28 mayo, 2024

¿Es verdad que América Latina se está jugando su destino en Venezuela?

Tomado del discurso de García Linera, vicepresidente de Bolivia: “…..Nos estamos jugando nuestro destino como revolucionarios en Venezuela. Y tengo que lamentar, criticar las infames declaraciones, no solamente del Gobierno norteamericano, sino del propio Parlamento Europeo, que el día de hoy acaba de aprobar una resolución en contra de Venezuela. Asimismo, García Linera, hizo un llamamiento a la solidaridad con Venezuela y aseguró que si el país latinoamericano cae bajo las garras de una intromisión, de una invasión, de una injerencia, directa o indirecta, América Latina ha perdido, porque Venezuela es la llave de América Latina. Fue el inicio y no debe ser el punto del fin….”

A fin de analizar de manera objetiva un tema tan preocupante, tal y cual es la actual situación por la que atraviesa Venezuela, me ubicaré en el centro de la opinión:

En materia de política internacional, no hace falta mucha memoria para recordar las consecuencias que desde hace unas cuantas décadas han ido dejando cada gobierno de turno acá en Latinoamérica, en cada uno de nuestros países, y a través de toda una gama de ideologías.

Podríamos acotar que dentro de ese contexto la Cuba de Fidel; ahora de Raul, cuyo modelo de gobierno es totalmente contrastante con la realidad histórica de la región, es una excepción. Además, si cuantificamos el espacio de tiempo en el que ese gobierno se ha mantenido vigente, aquello es equivalente a que en ese mismo tiempo ha quedado la evidencia de ser un sistema que definitivamente no funcionó, no funciona ni funcionará jamás; por más que se diga que el bloqueo económico de EEUU fue una especie de sentencia que, a su mismo pueblo, y con el paso de los años, terminó pasándole factura a la tan cacareada revolución de los hermanos Castro.

Siempre me he pronunciado en contra del intervencionismo, y de ahí pues que comparto la inquebrantable posición de los pueblos a fin de que se respeten sus soberanías. Cabe además destacar que las diferentes ideologías aplicadas a cada uno de los gobiernos de Latinoamérica, se han venido dando de manera pendular y con casi una extraña similitud; es decir, “…hoy gobierna la derecha, entonces el próximo periodo le corresponde a la izquierda…”, y así por el estilo; y por tanto, esas no son nada más que circunstancias cuantitativas. Me explico mejor: En cada país de Latinoamérica, y de ahí que el nuestro no es pues una excepción, cada gobierno ha ejecutado sus políticas acorde sus doctrinas, de forma absolutamente cuantitativa, y sus planes de gobernabilidad han ido agarrados de la mano del liberalismo, conservadorismo, capitalismo, socialismo, comunismo, alianzas entre sí, etc, etc, etc.

Por lo que, aquí cabria hacerse una cuantas preguntas: Cual es la fórmula para que en cada país se respete cada constitución…? Cuál es el sistema ideal para que nuestros pueblos no se mueran de hambre…? Cuál es la fórmula para que exista verdadera justicia social…? Cuál es la fórmula para que no se confunda populismo, con simpatía y aceptación popular a sus gobernantes…?  Y lo más importante: Cual es la fórmula para que a cada ciudadano se le respeten y se le privilegien sus más inalienables y elementales derechos que son la libertad y la vida..?

En función de todo aquello, brevemente arriba analizado, deberíamos entonces sopesar en una balanza aquella gestión cuantitativa, y compararla con lo que se debe entender por una gestión gubernamental cualitativa, pero que aquello sea pues un verdadero referente democrático, sin estar matizado de bajas pasiones políticas, sin opresiones, sin corrupción, y de legitimo contenido social. ¡Ahí pues está el detalle!

Por otra parte, deberíamos recordar los golpes de Estado que con el paso del tiempo han sufrido cada uno de nuestros países.  Cuando esto ha sucedido, y tomándose el nombre de la democracia, aquello más bien se ha ejecutado por medio de la  imposición y la fuerza; incluso a costa de miles de vidas, e irónicamente sus actores, que en su momento han sido verdaderos golpistas, son quienes luego pregonan respeto a esa misma democracia. Entonces, cuáles de esos gobiernos, en cada uno de nuestros países han sido, o son, verdadera esencia de cambios en beneficio de los pueblos…?

No quiero al momento analizar siquiera nuestra propia historia, pues estoy tratando de buscar respuestas en el tema Venezuela, por lo cual me pregunto: Desde los inicios del Chavismo, hasta lo que actualmente está sucediendo en la Venezuela de Bolívar, se han evidenciado acaso verdaderos cambios en función del bienestar popular…? O es que acaso el hecho de ver supermercados vacíos, y/o represión contra quienes no piensan como el actual presidente Maduro, quien además es una falsa copia de Chávez, que adolece pues de penetración en el corazón de los venezolanos, y cada día que pasa, aquel iracundo presidente presiona el botón para que se active el detonante popular. Por eso me pregunto: Existió o no corrupción en el gobierno de Chávez…? Existe o no corrupción actualmente en el gobierno de Maduro…?

Tal como lo expreso al inicio del artículo, rechazo y condeno el intervencionismo, así como tampoco es para nada justificable que EEUU se involucre en los asuntos de Venezuela, pues deben mantenerse vigentes los acuerdos internaciones ya que cada país debe ser el dueño de su propio destino. Pero……también es muy cierto que Venezuela está cayendo por un infinito tobogán a causa de sus propios errores; peor aún tratándose de ser un país considerado en el mundo como uno  los más grandes exportadores de petróleo, pero totalmente contrario a esa realidad, se evidencia con absoluta claridad que irónicamente su pueblo se está muriendo de hambre.

De ahí pues que ninguna causa; sea esta una revolución ciudadana, con o sin los ideales de José Martí, o con o sin los ideales de Bolívar, podrá ser de absoluta vigencia en nuestras naciones, mientras que quienes lideren sus acciones no se compadezcan con la realidad de sus pueblos.  Igual caso se debe dar en aquellos gobiernos de derecha, cuyas acciones han venido siendo aplicadas a través de políticas económicas que también han dado pésimos resultados.

La solución para estos males…? Un liderazgo honesto, por sobre todo democrático….Sensibilidad y ecuanimidad en la ejecución de políticas de Estado y de claro beneficio para cada país, sin revanchismos políticos ni resentimientos, sin menoscabar ideologías y/o posiciones sociales.

Por otra parte, claro está que es incómodo para Sudamérica este problema. Pero a su vez, no representan para mi ninguna vigencia las expresiones del vicepresidente Boliviano, ni mucho menos diga que únicamente Venezuela es la llave de Sudamérica, pues en nuestro continente cada país tiene sus propias características que muy bien la pueden convertir en esa “llave”.  De tal manera que aquello no es más que un simple y desgastado slogan político con el afán de meterle miedo a la región. Pues en este caso en particular, Venezuela es una cosa y los demás países sudamericanos son otra totalmente diferente. Por tanto, la propia historia y su propio pueblo serán quienes juzguen y condenen, en este caso, a Nicolás Maduro

 

Artículos relacionados

Asamblea Nacional

En nuestro país, a lo largo de los últimos 40 años, este poder del Estado ha cambiado varias veces de nombre. Históricamente era conocido como Congreso Nacional; en la Constitución de 1978 […]

4 comentarios

  1. El vice presidente boliviano tiene razón. No es un secreto para nadie que con el dinero de Venezuela se inició la franquicia cubana originada en la fatídica Reunión del Foro de Sao Paulo. Allí se inició el complot para cubanizar a Latinoamérica. Fue en previsión de la caída de la URSS. Una forma de continuar alimentando la dictadura cubana. La prueba es que estamos invadidos por sus agentes de todo tipo, a comenzar por sus matasanos y «consejeros de seguridad» de los diversos caudillos que ahora tenemos. Todos estos caudillos deberán algún día pagar con cárcel el engaño y la traición a la que nos han sometido.

  2. Yo tengo familiares en Venezuela, en los dos campos; unos votaron por Chávez y los otros fueron más astutos. Ambos ahora se arrepienten de haber votado por esa gente ahora en el poder, y de no haber podido abandonar el país a tiempo. Quienes votaron por Chávez, desde ese momento se sintieron presionados o los botaban de sus empleos. Ambos hacen filas interminables para poder comer. Ambos están sufriendo hambre, inseguridad y desesperación. Ojalá Obama sacase a ese mamarracho y sus cómplices narcotraficantes a empellones. Ojalá viniesen los gringos y los sacasen de las mechas como hicieron con el «cara de piña» el dictador panameño. Lamentablemente somos tan subdesarrollados política y materialmente, que siempre necesitaremos un hermano mayor para rescatarnos y defendernos. No hay derecho que el pueblo venezolano siga sufriendo hambre y que si reclama lo maten como a rata. Los dictadores usurpadores que hoy adulan al cavernario Maduro, ya tendrán su respuesta. La historia siempre se repite. La suerte de Kadhafy los estará esperando. El que a palo vive a palos muere.

  3. Concuerdo ampliamente con las opiniones de este artículo. Es doloroso ver la situación de Venezuela, pero ningun pais tiene la autoridad para intervenir en su política interna. Lamentablemente la historia evoca los hechos, pero no da soluciones. Pareciera que las siguientes generaciones estuvieran condenadas a repetirlos por dañinos que hayan sido. Otra característica humana-política es el afán de desconocer los aciertos que hubieren tenido los gobiernos anteriores, borrándolos e iniciando nuevos procesos y asi se explica el estancamiento de varios paises especialmente de nuestro hemisferio.

  4. La culpa no es solo de los politicos, la ignorancia del pueblo de lo que son derechos civiles, la prensa sin norte claro, la falta de patriotas, y la empresa privada.
    Nada se hace por combatir la pobeza e ignorancia.

    Sin ser comunista ni socialista ni nada que se parezca. No es posible que dentro del aparato productivo los unicos que se enriquecen y prosperan es la clase «patronal» mientras que en «la clase obrera» la capacidad de prosperidad es casi nula, y no es cuestion de sueldos es falta de vision empresarial, que al impedir que sus socios de produccion prosperen hacen que esta clase desfavorecida sea presa de canticos de sirena.

    La voracidad de los empresarios sumada a la pilleria de los politicos pasados y presentes, hace y produce gobiernos como el de Chavez o el mismo Correa lleguen como mesias y se atornillen en el poder.

    Poderoso senor es don dinero que pasa a manos de los politicos gobernantes una vez que se consolida el delito llamado revolucion.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×