moda”, ¿(“lo que es de moda no incomoda”)? O por costumbres ancestrales religiosas. Las primeras desagradables, los segundos inadmisibles.

Para con la naturaleza, también existen deberes respecto de los hombres y de los empresarios. Entre los primeros, hay enfermos mentales, por ejemplo: los incendiarios de bosques y los terroristas, que incendian por destruir o poner bombas, respectivamente, estos últimos, por el afán de matar, para lograr publicidad a sus acciones irracionales.

Entre los segundos, hay ciertos empresarios que por falta de cuidado y falta de amor a la naturaleza contaminan la superficie de la tierra y contaminan las aguas de ríos, mares y lagos.

La explotación petrolera y la explotación minera de “cielos abiertos”, han sido, los más contaminantes, combatidos, por los ecologistas y ambientalistas y comunidades afectadas.

Sin embargo, no por ello su explotación deberá paralizarse; hoy, la tecnología de punta, reduce al mínimo estos daños ambientales, que pueden ser reparables.

Artículos relacionados

Carta Abierta sobre la Consulta Popular. Parte I

Una Constitución es la que organiza la sociedad en que vivimos y nos señala quiénes mandan, qué mandan, por qué mandan, cómo mandan y para qué mandan, además, qué derechos no nos pueden quitar o limitar los que mandan.

Toda Constitución supone un poder que la haga y que, a su vez, tenga capacidad para reformarla. Ese poder lo ejerces tu, yo, nosotros.

Se trata del poder constituyente que ejercemos los votantes al dictar una Constitución nueva y que lo hacemos en una etapa originaria o primaria y que cuando se trata de reformar esa misma Constitución lo desarrollamos en una etapa derivada o secundaria.

El infiernillo de Correa.

NO señores, no es el Ecuador en el cual estamos obligados a vivir por culpa de un desgobierno que no atina el rumbo hacia donde dirigirse, sino el infiernillo, (celda de castigo), que el ciudadano presidente a punta de combo y martillo derrumbó en la cárcel de Esmeraldas, acompañado por la difusión mediática, que por el espectáculo circense brindado por el visitante de Carondelet, ofrecieron todos les medio de comunicación, a más de la interminable propaganda gubernamental, pagada con dineros que salen de nuestros bolsillos.

Si el tema hubiera quedado ahí, para mí no hubiera existido sorpresa alguna, ya que este mal llamado Gobierno Democrático, tiene por costumbre crear un ambiente de histrionismo para todas las “buenas acciones” que ellos realizan, y a través de las cadenas, mensajes y noticias a los ecuatorianos, vuelvo a insistir, pagadas con nuestros dineros, inundarnos de las mismas, y pretender que a las buenas o especialmente a las malas, como es su tradición, creamos la cantidad de desaciertos que se presentan por los medios antes detallados…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×