25 mayo, 2024

Oposición y dilema constituyente

Con prácticamente todas las instituciones y organismos del  Estado bajo su control, y una desfachatez política, a toda prueba, el oficialismo sigue con su plan de imponer la Constituyente  a como dé lugar. Ante la imposibilidad real de que los mecanismos políticos y jurídicos, propios de las democracias, pero inexistentes  hoy en día en Venezuela, funcionen debidamente y puedan detener la puesta en escena de una Constituyente ilegal  y fuera de lugar, la única posibilidad de defensa que le queda a la oposición sigue siendo la calle con todo lo que eso significa.

Pero ni siquiera en  este escenario que después de casi dos meses, ha enlutado a numerosas familias venezolanas, dejando un sentimiento  de estupefacción, rabia   e impotencia, no  hay garantía alguna de que haya un cambio de intención o de actitud por parte del gobierno. Pensar, por otra parte, que la solución está en realizar una consulta popular que rechace  la Constituyente, como lo ha planteado  el Presidente del Parlamento venezolano,  es también olvidarnos de quien mueve los hilos de los procesos  de votación desde 1999 hasta ahora.

De modo, que siendo inviable la vía jurídica, así como la política, dada la negativa del gobierno a  reconocer   la expresión mayoritaria  del pueblo, encarnada tanto en la Asamblea Nacional como en la Constitución  actual, no se vislumbra otra salida que la manifestación  pública y masiva de esa voluntad popular.

La situación, no es nada fácil para la oposición, pues el tiempo  y el sistema juegan en su contra.  El tiempo, porque  de acuerdo a las reciente declaraciones de la presidenta del Consejo Nacional Electoral  y  del propio Maduro, la Constituyente comunal, como se le conoce popularmente,  se encuentra a la vuelta de la esquina. En términos concretos, se  anuncia la elección de sus miembros para finales de julio próximo; incluso se asomó como posible fecha el día 25, para que coincidiera con la elección de la Constituyente de Chávez  del año 1999.  

Esto significa que cualquier decisión que la oposición  quiera  tomar con respecto a la Constituyente está muy apremiada de tiempo. Y es que ante la posibilidad de que la protesta ciudadana  no funcione, hay quienes  se pasean por la idea de participar en esos comicios constituyentes, bajo la falsa premisa de que siendo la oposición mayoría, debería ganarlos fácilmente.  Participar o no participar, he ahí el dilema, entre quienes buscan  allí una oportunidad y quienes solo ven una trampa. Y aquí entra en juego  la perversidad del sistema

Si bien, no tomar parte parece lo más coherente y lógico, pues  lo contrario significaría legitimar la propuesta constituyente de Maduro, siempre cabe la posibilidad de que aun siendo  un fraude constitucional, dicho proyecto Constituyente, de llegar a materializarse, y hasta ahora, no hay nada que indique lo contrario, sea reconocido  por algunos actores internacionales;  entre ellos,  por quienes actualmente piden  elecciones como salida a la crisis venezolana. Esto significaría, igualmente, homologar internacionalmente todas sus secuelas, como lo serian la nueva constitución y la consiguiente reestructuración del Estado, al solo cumplimiento de los intereses y objetivos del  régimen.

Por otra parte, participar en unos comicios para designar a los integrantes de la Asamblea  Constituyente, con unas bases o normas electorales hechas por el régimen, para sacar ventaja de la  votación de determinados grupos poblacionales, así como de ciertos sectores  de la actividad laboral, social o política, controlados por el aparato estatal, es caer en una  emboscada de la que no hay oportunidad  de salir victoriosos.

Al igual que hace dieciocho años atrás, cuando Chávez también  implantó  sus propias bases comiciales, y jugó con cartas marcadas, en un fraude electoral  que viciaba de nulidad la elección de los constituyentes  y, por ende, el origen mismo de la Asamblea  Constituyente instalada en agosto del año 1999, Nicolás Maduro, busca imponer su voluntad, aunque sin disimulo alguno.  A diferencia de su antecesor,  aquí las cartas no están escondidas, sino  a la vista; el Tribunal Supremo les dio un baño de “legalidad”, sin importar que el sufragio universal directo y secreto quedase relegado a un segundo plano, supeditándolo a fines subalternos; retrotrayendo a Venezuela a la época dorada del fascismo corporativista en la Italia de Mussolini o en la España de Franco.

El panorama actual se asemeja al de diciembre del año 2005, cuando la oposición declinó participar en los comicios parlamentarios nacionales, dejando al chavismo todas las curules. Solo que aquí se trataba de una elección normal dentro del calendario constitucional, más allá del rol hegemónico jugado por el CNE, causa de la desconfianza que llevó a los partidos, no chavistas,  a no presentarse en dichas  elecciones.  En la actual tesitura política,  donde el gobierno dejó de serlo hace tiempo, en el buen sentido de la palabra, sería un suicidio participar en la activación de la Constituyente. Debe seguir siendo una iniciativa totalmente oficialista, para que sus consecuencias tengan la responsabilidad única y exclusiva del señor Maduro y sus acólitos.

No hay pues dilema alguno. Creer lo contrario, sería darle conformidad a la propuesta constituyente y a todo lo que viene con ella.  A dejar de existir como oposición política; pero sobre todo, a dejar de ser ciudadanos, con derecho a disentir libremente, cuando y  donde sea.

Artículos relacionados

Incertidumbre en Venezuela

En los actuales momentos en Venezuela se vive un clima de verdadera incertidumbre; no se sabe a ciencia cierta sobre el estado de salud de Chávez, el carácter de secreto que se ha dado desde el inicio de su calvario, éste ha aumentado desde su último viaje a Cuba para ser sometido a una complicada operación, según versiones venezolanas, es “El Secretismo del Siglo XXI”. Las versiones oficiales han informado que pese a la gravedad de su enfermedad, la situación es estable; por otro lado, las especulaciones son variadas, una que sus días están contados y que su muerte es inminente y entre otras, que quizá ya haya fallecido.

La expectativa, más allá de la salud de Chávez, se centra en el clima político que ha generado esta situación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×