19 julio, 2024

Carta de los papás al Niño Dios

Querido Niño Dios: Mi esposa y yo estamos muy preocupados por el futuro de nuestros pequeños. Meg Meeker, Pediatra de EU, escribe que uno de cada 10 chicos americanos de 12 años da positivo en una ETS; y nosotros en estas cosas somos el Sur del Norte. Tal como van las cosas, tememos por nuestra familia. Tú sabes, además, cómo la juventud se prepara para su profesión (ingeniería, medicina), pero no para su vocación (formar un hogar) y, cuando llega el momento, ellas elijen esposo sin criterio, siendo como es la decisión más importante de su vida, y luego viven de lamentos…

No son pocas las chicas que están profesionalmente bien ubicadas, pero matrimonialmente, fracasadas. Además, influidas por el mundo de hoy, el amor ser reduce al placer, sin ninguna referencia a tu plan de procreación. Nuestros hijos e hijas están invitados e incitados a vivir experiencias íntimas, que puede echar a perder todo su futuro. Además, Niño querido, hoy el alcohol y la droga se está extendiendo tremendamente desde la adolescencia. Como consecuencia de este vacío de Ti (que de eso se trata), aumentan los embarazos tempranos, las maternidades solteras, los abortos, las ETS… ¿Se te ocurre alguna solución? Te pedimos que si la tienes, ese sea nuestro regalo navideño. Luis y Luisa, papás preocupados

Respuesta del Niño Dios a los padres de familia:

Queridos Luis y Luisa: Ustedes tienen en sus manos la que me piden: Su Familia. Para mi Padre, la Familia no es un problema, sino la solución. Él siempre que pensó en dar la vida al hombre, pensó en darla, no de cualquier modo, sino en la familia. Todo ser humano debe ser traído a la dentro de la Familia. Esto es lo humano y lo divino. La Familia es el espacio divino de la vida humana. Yo mismo nací, viví y morí en una Familia. La familia está pensada por mi Padre para asegurar a los seres humanos, no sólo una vida materialmente digna, sino la adquisición de los principios y valores con los cuales, una vez que han atravesado por el tiempo, conduciéndose por las sendas del bien y evitando los abismos del mal, llegar a la Eternidad. Ustedes son los “acondicionador de aire” espiritual de su hogar. Si sus niños se acostumbran al ambiente bueno y verdadero de las virtudes, cuando salgan al ambiente del mundo, ellos mismos sentirán el choque, y rechazarán lo malo para vivir lo bueno. Claro, esto depende, no sólo de lo que oigan de ustedes, sino de lo que vean; porque los niños no se quedan con lo que oyen, sino con lo que ven. El regalo navideño, pues, corree siempre a cargo de ustedes, los padres… y de Mí

De Mí; porque, para ayudarles en su misión, justamente ahora ando metido de cabeza en mi Proyecto: El Semillero de la Vida. Me propongo rescatar y apuntalar la familia, apoyándome en la mujer; no pienso prescindir del varón – lógico –; pero la clave de mi jugada está en la mujer. No es verdad que la mujer es un ser naturalmente inmaduro, siempre víctima del varón. Yo creo en la mujer. La mujer es capaz de tomar las riendas de su vida y escribir otra historia. Sería triste aceptar que, mientras el varón no tome otra actitud, a la mujer no le quede más remedio que ser víctima del varón. Si formamos a la mujer, ella sabrá dar pasos sensatos desde pequeña y elegir bien en su momento.

La palabra “mágica” es Preparación. Si a las niñas y a los niños se los prepara, serán capaces de dar pasos bien dados. Así como el mundo madruga para corromper a las niñas y a los niños, yo – ayudado de ustedes – quiero madrugar también. Hay que sembrar en ellos desde pequeños “ideas clave”: Dios existe y Dios quiere el bien y la felicidad de cada ser humano. El paso por la vida es sagrado y debe vivirse, no de cualquier modo, sino según la Agenda de Dios. Una chica debe vivir tan perdida en Dios, que el hombre que quiera encontrarla, primero deberá buscar a Dios. Una chica así es invulnerable, imbatible e inexpugnable para el Mal: “Aunque camine por caminos oscuros, nada temo: Tú vas conmigo” (Salmo 22).

Si una niña se prepara así, no va a enloquecerse por los niños a los 11, ni va a enamorarse a los 12, ni tener relaciones a los 13, ni a embarazarse a los 14, ni abortar a los 15, ni ser madre soltera a los 16, ni esposa desgraciada a los 17 ¡Seguro! Mi regalo de este año es, pues, un combo: Familia + Semillero. Para los detalles, pregunten en mis sucursales: Casa de la Vida o Santa Teresita. Por Navidad estoy en rebajas: a cambio de mi combo pido una cosa: Verdadero interés por adquirirlo. Con mi cariño. Niño Dios.

Artículos relacionados

2 comentarios

  1. Hermosas palabras Padre
    He leído sobre la creación de SEMILLERO DE VIDA y estoy entusiasmada en este proyecto, yo salgo de mi trabaj a las 18.00 a q hora me puedo acercar a la iglesia para saber en q puedo colaborar. O será mejor sábado en la tard

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×