15 abril, 2024

Revictimización

Tras la aprobación del Código Integral Penal y el oportuno reglamento expedido por el Consejo de la Judicatura que regula las actuaciones judiciales para hechos y actos de violencia contra la mujer, que entre sus importantes considerandos sostenía que por ser una política de Estado la no violencia a la mujer, basada en el artículo 66 de la Constitución de garantizar la integridad física y moral y la prohibición de tratos crueles, inhumanos o degradantes; más la Convención Interamericana para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra la mujer, “Convención de Belém Do Pará”, que dispone entre los deberes del Estado el de actuar con la debida diligencia para prevenir, investigar y sancionar la violencia contra la mujer y adoptar medidas jurídicas para conminar al agresor a abstenerse de hostigar, intimidar, amenazar, dañar o poner en peligro la vida de la mujer de cualquier forma que atente contra su integridad o perjudique su propiedad; esto, en concordancia con el Código Orgánico de la Función Judicial que dispone que la administración de justicia será rápida y oportuna, y que todos los sujetos que intervienen en el proceso judicial, en caso de violencia contra la mujer, deben evitar la revictimización y la impunidad; algunos pensábamos que la situación estaba clarísima.

Sin embargo, resulta incongruente que en ciertos procesos en los que la mujer reivindica sus derechos, ciertos jueces, al constatar que ha existido probada violencia a la mujer, por parte de las unidades judiciales respectivas o la Fiscalía, no den ágil trámite a este tipo de causas, pues su retardo en la solución constituye una clara revictimización, tal como lo prohíbe el Consejo de la Judicatura.

Es urgente que el Consejo de la Judicatura instruya a sus jueces, de conformidad con lo que dispone el artículo 130 del Código Orgánico de la Función Judicial, sobre “propender a la unificación del criterio judicial sobre un mismo punto de derecho”, pues no es posible que sobre un caso de violencia a la mujer, la Fiscalía trabaje en conjunto con la policía para dar protección a la mujer víctima de agresión, y por otro lado los jueces no aceleren causas vinculadas o derivadas de estos hechos, alargando de manera ilógica su revictimización.

Artículos relacionados

Continuación del drama sobre la violación del derecho del paciente

Con respecto a la “Violación de la Confidencialidad entre Doctor-Paciente”, le dirigí al Ministro de Justicia y Derechos Humanos una carta. Recibí su respuesta a través del Subsecretario del Litoral, Lcdo. Kléber Loor Valdiviezo. Una respuesta inaceptable. Inaceptable por lo mediocre. Tanto que estoy seguro que no fue él quien la escribió y no sólo porque hay alguien que firma por él sobre su nombre.

La respuesta que me enviaron es la siguiente:

”Me permito señalar que los datos obrantes en estos documentos no pueden ser divulgados por los servidores públicos o privados que, en razón de sus funciones, llegaren a manejar esa información, so pena de las sanciones a que hubiere lugar tanto en el ámbito administrativo como eventualmente en lo civil o penal, si fuere el caso, lo cual garantiza que perviva la confidencialidad debida en todo lo relacionado a la relación médico-paciente.”

Las Pezuñas Siguen desgarrando a la “Provincia Libre de Guayaquil”

El saldo actual del territorio del Guayas fue habitado en el período precolombino por los huancavilcas y varias otras tribus.

Llegaron los españoles, aunque hay muchos sociólogos y antropólogos, que basados en narraciones y osamentas, consideran que antes de ellos la zona de Santa Elena había sido habitada por personas provenientes de la zona noroeste de Europa o ¿extraterrestres?

Los ibéricos con gran visión buscaron asentarse en estos territorios y formar una ciudad que sirva de puerto. Empero toparon con la valentía de la resistencia de los nativos que impendían la conquista de sus territorios, con gran ayuda de los elementos naturales y enfermedades endémicas que diezmaban a los celtas.

Varias veces intentaron la colonización, y fundaron y refundaron una aldehuela cerca del Puerto Fluvial y que devino en 1538 en lo que es hoy la ciudad de Santiago de Guayaquil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×