22 mayo, 2024

¿Graves deterioros de la democracia en latinoamérica?

Toda democracia para que tengan sentido sus objetivos de procesar en su vigencia, las libertades y derechos que la identifican, tiene que ser conquistada día por día.  Desde todas las alternativas personales e institucionales posibles. Sociales, económicas, políticas, culturales. Ninguna democracia puede subsistir, incólume, sin una incansable lucha ciudadana para mantenerla. No se trata, entonces, de clamar y vociferar, que la democracia  vive porque está declarada como eje en el articulado constitucional de la república. ¡Cuántas veces la Constitución no pasa de simple adorno en las prácticas administrativas del Estado! ¡Cuántas veces en nombre de la democracia la Constitución solo ha servido para ser violada!

Hoy el mundo exige, desde muchos sitios y áreas  sociales, una querencia  de aperturas respecto a la vivencia de las libertades, que favorezcan la estabilidad de las sociedades abiertas. Sin atajos. Sin trampas. Sin obstáculos. Sociedades democráticas que, al existir, abran caminos al margen de  la injusticia… Pero, por la contraparte, quienes buscan el silencio social mediante  la arbitrariedad totalitaria, han tomado ya algo de la delantera. Aquí, en Latinoamérica, por ejemplo, el llamado cínicamente “socialismo del siglo XXI”, tiene muchos anzuelos lanzados para pescar en río revuelto. ¿No es que el refrán popular dice que “en río revuelto ganancia de pescadores”? Dos caras tenía el dios Jano de la mitología griega… Pero los neo fascistas socialistas  poseen rostros múltiples. Según las circunstancias. S egún las opciones. Según los intereses… Se llaman “hijos de Dios” y caminan sobre prominentes pezuñas, se hacen conocer como socialismo aunque admiran el autoritarismo fascista, dicen que llevan las manos limpias y muestran solo las uñas sucias y largas…

Venezuela y Ecuador son, por ahora, una muestra fehaciente. El fraude electoral, la criminalización de las libertades, el bloqueo a los derechos ciudadanos están anudados, en ambos países, en el objetivo del caos contra la estabilidad democrática de la sociedad. 17 años han sido necesarios para que Venezuela viva hoy un autoritarismo narco fascista entre el crimen organizado y la guerra civil. Un desangre al servicio de los bolsillos de sus “lideres” sinónimo de miles de millones de dólares. Todo  contra la esperanza de su pueblo, boicoteado por una miseria social, harta de  hambre e inseguridad, que aumenta día a día… Hambre e inseguridad aupados por la represión de las fuerzas militares nacionales, en connivencia y compadrazgo con el terrorismo de Estado, en el contexto de “crímenes de lesa humanidad”. ¿Y Ecuador?

Caminando ya sobre estas huellas… ¿O es que la ignorancia es tal que no hay ojos para ver que estos gobiernos salidos del fraude no son más que gavillas de delincuentes? ¿Cómo así, en un contexto “democrático”, puede aceptarse un presidente electo por fraude y que las autoridades pertinentes lo acepten, lo promuevan y lo declaren legítimo? ¿ Es que, no importa, entonces, que los millones de votantes queden burlados? ¿Y la protección constitucional de las Fuerzas Armadas del país respecto a   los derechos, libertades y garantías sociales de los ciudadanos? Silencio…

 

Silencio que resalta vergonzante cuando, incluso, los Estados de la región, con su llegada a la posesión de turno, dan aval, aplauden con su presencia el fraude…¿Por qué cuando sus gobiernos conocen, por demás, lo que ocurre en Venezuela y la arbitrariedad correista en Ecuador, que aplaude sus eventos criminales?   ¿Cómo que hay una coyuntura política que apuesta a la destrucción de la democracia, al regreso de las cavernas?  ¿Desde  qué otra onda comprender, siguiendo este desmadre  de valores y moral, que insiste en hacer apología del terrorismo de Estado?

Artículos relacionados

La medicina y el Código Penal

Siendo hijo de un médico que dedicó con pasión su vida a ayudar y curar enfermos, no puedo más que rechazar el injusto trato que los asambleístas pretenden imponer a los profesionales de la medicina. Nadie mejor que los padres, cónyuges, hijos y familiares cercanos, conocemos el sacrificio del ejercicio de una profesión que requiere tanta preparación, abnegación y entrega.

Resulta obvio que quienes han incluido el articulado penalizando los errores médicos, han optado por el camino más fácil, el menos aceptable y que solamente demuestra la falta de conocimiento sobre la realidad de los profesionales de la salud, su entrega, sus logros, y sus sacrificios personales y familiares.

Tampoco puedo entender como el Ministerio de Salud, que sin embargo de no estar liderado por un Doctor en Medicina, no haya tenido una participación más proactiva en la elaboración del documento que pretende penalizar con tanta severidad a los profesionales bajo su dirección.

1 comentario

  1. Hay errores en este artículo desde el título me parece muy equivocado. De antemano felicitaciones por el comentario de redacción en esta trinchera.
    1. Grandes deterioros de la democracia en latinoamérica.- primero, Venezuela y Ecuador, no solamente estos dos paises son latinoamerica
    2. Se habla de faude electoral.- no se puede hablar deliberadamente de fraude sin pruebas. En las elecciones presidenciales de Ecuador. La OEA avaló los resultados definiendo elecciones claras y transparentes.
    3. Neo facistas.- esto es una palabra primero que se escribe -neofacistas-. El neofacismo se refiere a una definición posterior a la segunda guerra mundial en la que nace del facismo y es un término para definir de comportamaiento totalitario y nacionalista. Un comportamiento totalitario en Ecuador –> eso no lo sé, el pueblo ecuatoriano definio por elecciones un respaldo total a la política económica y social promulgado por el presidente Correa.
    4. neofacismo socialista.- estas definiciones es otra cosa que no se vive en ecuador. Primero estasmos globalizados, tenemos el dólar. Solamente esto. Esto no es socialismo.
    5. Venezuela y Ecuador son, por ahora, una muestra fehaciente.- por favor no hay ni punto de comparación.
    Y muchas cosas más que por tiempo de trabajo no se puede comentar más.
    att,
    Juan Plazarte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×