14 abril, 2024

El Corsi y Recorsi

Juan Bautista Vico, conocido pensador italiano, que vivió entre 1668 y 1744, es una de las más notables figuras en la Historia de las ideas políticas y jurídicas.

Ubiquemos a Vico en su tiempo, en el meridiano de su historia y de su circunstancia. Él se desarrolla cuando en el mundo prevalece el sendo racionalista, que consideraba a las ciencias físicas y matemáticas como sus modelos.

Vico toma la decisión intelectual para establecer que hay otras ciencias, “La ciencia nueva”, que es la denominación que otorga a su obra fundamental. Vico dedicó la mayor parte de su vida a la realización de esta obra, que rehizo y amplió en distintas oportunidades hasta quedar en la forma definitiva o tercera impresión. Esta ciencia nueva, despreciada en su época, es precisamente la historia.

Al estudio de la Historia, la Política y el Derecho dedica Vico todos sus esfuerzos intelectuales en un mundo que menospreciaba todo ese tipo de conocimientos y que consideraba que otros debían ser los rumbos de la inteligencia humana.

Juan Bautista Vico escribe sus obras después de la transformación renacentista europea en pleno desarrollo de la Edad Moderna. Tres son los períodos de la Historia de que nos expone Vico: Divino, Heroico y Humano.

En mi concepto esta es la noción más importante de la Doctrina Viquiana, la conocida teoría del Corsi y Recorsi, del crecer y del descender, del subir y del bajar en la historia. Teoría de la historia que se entiende como un movimiento circular y no como un movimiento de línea recta, de proceso indefinido. Para Vico la historia es un proceso y no un progreso.

El pensamiento posterior a Vico, expuesto en la Revolución Francesa, especialmente por Voltaire y Condorcet, sostuvo la teoría opuesta, basándose en que “ hay una evolución continuada, ininterrumpida en la historia de la humanidad”

Pero frente a la doctrina de Vico, hay quienes afirman que es posible hablar de un progreso, expresando que en realidad se trata de un círculo, pero de un círculo en el que el nuevo proceso gana con respecto del anterior, es decir, es el movimiento denominado en espiral, circular en el sentido en que se parte y se vuelve, pero espiral en el sentido de que se avanza hacia arriba, en el que tras de cada movimiento algo se gana para el porvenir .

Si examinamos detenidamente la teoría de Vico veremos que no es posible hablar del progreso circular, sino de la tesis del corsi y del ricorsi que establece claramente que la Historia se mantiene dentro del mismo nivel sin ese crecimiento constante.

Por todas estas razones el tema es de carácter controvertido, ya que hay sociólogos y filósofos de la historia que sostienen que Vico es un defensor de la idea del progreso y hay otros que la niegan.

Insistiendo en la misma materia, las corrientes que niegan el progreso, establecen que no se puede hablar de unidad de civilización en el mundo, sino de culturas y de civilizaciones, distintas, diferentes entre sí.

Todos sabemos que la doctrina que antecede a la Revolución Francesa es parte del criterio de que hay una sola civilización, una sola cultura, que va desde la transformación del hombre biológico al hombre espiritual. Pero es este criterio, el de la sucesión lineal de la Historia, el que está en descrédito. Para el filosofo ecuatoriano Manuel de J. Real “ lo que existen son diferentes civilizaciones, cada una de ellas con su propia personalidad, con sus propias características, con sus propias formas culturales”.

Para concluir considero que si cada civilización tiene su propio desarrollo, su propio crecimiento, su propio progreso; el que una civilización futura se nutra o reciba la influencia de otra civilización no indica que la continúa porque esa civilización tiene su propio camino y su propio desarrollo. En el mejor de los casos se puede hablar del progreso dentro de cada civilización pero no del progreso de la humanidad porque no hay una sola civilización sino muchas.

Artículos relacionados

Las Relaciones Publicas ante las nuevas alternativas (17)

La función de las relaciones publicas

Hoy se justifica más que en cualquier otro tiempo, estudiar la función de las relaciones públicas en las organizaciones, tanto por su pertinencia como factor determinante en la gestión empresarial, como por su poder de persuasión para adaptar la misión organizativa a los resultados esperados.

Por otra parte, es evidente el papel de representación que juegan las instituciones en el logro de los objetivos vitales para la sociedad. Se coincide con quienes afirman que “constituyen un elemento indispensable de la vida civilizada por varias razones; nos permiten lograr cosas que, como individuos, no podríamos hace con la misma eficiencia; nos ayudan a asegurar la continuidad del crecimiento y sirven de importante fuente de carreras” (Stoner J. y Wankel CH, 1989)

De Jenízaros, protección y milicias

Se le atribuye al sultán Orkhán I, gobernante del Imperio Otomano, la creación del cuerpo militar de los jenízaros alrededor de 1330. Se dice que Orkhán I, creó esta fuerza para sustituir al cuerpo armado de los “yagas”, cuya insolencia se había hecho insoportable. Los jenízaros eran unidades de élite del ejército, y entre sus muchas misiones destacaba la de ser los encargados de la custodia y salvaguarda del sultán, así como la seguridad del palacio, siendo considerados su guardia pretoriana. Así es como se formó esta unidad del ejército más poderosa y temible, los famosos jenízaros.

En nuestro atribulado país, a raíz del 30-S la Policía Nacional quedó prácticamente desarticulada. Para variar, el 30 de septiembre último, el presidente Correa ha enviado a la Asamblea Nacional el proyecto de Ley del Código Orgánico de Entidades de Seguridad Ciudadana, así de ampuloso su título; este proyecto tiene tres componentes: la Policía Nacional, el Servicio de Investigación de infracción y el Servicio de Protección Público; igualmente se establece una jerarquización en las autoridades: el Presidente es la autoridad máxima; luego el Gabinete de Seguridad, compuesto por los ministros del Interior, de Seguridad, de Política y de Justicia, éste será el órgano de decisión; por último, la Policía Nacional, el Servicio de Investigación de la Infracción y el Servicio de Protección Público, intervendrán en el nivel operativo.

No hay comentarios

  1. Saludos. Interesante artículo, pero no comparto su contenido. Felizmente es un tema donde puede haber una serie de posiciones y criterios conceptuales, que por muy discrepantes, enriquecen el conocimiento y eso es lo importante. Por ejemplo, haber citado a Manuel de J Real, me parece un gran acierto, especialmente por su vasta cultura, sus grandes conocimientos, sus exposiciones académicas. Sin embargo, otro postergado de la vida ecuatoriana, otro cuyo insigne talento, conocimiento, sucumbió como un anónimo mas, frente a la avalancha de futbolistas, banqueros, faranduleros, salseros y otras actividades, donde el objeto de reconocimiento es el toma y daca; el interés, la usura, el comercio, el intercambio, es decir, todo lo material, todo aquello susceptible a mercancía, todo aquello que se compra y se vende.
    Personalmente considero que las civilizaciones nada tienen que ver con las culturas; lo uno es uno; y lo otro es lo otro. Es decir, son cosas diferentes. No obstante, a mi parecer, el desarrollo, el progreso de una civilización, es la sepultura de una cultura, ya que ésta es arrasada por aquella. Sobre de Vico y su concepto, que la historia es un proceso, de acuerdo. Como siempre, los franceses en contra. ¿Que se puede esperar de estos «revolucionarios» que defenestraron a la élite para colocar en su lugar a los Robespierres, Marat, Danton, y similares? Sobre esto, en otro momento.

    Napoleón Sotomayor.

  2. interesante la conclusión, pero no la comparto porque las civilizaciones son parte de la humanidad que contiene la integralidad del ser, sin sujetarse a una o varias culturas, sino sindo parte de una evolución del conocimiento por destinación divina, hasta que el hombre encuentre su verdad, y se favorezca o se perjudique por sus acciones que en tiempo sólo Dios tiene injerencia inobjetable.
    Igual me agradó el enfoque. gracias y saludos.

  3. Me he dado cuenta, despues de leer buenos comentarios y ver que personas de reconocida solvencia intelectual, politica y docente, que estamos tocando el tema de la consulta popular para que el soberano manifiesta su mandato sobre las 10 preguntas que hace el Presidente Correa. Yo no estoy de acuerdo con la consulta popular, y solemanete por algo elemental, y pregunto: PORQUE EL PRESIDENTE SIENDO EL PROMOTOR DE LA NUEVA CONSTITUCION, QUIERE AHORA VIOLENTARLA NO PERMITIENDO QUE SEA EL CONSEJO DE LA JUDICATURA QUIÉN RESUELVA LOS ASUNTOS JUDICIALES? CUAL ES EL INTERES QUE ESCONDE TRAS LA CONSULTA? PORQUE NO BUSCA LA FORMA DE QUE EL CONSEJO DE PARTICIPACION CIUDADANA ACELERE LA CONFORMACION DEL NUEVO CONSEJO DE LA JUDICATURA TAL COMO LO PRESCRIBE LA CONSTITUCION? Para muestra basta, basta un botón, la Señora Manuela Gallegos, heroína de las marchas de los forajidos ya se declaró en contra de esa postura presidencial, lo mismo la Asambleista Betty Amores, se separó de Alianza País, por estar en desacuerdo con las pregunstas. ESO ES HONESTIDAD. No queremos un país destruído por ambiciones personales, busquemos un consenso, no tratemos de buscar al soberano(gastando plata que no tenemos)para que nos diga que tenemos que hacer, porque si se fijan bien, la solución la tenemos en la misma ley, es cuestión de ejercer esos derechos y castigar con mano dura todas las incorrecciones, vengan de donde vengan, y poner en práctica, inmediatamente, todas y cada una de las disposiciones que emanan de la Constitución, Código Orgánico de la Función Judicial y Código de Procedimiento Penal, en el área penal para detener el auge delincuencial, por ejemplo, ya que por el momento es el punto más crítico. Les doy un ejemplo: El Consejo de la Judicatura y el Ministerio de Justicia, en conjunto, deberían formar una comisión para que supervise todas las audiencias de flagrancia que se realicen, principalmente en Quito y Guayaquil, y en las ciudades más grande e importantes de nuestro País, hagan su analisis e informen. Lo mismo cuando se realicen las audiencias en los Juzgados. Por lo menos es una forma de prevenir cualquier mala o dudosa actuación de Jueces y Fiscales. Felicito a los que con altura y educación intervienen enviando opiniones que coadyuven al desarrollo y resolución de nuestros problemas. Volveré.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×