18 junio, 2024

Soledad – Modernidad

“Somos muchos juntos, pero todos estamos muriendo de soledad”. Albert Schweitzer

“La soledad es el hecho más profundo de la condición humana. El hombre es el único ser que sabe que está solo.” Octavio Paz

Los dos pensamientos que encabezan esta reflexión nos sitúan en dos realidades permanentes del ser humano.

Podemos estar rodeados de gente y sentirnos solos, y esto es una condición humana única que nos hace sentir el valor de nuestra individualidad y la necesidad de nuestra colectividad.

Esta reflexión es más un ejercicio de cómo la soledad tiene otras connotaciones en el entorno de la modernidad y la híper conectividad.

Estamos muchas veces en contacto diario con muchas personas por medio de las redes sociales. Muchos de esos contactos nacieron de un conocimiento y contacto físico personal, otros son producto de los contactos cibernéticos por los diferentes medios de internet y las redes sociales.

Esto último, en muchos casos, crea una dependencia día a día de tener el teléfono celular o la laptop conectándonos con los diversos contactos para sentir la gratificación de que tenemos amistades o popularidad, aunque un sentimiento profundo nos dice que estamos solos porque no existe el contacto personal ni la química gratificante de estrechar las manos, darnos un abrazo o un beso.

Cuando nuestros contactos humanos son mínimos o inexistentes son remplazados por los sitios de diversos contenidos en el mundo cibernético, incluidos los de la música que llenan nuestros vacíos y soledades proyectando en el entorno nuestras importantes conexiones, aunque sean ficticias por ser solo cibernéticas.

La modernidad de la híper comunicación es una hermosa y poderosa herramienta de contacto diario y permanente a nivel mundial. Pero está de alguna manera transformando nuestras relaciones físicas y toda la profunda y gratificante química del contacto personal.

Muchos padres han encontrado en todas estas formas y equipos electrónicos una manera de neutralizar y evitar tener que atender a sus hijos, que desde niños son drogados electrónicamente por sus padres y otras personas para que así “no los molesten”, anulando y distanciando el mutuo conocimiento y las responsabilidades de formación y educación personal, dejando que se formen en el mundo cibernético con graves consecuencias, entre ellas la radiación de los teléfonos que mata las células y destruye la salud de estas generaciones nuevas con cánceres que las afectarán. La gran contradicción es que con la modernidad supuestamente estas más y mejor comunicados, cuando en realidad hemos creado una muralla invisible, cibernética que nos aísla y distancia, haciendo que la modernidad incremente y deforme nuestra soledad creando distancias con nuestros contactos personales.

Aquí una vez más hay que mantener equilibrios y usar sin abusar los beneficios de la ciber comunicación sin olvidar mantener el contacto personal para no convertirnos en ciber solitarios, híper conectados y super aislados.

Concluiré con estos grandes pensamientos que nos recuerdan y permiten reflexionar sobre nuestra soledad.

“La soledad es donde se descubre que uno no está solo.” Marty Rubin

“Todos hemos conocido la larga soledad y hemos encontrado que la respuesta es la comunidad”. Dorothy Day.

“Nunca estarás solo si aprendes a hacerte amigo de ti mismo”. Anónimo

“No sé si la modernidad es una bendición, una maldición o las dos cosas. Sé que es un destino: Si México quiere ser tendrá que ser moderno”. Octavio Paz

Artículos relacionados

La Humildad en la Gloria

Realmente que la trágica muerte de un impecable guerrero del futbol ecuatoriano, hijo, nieto, padre, esposo y amigo ejemplar, tal cual es el caso de CHRISTIAN BENITEZ BETANCOURT, nos ha dejado una fuerte lesión emocional, incluso, a quienes tuvimos el privilegio de conocerlo aunque sea a través de las noticias deportivas.

Mi querido padre, a través de sus sabios consejos, siempre me decía: “Hijo, el ser humano no debe ser lo que quiere que otros piensen de él…el ser humano debe ser lo que es realmente por esencia”…Mientras más humilde y sabio, muchísimo mejor”

Cuán grande es aquel que su grandeza nace precisamente de su humildad. Cuán grande y singular es aquel que, mientras más grande es su fama, más serena es la sencillez de su alma. Cuán grande y humilde a la vez, es aquel que, codeándose y mirándose cara a cara con la gloria deportiva, no presume de prepotencia alguna para con sus congéneres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×