23 febrero, 2024

No escuchar los rumores

En un artículo anterior había señalado que “las misiones tanto de las FF.AA. como de la Policía están claramente señaladas en la Constitución. El Art. 158.- La protección interna y mantenimiento del orden público son funciones privativas del Estado y responsabilidad de la Policía Nacional. La palabra privativa según el diccionario de la RAE: ‘Propio y peculiar singularmente de alguien o algo, y no de otro’, esto aclara perfectamente la misión policial, el resto es manipulación y juego de palabras. No sólo que se está violando la Constitución, sino otras leyes, me refiero a la Ley de Seguridad Pública y del Estado, el Art. 35, que dice que una vez que el gobierno ha decretado el estado de excepción y por ende, la movilización de las FF.AA., éstas actuarán en apoyo de la Policía”. Con el manido argumento de que “Las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional son instituciones de protección de los derechos, libertades y garantías de los ciudadanos”, se creía que era suficiente para que poder utilizar a las FF.AA. a su antojo, no bastó, el Ejecutivo se vio obligado a enviar una reforma a la Ley de Seguridad Pública y del Estado; aún así, sigue siendo inconstitucional, como señalo en mi artículo; ahora el Gobierno se ve obligado a hacer una “enmienda” para que las FF.AA. pueda actuar “legalmente” en la seguridad interna.

Otra de las preocupaciones de los uniformados, especialmente en servicio pasivo y con seguridad tambien en las filas de los activos (algún día van a pasar al retiro), era que la Espada de Damocles pendía sobre el Instituto de Seguridad Social de las FF.AA.; según se rumoreaba, iba a desaparecer y que pasaría a formar parte de la Seguridad Social Universal; el gobierno trata de neutralizar cualquier resquemor con la enmienda que dice: “El Estado garantizará el pago de pensiones jubilares a los miembros de las FFAA y de la Policía Nacional. Antes tenían que generarse instituciones que suplan al Estado”. Habría que esperar la materialización y la forma de aplicación de esta enmienda.

La señora Ministra de Defensa en días pasados ha estado muy activa, tanto en los medios de comunicación como en reuniones con los militares en activo; ha hablado sobre la modernización de las FF.AA. y ha señalado que el Ecuador no puede darse el lujo de tener unas Fuerzas Armadas esperando una guerra; se podría decir que es una opinión, por decir menos, poco afortunada, si sólo estarían los ejércitos esperando una guerra, hace rato debieron desaparecer los ejércitos europeos. Hace poco, la Ministra estuvo de visita en España y habló de convenios con militares españoles.

También señaló en una entrevista que los aviones Super Tucano suplían la falta de los radares en la frontera norte -otra desafortunada declaración; podemos señalar que estamos igual o peor que cuando sufrimos el ataque a Angostura, en marzo de 2008.

No escuchar los rumores ha pedido la Ministra de Defensa a los militares; normalmente a los rumores se los neutraliza informando, pero para que tenga efecto la información, la información y el informador deben ser creíbles.

Artículos relacionados

Brasil, las protestas y el Mundial

Protests

Se está efectuando en Brasil, la fiesta deportiva más popular del mundo: el mundial de fútbol, en el que nuestro país también participa. Esta fiesta deportiva mundialista también ha sido la oportunidad para la protesta de la gente en las calles rechazando la corrupción política, el alza en el costo del transporte popular, la deficiente educación, el alto costo de la vida. Estas masivas manifestaciones no han sido hechos aislados, convocaron a miles de ciudadanos, de personas en las calles, que han dado como resultado el bloqueo de la presidenta Dilma Rousseff, que la han afectado terriblemente en su popularidad y que pondrían en peligro su intención de reelección en el cargo.

Las protestas en Brasil no son de la oposición política: reclama la gente, los ciudadanos que objetan que se inviertan miles de millones de dólares para organizar el mundial y las olimpiadas mientras que los problemas sociales, las necesidades básicas de la gente no se atiendan como es debido. Hay insatisfacción con la intención de mostrar una sociedad brasilera prospera y exitosa mientras a los brasileros se les impone alzas que afectan su nivel de la vida.

La tenebrosa partidocracia

La mentira es un tema recurrente que apasiona a quienes nos interesamos en el quehacer político. Faltar a la verdad en política es un hábito mundial. Por eso nos atrevemos a esbozar una especie de sentencia tras haber asistido , como testigos, al desarrollo histórico de grandes falsedades que lograron estremecer a la humanidad o concitar su fastidio y repulsa. Tras casi un siglo del decurrir político , se concluye que las democracias necesitan de la verdad para poder subsistir, mientras que los totalitarismos requieren imperiosamente de la mentira para sobrevivir. El nazismo y el comunismo se derrumbaron por las verdades que emergieron. Pero hay unos cuantos sobrevivientes que quieren reinventar este último con diversas etiquetas.

En el Ecuador se vive un ensayo totalitario que, como tal, debe mentir también. El engaño totalitario de hoy no está dirigido a gobiernos rivales ni forma parte del espectro imperialista de antaño. Hoy, tras el derrumbe mundial del comunismo ,está dirigido a la opinión pública del país donde opera. Decía Simón Bolívar que “la primera de todas las fuerzas es la opinión pública” Por eso es que los totalitarismos actúan para que NO ESTE BIEN INFORMADA ESA OPINION. Si Alianza País estuviera gobernando Alemania , habría mandado a reconstruir subrepticiamente el muro de Berlín para luego fungir de demócratas y derruirlo con bombos y platillos. Tuvieron que contentarse engañando al pueblo con el “infiernillo” de la cárcel de Esmeraldas, cuyas “dos destrucciones” exhibIó El Universo. Vergonzoso. Verdadera fraudulencia en que los sabios de A.P. hicieron caer a nuestro Presidente. La mentira no es, pues, una coadyuvante sino un componente orgánico y estructural del totalitarismo. En la Rusia soviética se solía colocar gigantescos letreros anunciando inexistentes obras descomunales , para la admiración de visitantes oficiales; publicidad que era luego trasladada a otro lugar para seguir engañando a más visitantes…

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×