20 abril, 2024

El Acuerdo entre Ecuador y la Unión Europea

Hace algún tiempo, nuestros vecinos Colombia y Perú suscribieron sendos Tratados de Libre Comercio (TLC) con la Unión Europea (UE), desmarcándose de nosotros y de Bolivia que somos los otros socios de la Comunidad Andina de naciones (CAN)

Seis países de Centroamérica (Honduras, Panamá, El Salvador, Costa Rica, Nicaragua y Guatemala) firmaron otro, el primero de los europeos con una región en su conjunto.

Frente al panorama que comentamos en líneas anteriores, nuestro país inicio las negociaciones formales con la Unión Europea.

Asimismo, la posición del Presidente Correa no ha variado ya que desde el principio menciono la necesidad de avanzar en acuerdos integrales que incorporen temas que van desde la inmigración, pasando por la transferencia de tecnología hasta aspectos culturales. Al respecto hacemos las siguientes reflexiones:

Considero que lo que siempre ha querido el Gobierno no es otra cosa que un TLC más amplio con la Unión Europea (UE), cambiándole el nombre y llamándolo Pacto Global.

La idea no fue mala, pero poco oportuna ya que nuestros vecinos Colombia y Perú suscribieron los Tratados de Libre Comercio con Europa dejándonos en desventaja y con un panorama que podría ser desastroso para el sector exportador ecuatoriano. Además la Unión Europea está estudiando la posibilidad de no solicitar visas a los ciudadanos colombianos y peruanos, mientras que siguen las restricciones para el Ecuador.

En consecuencia, el Ministerio de Comercio Exterior dirige las negociaciones con la Unión Europea y tiene la difícil responsabilidad de la labor negociadora, por lo que esperamos que en la negociación estén integrados equipos conformados por los elementos más aptos, pues, no es cuestión de “soplar y hacer botellas”, sino de exponer clara y detalladamente la posición ecuatoriana.

Por otro lado, esta apreciación no implica que el Ministerio de Comercio Exterior no recurra a las demás dependencias del Estado, como por ejemplo, la Cancillería, inquiriendo datos, estudiando análisis y comparando cifras. Dentro de esta óptica el Ministerio de Comercio Exterior, deberá mantener contacto con los sectores productivos y la sociedad civil a fin de contar con sus importantes criterios y opiniones.

Por los motivos expuestos, esperamos, que el Gobierno Nacional continúe con las negociaciones del acuerdo comercial con la Unión Europea en beneficio de los ecuatorianos.

Artículos relacionados

Lecciones de la Junta de Beneficencia de Guayaquil- Cómo perdurar en el tiempo

En la última década, la importancia de la responsabilidad social de las empresas y
empresarios nos llegó con fuerza desde el exterior y se impuso en el sector
privado ecuatoriano, en poco tiempo surgieron expertos en la materia dedicados a
vender sus servicios a las empresas y en centros de estudios se dedicaron a
enseñar el tema. La ISO estableció la norma 2600. En este lapso se han publicado
numerosos libros y centenares de artículos en revistas. En el 2009 la revista
empresarial EKOS con sede en Quito, publicó la Memoria de Responsabilidad
Social Empresarial. El autor ha sido invitado a foros sobre el tema.Si en Google, el
buscador de Internet, se escribe Responsabilidad social corporativa, aparecen
nueve millones de resultados.

Daría la impresión de que ser responsable frente a la comunidad es algo nuevo en
el sector privado, un producto del pensamiento empresarial del siglo XXI, impuesto
desde el Primer Mundo, cuando en la realidad ya existía en Guayaquil desde el
siglo XIX, es decir hace más de un siglo, los empresarios conocían que su trabajo
y decisiones iban más allá de hacer prosperar sus negocios y acumular riqueza.
Su comportamiento ético abarcaba más que mantener cordiales relaciones con
sus trabajadores y pagar remuneraciones justas. Efectivamente, la Junta de
Beneficencia de Guayaquil (JBG), que conmemora 125 años de existencia, nació
en 1888 para atender a la gente desprotegida de la provincia del Guayas, siendo
la mayoría de sus fundadores, empresarios de gran éxito que tenían conciencia
social y estaban dispuestos a dar dinero y aportar su tiempo sin costo alguno en
beneficio de la sociedad. Ellos estaban deseosos de llenar un vacío creado por el
Gobierno Central, responsable de la desatención de la salud, educación y demás
necesidades básicas de todo ser humano. Esa filosofía de los miembros de la JBG
de entregar su tiempo a causas nobles se mantiene hasta la actualidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×