El doble filo de la navaja – Desde mi Trinchera
Opinión Política

El doble filo de la navaja

Desde que mi Madre me parió, nací con espíritu rebelde. Aprendí desde pequeño a rechazar todo tipo de injusticias y todo acto que atente contra nuestra libertad, siendo aquello la constante energía que, a pesar de que ahora rebaso los 60, aún constituye la verdadera y lógica razón de luchar hasta agotar la última molécula de mis huesos por la reivindicación de mis derechos, incluidos obviamente los derechos de otros.

Crecí con el ejemplo de un abuelo luchador, hombre de extrema confianza del mismísimo General Alfaro, he seguido los inquebrantables principios de mi madre; esto es, su inclaudicable concepto de justicia y su verdadero amor al prójimo, así como aprendí el verdadero secreto de jamás darme por vencido ante las adversidades, siendo aquello el único y legitimo camino que me ha conducido siempre a privilegiar ese legítimo derecho llamado ¡LIBERTAD!.  Igual aprendí de mi padre que el hombre debe siempre tratar de ser justo; jamás arrogante, y mucho menos intolerante.  Mi padre siempre me decía: “Cuando debatas con alguien tus ideas, y necesites tomar la decisión correcta, ponte siempre al otro lado de la orilla…..analiza, piensa, y luego toma tus propias decisiones”.

Como mis aspiraciones, además de legítimas son exactamente igual a los de una gran masa humana de ecuatorianos, y de millones de guayaquileños, y en vista de que el país está atravesando precisamente estos días por un clima de inconformidad y rebeldía, reclamando y protestando por políticas absurdas que quieren implantarnos, y como se están develando acciones de protestas, motivadas por un rechazo que ha puesto fin al temor y la opresión, y a fin de evitar una gran lucha entre hermanos, en la cual solo y exclusivamente habrán vencidos, NO VENCEDORES, muy serenamente quiero enviar un corto mensaje a nuestro presidente:

Señor Presidente: El decálogo de los tiranos y la infamia de los oportunistas solo se amalgaman con el afán de destruir, en función de propios y mezquinos intereses. Es obviamente imposible que el suscrito presuma, en el sentido de afirmar si realmente usted es bueno o es malo. Eso, señor Presidente, solo lo sabe su conciencia. Seguramente puedo entender que en sus momentos de intima soledad, es posible de que usted se ha dado cuenta que en las instancias del poder, y principalmente del mandatario de turno, pululan en su entorno toda especie de sabandijas, a quienes les sobran argumentos a fin de halagar a su líder, AUNQUE AQUEL ESTÈ ABISMALMENTE EQUIVOCADO.  Ese, puede ser un caso.

Por el hecho de haber transitado en política como legislador de dos periodos, por mi forma de venir haciendo de esa práctica, y desde mi juventud, una actitud decente, por haber transitado los espacios del poder desde el legislativo, y desde otras instancias, lo cual me ha dado la sabiduría suficiente para poder catalizar la conducta suigeneris y oportunista de la que muchos hacen práctica diaria; tal y cual sucedió en aquella asamblea de Montecristi, en la cual y quienes posaron para la foto con usted, hicieron campaña política para usted, votando por usted, rasgándose las vestiduras en directa critica de “la partidocracia”, así como de la “larga noche neo liberal” y de las ideologías de derecha; todo por una supuesta “patria nueva”, amarrando vilmente criterios perversos desde las sombras, alardeando de haber parido junto a usted la supuesta mejor constitución de todos los tiempos;  esos mismos, señor presidente, ahora también están pidiendo su cabeza.

Quiero dejar absolutamente claro que moriré como un social cristiano, y que los ideales y pensamientos de desde esa trinchera de Montecristi se esgrimieron de parte de quienes aún legislan como gentes de derecha a través de la asamblea, no han cambiado. Pues su doctrina sigue siendo precisamente la misma; y entre otros, son aquellos quienes continúan luchando de manera legítima contra un sistema opresor que; seguramente, se lo fueron sembrando en su cerebro, aquellos anti patrias, perversos e innobles “señores de la ultra izquierda, y del perverso comunismo”.

No es precisamente el revanchismo, señor presidente, la mejor arma para imponer sistemas opuestos a lo que un pueblo generalizado quiere, puesto que aquello denigra al ser humano, por el simple hecho de opacar sus ideales y por sumarse a aquello la imposición de sistemas que; ESTÀ DEMOSTRADO HASTA LA SACIEDAD QUE HAN SIDO, SON Y SERAN UN TOTAL FRACASO.

Por lo que, Aprovecho el momento para recordarle que, siendo usted Ministro de Economía del Presidente Palacios, Gobierno del cual se instituyo, incluso, la hipocresía política y el detestable oportunismo, y en circunstancias que usted impulsó en el Congreso nacional y desde su Ministerio el proyecto que reformaba la ley de los fondos del FEIREP, fui yo precisamente quien conversó con usted en el pleno del congreso, y lo apoyamos con toda mi Bancada Social Cristiana, pues consideramos que era una ley que en verdad se sensibilizaba con las necesidades del pueblo, misma que incluso, no sé si ahora mismo continúa en vigencia. He ahí un acto legítimamente democrático.

De tal manera que, como un ecuatoriano más, padre y abuelo, demando de usted el más absoluto sentido patriótico a fin de que rectifique sus políticas, mismas que la gran mayoría de ecuatorianos las rechaza, que yo también las rechazo, que abra bien sus sentidos y observe detenidamente bien a quienes lo adulan, y que son quienes solo privilegian sus propios intereses, y que muy seguramente a la hora del “vamos” lo dejarán solo. No minimice la legítima rebeldía de los pueblos, no permita que “sus sacerdotes de la revolución ciudadana” se burlen de Guayaquil y de Quito, y del resto de ciudades que están gritando una sola voz.

Vamos, presidente Correa, Ecuador no quiere ser como Venezuela, ni mucho menos como Cuba, Ecuador geográficamente pertenece al mar pacifico, no al mar caribe. Ecuador no parió ni a Castro ni a Chávez, mucho menos a Maduro.  Vivamos en paz y en progreso, no fomentemos una guerra entre hermanos, evitemos que la patria se desangre.  Seamos Ecuador por siempre. Y finalmente, si usted cree que las cosas las está haciendo bien, entonces dese esta vez la oportunidad para hacerlas mejor.

2 Comentarios

  1. Franklin Gallegos Avilés

    Estimado señor Ramírez, felicito su hombría de bien, admiro su frontalidad. Creo que los ecuatorianos conscientes necesitamos un cambio, la prepotencia no nos lleva por buen camino, peor una nefasta lucha entre ecuatorianos que se vaticina a futuro. El escudo protector de los Policías, dice: SOMOS PADRES DE FAMILIA. Y, quienes luchamos por un ECUADOR LIBRE Y SOBERANO también somos padres de familia, que exigimos y queremos vivir en paz y en progreso. No queremos derrocar a un presidente, lo que queremos es que se respete la CONSTITUCIÓN y se eliga democráticamente a un hombre o mujer con sentido de honradez, patriotismo y mística de servir a un pueblo con muchas necesidades

  2. Cristobal Orozco Jarrin

    El Gobernante de turno que se precia de ser un Economista Brillante debió haber comenzado por asegurar Políticas y Leyes encaminados a fomentar la producción y la productividad en este país, que por ancestro se preciaba de ser un país agrícola y ganadero a mas de petrolero, encaminado a fomentar el trabajo DIGNO NO DE DÁDIVAS de la gente especialmente del campo, lógicamente apoyado todo esto, con la construcción de infraestructura como carreteras y caminos vecinales en todo el país, Lamentablemente esto no se hizo desde un comienzo y se ha gobernado de manera engañosa y audaz haciéndonos CREER e ilusionar con una «revolución» disque encaminada al buen vivir. MENTIRA; Lo que ahora esta ocurriendo todo lo contrario. Primero; no se preparó o se educó a la gente para soportar estos cambios UTOPICOS, por que no a habido una verdadera planificación para que fluyan los procesos «revolucionarios» por lo tanto, han pasado ya 8 años de gobierno y los campos están abandonados sigue la migración a las ciudades, la población esta desempleada o con empleos informales o están semi empleados dentro de la burocracia impresionante generada por este gobierno.Se ha permitido el ingreso de ciudadanos de otros países, especialmente Cubanos que auspiciados por el Gobierno quitan plazas de trabajo a nuestros compatriotas, y esto no significa egoísmo pero el mismo gobierno tiene como ESLOGAN que dice primero ECUADOR, y esta haciendo todo lo contrario.
    Tratando de ver de manera benevolente lo sucedido hasta hoy se puede decir el único merito del PRESIDENTE es haber hecho algo que se dejo de hacer en otros gobiernos que es la construcción de infraestructura en diferentes campos, pero se debe recalcar que es con la plata de todos los Ecuatorianos Y ESTO NO ES MERITO por no haber generado ingresos EXTRAS PARA EL PAÍS, vía producción y productividad, entones se debe EXIGIR al Gobierno hacer inmediatamente cambios reales, pragmáticos, caso contrario buscar la manera legal para un Reemplazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *