16 julio, 2024

La Primera Persona no es Jesucristo, sino María: una Mujer y una Madre

No se asusten. Jesucristo es Dios. La Virgen es sólo humana; no una diosa. Ella es una persona humana, alma y cuerpo humanos. Jesús es una Persona divina con dos naturalezas; la divina con la que vino del Cielo, y la humana, que la tomó en las purísimas entrañas de la Virgen María, por obra del Espíritu Santo. Jesucristo es la Segunda Persona de las Tres que hay en el único Dios vivo y verdadero. Jesús es el Hijo de Dios hecho Hombre. La Virgen María, no es divina; es humana.

Nuestro modelo humano, puramente humano, no es un varón, sino una mujer. En una mujer Dios realiza en plenitud la Redención del ser humano… Cuando Dios quiso restaurar al ser humano, esa restauración empezó por una mujer, no por un varón; por una madre, no por una ejecutiva, ni una política; tareas en las cuales no cuenta específicamente lo femenino; tareas que pueden ser hechas también por los varones. Sólo en la maternidad la mujer es irremplazable por el varón.

El Estado tiene tres elementos: territorio, nación, poder. La nación es el conjunto de nacidos (nación) de mujer. La existencia de la nación, las personas con brazos y cerebros que hacen grande una Patria, depende de esas mujeres, de esas patriotas anónimas, que llamamos madres. Sin madres no hay nación, sin nación no hay Patria.

La verdadera “promoción de la mujer” comienza con la promoción de la maternidad. El mundo podrá existir sin mujeres ejecutivas y políticas, y la Iglesia sin “obispas”; pero, ¿sin madres?, ni el Estado, ni la Iglesia.

Los expertos advierten que la baja tasa de fecundidad llevará a España a una situación insostenible. Tres de cada diez niños españoles son hijos únicos, tres de cada diez, crecen sin hermanos. En Ecuador empieza a suceder lo mismo. A mí me han dicho: “Yo soy hija/o única/o. Mi mami y mi papi son hijos únicos. No tengo primos ni primas”. El Gobierno debe establecer un sueldo para cada madre por el solo hecho de ser madre, y dar más seguridad social a las madres que tengan más hijos. El envejecimiento del Ecuador ya ha comenzado. En el último censo (2008), por primera vez el número “jóvenes” es menor que el de “viejos”. Hay que proteger el matrimonio, el único fecundo: el de varón y mujer; por lo menos como se protegen los bosques y las especies en extinción…

La maternidad no se entiende desde el egoísmo; sólo se la valora desde la belleza del amor que se expresa en la entrega y el servicio. La mujer que huye de la maternidad, en el fondo es egoísta: tiene miedo a darse, a entregarse, a perder su libertad. Para apreciar la maternidad hemos de elevarnos por encima de lo puramente material, como lo hizo Ramón de la Jara, Obispo chileno, que escribió pensando en su madre, estas letras de oro:

“Hay una mujer que tiene algo de Dios por la inmensidad de su amor, y mucho de ángel por la incansable solicitud de sus cuidados; una mujer que, siendo joven tiene la reflexión de una anciana, y en la vejez, trabaja con el vigor de la juventud; una mujer que, si es ignorante descubre los secretos de la vida con más acierto que un sabio, y si es instruida se acomoda a la simplicidad de los niños; una mujer que siendo débil se reviste a veces con la bravura del león; una mujer que mientras vive no la sabemos estimar porque a su lado todos los dolores se olvidan, pero que después de muerta, daríamos todo lo que somos y todo lo que tenemos por mirarla de nuevo un instante, por recibir de ella un solo abrazo, por escuchar un solo acento de sus latidos…”

Sí. La Primera Persona Humana no es Jesucristo, sino María: una Mujer y una Madre. ¿Dónde están esas chicas que sueñen en ponerse al servicio del Señor como lo hizo María de Nazaret?

Artículos relacionados

3 comentarios

  1. Muy profundo el artículo, principalmente lo que expresas en el 5to. parrafo. He ahí las consecuencias del perverso control de la natalidad y las criminales acciones de quienes forman parte de la industria del aborto. (Léase el informe MSSN 200). Cuando en verdad hacemos, unidos todos, lo correcto..? Saludos, RRO

  2. Muchas Gracias Padre Paulino, por reordenarme las ideas y dejar muy claro que la primera persona humana es María y la importancia de la mujer.

  3. La verdad no estoy asustado pero sorprendido porque de acuerdo a lo que nos dice Dios a traves de la Biblia que el primer hombre formado fue Adan, padre de la humanidad y luego Eva , la primera mujer de la humanidad. En segundo lugar la redencion del ser humano es el resultado de la cruxificcion, muerte y resurreccion de Jesucristo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×