28 mayo, 2024

El Inseguro

Un buen momento para relajarse y aprender, son las cenas con las amigas de variado estado civil: solteras, casadas, y divorciadas de una, dos y hasta tres vueltas. En ésta ocasión, el menú verbal lo monopolizaron aquellas que siguen en busca del verdadero amor; unas porque aún no han encontrado a ese “príncipe azul” y otras, porque cuando creyeron haberse casado con uno, con el tiempo se dieron cuenta de que no era más que un “sapo”, y lo descartaron.

Con o sin hijos, ellas, al igual que muchas mujeres de más de 30 años, siguen en busca de su alma gemela; el problema está en que cuando el asunto comienza a ponerse serio, ellos, los que temen al compromiso, ejecutan todos los planes que conocen para estropear las cosas y salir con la trillada excusa de no querer “coartar su libertad”, la cual según algunos, es el bien más preciado que tiene el ser humano.

Lo cierto es que la sola palabra “compromiso” o aún peor “matrimonio”, puede hacer temblar hasta a los más valientes, de allí que en el Ecuador, según los datos del INEC, el estado civil divorciado en los últimos 10 años se incrementó en un 95,3% frente al 11,1% de los matrimonios.

Ahora, el miedo en general no es algo negativo, se trata de un mecanismo de defensa que crea nuestra mente cuando percibimos una situación de riesgo, pero cuando la situación de “supuesto riesgo” se produce ante un estímulo positivo (amor), se trata de un miedo irracional y éste siempre tiene como base la inseguridad.

Según el psicólogo Pepe Acosta, la inseguridad se produce por privaciones tempranas de lazos emocionales que no permiten al sujeto manejar un monto suficiente de amor como para compartirlo; es como si lo poquito que tienen lo van a perder, siendo una característica propia de estos individuos la “baja autoestima”, quienes para disimularla intentan camuflarla o compensarla con actitudes y conductas que denoten fortaleza, como “el machismo” o los “celos irracionales”.

Si usted conoce a un hombre de mediana edad con miedo al compromiso, déle un buen consejo y recomiéndele un psicólogo que lo ayude a superar su miedo al cambio.

Artículos relacionados

Variación del concepto de Proletario

A partir de la definición de la burguesía como clase dominante, propietaria del capital, por ende de todos los medios de producción, y de situar antagónicamente a esa clase a los proletarios, identificando con ellos al obrero, tangencialmente al campesino, al cual llaman obrero agrícola, vemos a encontrar que dentro de la sociedad de 1850, se justificaba esta reacción.

Los medios de producción si estaban totalmente en manos de un círculo cerrado, era la época del liberalismo económico, en donde la propiedad tenia visos sagrados, casi otorgada por el mismo Dios, lógicamente que hablar de alguna forma de limitación a ella, era mas o menos una herejía. En ese contexto, el obrero (proletario) era realmente una mercancía por que el derecho no había logrado los avances que ha logrado hoy.

No hay comentarios

  1. Buen punto de vista femenino.Pero he visto que cuando el hombre ama no le importa cuántas vueltas o cuántas cargas. Tal vez el hombre tampoco encuentra su «princesa azul»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×