30 mayo, 2024

¿Hasta cuándo las ofensas?

Hace aproximadamente cuatro años, se publicó en Quito el libro Irradiación de 1809, Historia de la Academia Nacional de Historia 1909‐2009”. Esta obra se escribió para conmemorar el centenario de la citada institución. Su autor la inició con un capítulo dedicado a la Independencia de Ecuador. Para mi asombro, no había referencia alguna al 9 de octubre de 1820. Inmediatamente procedí a escribir una carta de protesta a Juan Cordero Íñiguez, presidente de la mencionada academia, y presenté mi renuncia irrevocable. Yo no podía formar parte de una agrupación que despreciaba la independencia de Guayaquil. Juan me contestó indicando que no era una obra publicada por la Academia Nacional de Historia, había sido iniciativa de uno de sus miembros, solicitándome retirar mi renuncia. Le contesté que no lo haría ya que él había escrito el prólogo y debió haberse dado cuenta de tan lamentable omisión.

Han transcurrido los años y un nuevo libro se ha publicado en Quito sobre la Revolución Juliana, su autor es Juan Paz y Miño. Para mi sorpresa, quien escribe el prólogo es Juan Cordero. Lo sustancial se resume a continuación:

“Es mi opinión que en nuestra historia nacional hubo tres cambios substanciales que pueden calificarse como revolucionarios, el primero iniciado el Diez de Agosto de 1809 (…) La segunda revolución es la que con antecedentes mediatos y cercanos, se inició el Cinco de Junio de 1895 (…)La tercera revolución es la Juliana, de la que hemos expuesto ya en líneas anteriores…”

Por segunda ocasión, Juan Cordero minimiza el significado del 9 de Octubre de 1820. Recomendé a los historiadores guayaquileños que pertenecen al capítulo Guayaquil presentarle una enérgica protesta. Por dignidad deben hacerlo. Hasta aquí la ofensa a Guayaquil.

A continuación la ofensa a mi persona. El autor de la obra, Paz y Miño, comenta que mi libro de la Revolución Juliana es una “historia suigeneris”, debería haber escrito “única”, porque es la única que difiere de las barbaridades escritas por los historiadores principalmente de las provincias serrana, que nunca han sabido apreciar el fundamental rol que han tenido los empresarios guayaquileños en el desarrollo económico de Ecuador. Este protagonismo lo está comenzando a conocer la ciudadanía con el lanzamiento de Memorias Porteñas que sale los domingos como suplemento, a partir del anterior. Es un aporte de Expreso.

En mi obra La Revolución Juliana, evento ignominioso en la historia de Guayaquil, demostré con documentos irrefutables lo siguiente:

  • La idea del Banco Central no fue de Luis Napoléon Dillon, desde el siglo XIX, trataron el tema, Pedro Carbo, Antonio Flores Jijón y otros.
  • Napoléon Dillon no fue el único que contactó a Kemmerer, Víctor Emilio Estrada lo había hecho para contratarlo con el fin de modernizar las finanzas del país.
  • La inflación galopante y posterior crisis que motivaron el levantamiento del 15 de Noviembre de 1922, así como los efectos ulteriores, no se debieron a los “especuladores guayaquileños” en el manejo de las divisas; fue la escasez de las mismas ocasionada por la caída de los precios y epidemias del cacao. Como bien señaló Víctor Emilio Estrada, quien vivió en esa época, el tipo de cambio no se movió entre 1898 y 1914, se mantuvo en dos sucres por dólares. Eran los mismos banqueros, exportadores e importadores. La estabilidad se debió a la bonanza del cacao; años siguientes, Ecuador comenzó a enfrentar la competencia y la reducción de precios se hizo inevitable.
  • Dillon no actuó de patriota, fue venganza hacia Francisco Urbina Jado. El primero creó una financiera La Internacional y trató de obtener autorización para convertirse en Banco Emisor. Sin tener la aprobación ordenó en el exterior los moldes para hacer sus billetes. Como el Gobierno no le permitió, asumió que Urbina Jado había estado atrás de la prohibición. Todo esto se conoció una década después, cuando Vïctor Emilio Estrada, como Ministro de Hacienda, en la primera presidencia de Velasco Ibarra, encontró los moldes del Banco que Dillon pretendió crear, en un escritorio del citado ministerio. Tiempo después Dillon convirtió la financiera en la fábrica de textiles La Internacional.
  • Los historiadores serranos callan por ignorancia o mala fe, cuando no mencionan que el Banco de Quito y Banco La Unión de Quito quebraron por emisiones fuera de ley. La culpa no fue de los gerentes, como tampoco fue del Banco Comercial y Agrícola, gerenciado por Urbina Jado. Los gobiernos obligaban a los banqueros a entregar dinero o someterse a las consecuencias. El único que enfrentó a un Gobierno, el del dictador Ignacio Veintimillla, fue Eduardo Arosemena Merino, quien rehusó entregarle fondos. Recibió un ultimátum de entregar el dinero o la bóveda sería dinamitada. A la hora señalada llegó un piquete de soldados para destruir la bóveda y llevarse la plata, como efectivamente sucedió, pero Arosemena Merino se preocupó de invitar a cónsules extranjeros y a un notario, quedando en acta lo que había sucedido.
  • En los años trágicos de los veinte, el país entero se empobreció. Las fortunas más grandes de Ecuador, se hicieron polvo. Tenguel, la hacienda de cacao más grande del mundo de propiedad de la familia Caamaño, fue embarga y rematada por el Banco Territorial. La familia Aspiazu perdió la mayoría de las haciendas. La Clementina de propiedad de la familia Durán Ballén fue adquirida por los Wallenberg de Suecia. Situación similar ocurrió con el resto de los grupos más ricos de Guayaquil. Uno de los herederos me comentó hace 25 años: “Mi mamá y sus hijos nos regresamos a Guayaquil. Yo hablaba perfectamente bien tres idiomas y tuve que irme a trabajar a Centro América en una de las plantaciones de United Fruit”.

El interesado puede leer mi historia “suigeneris” en mi sitio web, en la sección Libros: http://works.bepress.com/guillermo_arosemena/.

O puede leer un resumen que publiqué en este medio hace tres años con el título Luis Napoléon Dillon: ¿Patriota o Vengador?
https://www.desdemitrinchera.com/2010/08/09/luis-napoleon-dillon-patriota-o-vengador-sexta-parte/

Artículos relacionados

¡Saber Vivir!

¡Saber vivir! Suena bien; a todos nos gusta, nos gustaría vivir bien. Más si después de un año académico los estudiantes, los docentes, todos, se merecen sus vacaciones. Así que adelante, descansemos, tomemos fuerza para lo que viene, seamos agradecidos por todo lo vivido y recibido. Sepamos tomar unas justas vacaciones. Pero reflexionemos, ¿qué mismo es saber vivir?

Para los antiguos el sinónimo era “eudaimonia”, vivir feliz, vivir bien, cuya meta era conseguir la virtud, el punto medio entre los extremos. Para los modernos ¡saber vivir! Tiene muchas connotaciones desde el vivo, que aplica la viveza criolla, el que se aprovecha de todo y vive bien la vida sin merecerlo o costa del sufrimiento, la injusticia o del trabajo del otro. Como del que supo hacer bien las cosas y vivió para sí y acumuló lo que ambicionó. Vive cómodo, vive bien, se lo merece. Pero no se da cuenta de lo que hay a su alrededor ¿necesita todo lo que tiene para vivir bien? O ¿puede vivir bien en la austeridad y solidaridad con otros? Saber vivir, puede ser un proyecto político, hoy de moda en épocas de revolución ciudadana, “suma causay” le llaman. Aprender a vivir bien desde la justicia y equidad y en armonía con la naturaleza y en sociedad, suena bonito, pero según leyes y ritos.

No hay comentarios

  1. Muchas explicaciones tendrá que dar Juan Cordero de aquí para justificar su injustificable aseveración.
    Estoy llamando a una reunión de los miembros de la Academia para el día Martes 13 del presente con el fin de hacer un pronunciamienteo al respecto.
    Sé por Boca de Benjamín Rosales que el día dos de Septiembre Cordero estará aquí en Guayaquil y explicará porque a dicho lo que ha dicho, creo que ser´pa una buena oportunidad para que, con la prensa guayaquileña presente, se conosca de primera mano lo que él tenga que decir pues a todas luces no es otra cosa que un intento de sabotear, desde muy temprano, el festejo del BICENTENARIO DE LA REVOLUCION OCTUBRINA.
    Es increible que mientras que en paises como Colombia, Perú y Chile se reconoce la Revolución de Octube como un momento crucial dentro del proceso emancipador, aquí en nuestro pais los odios regionalistas y la pequeñez de espíritu hacen enceguecer a personas a quienes creíamos encima de estas mezquindades.

  2. Estimado Guillermo, sin duda alguna las obras que encionas no van a trascender mas allà de los 100 libros impresos que sirvieron para sacarle plata a alguna fundaciòn…
    Aplaudo tu preocupaciòn, pero es mejor ignorar a los ignorantes que darles cualquier tipo de espacio…
    Guayaquil siempre ha sido y seguirà siendo Por la Patria como lo adorna en su escudo…lo demàs es ignorancia…

  3. Que debe iniciarse a gran escala en colegios y universidades una serie de conferencias de las verdades, mucho daño han hecho los historiadores serranos con sus falsedades
    y hoy para vergüenza de Ecuador no tenemos un héroe que nos represente, basta de iniquidades.

  4. Apreciamos en su totalidad lo manifestdo por usted en su publicación de fecha 8 de agosto del 2013 en que sobresale la justicia histórica.

  5. GRACIAS POR SU DIDACTICA QUE EN ESTOS TIEMPOS DE TANTAS MENTIRAS, LA NECESITAMOS. EL PODER ECONOMICO Y POLITICO QUITENO HA INTENTADO EN TODAS LAS EPOCAS PISAR Y DESTRUIR A ESTA NATURAL RIQUEZA COSTENA PRODUCTO DEL TRABAJO E INGENIO DE SUS HABITANTES.

  6. El martes 2 de Septiembre vendrá Juan Cordero a Guayaquil a intentar explicar lo inexplicable. No se como logrará hacer entender a quienes lo escuchemos, porque unas veces defiende la Revolución de Octubre como tal (como por ejemplo cuando vino Enrique Muñoz Larrea a Guayaquil a entregar su trabajo sobre Martinez de Campo)y otras veces la niega como hemos podido observar en los prologos denunciados por Guillermo.
    No quisiera estar en su pellejo este día pues no le quedará más remedio que mantener una maliciosa ambiguedad en su discurso, poniendo en evidencia la mala intención que existe detras de todo esto.

  7. Desde que conozco a Guillermo Arosemena me he enriquecido con su conocimiento en cada conversación y lo poco que he leído de su autoría está completamente respaldado por su investigación. La falta de verdad en los capítulos de nuestra historia por la negación de los miembros de la Academia para revisarla ya sea por tendencias políticas o regionalismo, hace que sus integrantes pierdan credibilidad. Es lamentable, que las mejores biografías de nuestros presidentes hayan sido escritas por extranjeros.
    El verdadero historiador, como lo es Guillermo Arosemena, recopila información de los archivos históricos, de narraciones y cartas cruzadas entre los protagonistas, etc. A diferencia de los que montan la historia con libro nuevo de lo mismo sin comprobar el hecho. Me pregunto, ¿Qué hay que hacer para ser parte de la Academia de Historia del Ecuador, allanarse o reescribir la historia?

  8. El dinero generado por los productores de Guayaquil, fue el pretexto para crear el Banco Central y con este arrebatar la riqueza creada en nuestra ciudad.
    Hay que escuchar a Juan Cordero el 2 de septiembre.
    Pregunto : DONDE y a que hora SERA su intervención ?

  9. El regionalismo malsano ha sido un sentimiento secular de los de la sierra hacia la costa, principalmente para Guayaquil y su gente, cambiando la historia para no darle la importancia que tiene para el país el 9 de Octubre de 1820, dando una importancia que no tiene al 10 de Agosto de 1809, (que para mi fue el último grito de la dependencia y no el rimbombante título de «el Primer Grito de la Independencia de América») pero todo esto está siendo exacerbado por el Presidente de la República que le interesa dividir al país y es así que cuando viene a Guayaquil su discurso es para dividir entre la gente que menos tiene con la gente que mas tiene o que tiene un poco mas de dinero.

  10. Celebro que el Arq. Melvin Hoyos señale que: /mientras que en países como colombia, perú y chile se reconoce la revolución de octubre como un momento crucial dentro del proceso emancipador…./ Este aserto tiene varios elementos dignos de considerar: 1. Que por fin un historiador guayaquileño se fundamenta en visiones de otros países para sustentar sus afirmaciones y no, como ha venido ocurriendo tanto en la academia de Guayaquil, como en sus lectores, seguidores y público en general, que, un primero de sus publicistas escribió algo y todos los demás le siguen a pie juntillas, sin meditar si lo que afirmó, por ejemplo, Julio Estrada, era o no cierto. 2. Que reconoce paladinamente Melvin Hoyos que el pronunciamiento de Guayaquil se halla incurso, inmerso, al interior, como segmento o parte, de un proceso de emancipación continental, que por supuesto, en alguna parte debió haber iniciado, por lo tanto es falso que el pronunciamiento de Octubre, haya sido producto de un pensamiento exclusivo, excluyente, propio, original o autónomo, que surgió en Guayaquil, como lo señalan todos los historiadores y publicistas guayaquileños sin excepción. Ese reconocimiento revela que si bien Melvin se siente ofendido, tiene honestidad en reconocer que el 9 de Octubre, es lo que es:un pronunciamiento más en los muchos que se sucedieron en hispanoamérica en todo el período de la lucha política y guerra militar que va desde un punto de inicio hasta uno de finalización. 3. Si Melvin reconoce que el pronunciamiento de octubre fue un peldaño, eslabón, anillo de cadena, ha de concluir que fue muy tardío, pues se derramó infinita sangre desde 1809, hasta 1820. 4. Si Melvin a quien considero un hombre muy honesto intelecutalmente se fundamenta en libros o pensadores de varios países para ponderar al 9 de Octubre, lo consecuente, lógico y correcto, es que también él y los miembros de la Academia Guayaquileña, lean los más de 1000 libros, títulos y artículos de autores extranjeros, de más de 50 países, no 3, (no historiadores quiteños ni cuencanos) en los que se da perfecta cuenta de que el 10 de Agosto es el inicio, el punto de partida de la insurrección continental y la Batalla de Funes, la primera de las acciones bélicas por la Independencia, como así lo reconoce más de 50 historiadores colombianos, comenzando por varios de la misma época de Bolívar. Pronto saldrá a la imprenta mi libro: «Los ejércitos del Rey en Quito y Nueva Granada, 1812-1822», que será una hecatombe en el ámbito de la ciencia histórica, pues luego de escarbar durante varios años en muchos archivos, he demostrado como un abre boca, que los ejércitos realistas que pelearon en Boyacá, Bomboná y Pichincha y en innúmeras batallas, especialmente en territorio de la actual Colombia, a favor del rey y naturalmente en contra de la libertad, tuvieron como columna vertebral a los batallones, escuadras, legiones, compañías de Guayaquil, Cuenca y naturalmente Lima. Con nombres y apellidos y hasta con los actuales descendientes luego de tantas generaciones, demostraré documentos en mano tal ambivalencia. Por ello, la demora en el pronunciamiento en Pro de la Libertad en Guayaquil, pues la comunidad guayacense se hallaba financiando, contribuyendo y peleando a favor del rey, incluso después del 9 de octubre. Saludos.

  11. Señor Morales lea bien las ultimas dos lieneas de lo que ha escrito y compruebelo documentadamente. Lo reto ha hacerlo en este periódico o en cualquier otro medio de comunicación.
    Le doy una semana. Si en ese tiempo no lo ha logrado hacer usted quedará total y absolutamente descalificado para hablar de historia de Guayaquil y de la patria pues quedará comprobada su malaintención y poca seriedd para manejar cosas tan delicadas como lo son la historia de nuestros antepasados. Elguate está hechado espero lo tome si es hombre de bien o se retiré decentemente para no quedar peor de lo que ha quedado al sostener esa unfamia contenida en esas dos últimas lineas. ESPERO SU CONTESTACIÓN PERO QUE ESTA SEA CON ALTURA.

  12. COMO HE DICHO QUE SE TRATA DE UN LIBRO, TRATARE DE RESUMIR LA INFORMACIÓN en el espacio que me permite este blog, aunque eso es imposible.
    5000 DOCUMENTOS QUE CERTIFICAN LA PARTICIPACIÓN DE LOS GUAYAQUILEÑOS EN LOS EJERCITOS REALISTAS:
    1. Partes Militares suscritos por los oficiales del Ejército del Rey, Mariscal Aymerich, Brigadier Juan Sámano, Crnel. Ignacio Asín y capitán Juan Benítez y Carrión todos del año de 1812, que hemos publicado en el libro que queda señalado y que contienen información de primera mano de los Ejércitos realistas, actuando en el Ecuador entre 1810 y 1813. Son 527 expedientes existentes en el Archivo Histórico de la Asamblea Nacional en 10 cajas y más de 1000 documentos, relativos a los Ejércitos y autoridades realistas en Quito desde 1810 hasta 1822.

    2. Hoja de vida y expediente militar del sargento graduado del Regimiento de Infantería Real de Lima, Don José de la Vega, del año 1812. Demuestra que se halla en el ejército realista y en territorio quiteño desde 1809, con nombres de superiores, jefes, compañeros y subalternos, noticias de su actividad en contra de los revolucionarios e insurgentes quiteños, en 42 folios, tomado del Archivo Histórico de la Asamblea Nacional.
    3. Parte de guerra de 1 de agosto de 1812 de Juan de Sámano dirigido al Gral. Toribio Montes, mediante el cual informa que los enemigos se han retirado de Guaranda a Riobamba y consulta si debe atacar solo o esperarle para efectuar el ataque con ambas tropas luego de reunirse en Carpi. Comunica que cuenta con 700 hombres de las tropas de Lima, Guayaquil y Cuenca
    4. Escala de sueldos de oficiales de Caballería de Cuenca, Guayaquil y Lima, firmado por el Cap. Manuel Tello en la ciudad de Ambato el 12 de septiembre de 1812, en 1 folio. Figuran varios de los oficiales realistas que lucharon en Quito y Nueva Granada hasta 1822
    4. Revista de Comisario del Regimiento de Infantería Real de Lima, más varias listas de los enfermos y raciones alimenticias entregadas al ejército, firmados en Latacunga por el Gral. Melchor Aymerich y el Tnte. Agustín Galup, el mes de octubre de 1812. Figuran muchos de los Futuros líderes de las campañas realistas en Nueva Granada, en 6 folios. Archivo Nacional de Historia.
    6. Relación de Dinero que se saca de las Cajas Reales a buena cuenta para socorrer a los Dragones de Guayaquil, en 1 foja, suscrito en la ciudad de Quito el 12 de noviembre de 1812, 5 días después de haber tomado la ciudad. Contiene la nómina de los soldados.
    7. Hoja de Vida y expediente militar del sargento 1º. del Escuadrón de Dragones de Babahoyo, Isidro Infante, va desde agosto de 1813 y llega hasta junio de 1816. Contiene la historia de su actividad militar, nombres de jefes y oficiales con los que trabajó. 14 folios. Caja 6, expediente 7, 13.Ago.1813. Este individuo, aparece en la Revista de Comisario del mes de marzo de 1821 en el ejército realista en la ciudad de Quito. Consta que llevó un cargamento grande de pólvora a Popayán el 11 de septiembre de 1813. Sus comandantes fueron Crnel. D. Manuel Tello; Cmdte. D. Sebastián Puga; D. Miguel de la Piedra. El expediente avanza hasta junio de 1816. Mediante informe del señor Mauricio Alvarado Dávila, cursado en correo de 13.10.2012, sabemos que Infante fue natural de Babahoyo, nacido por 1788. Se casó dos veces: la primera con Tomasa Llanos y la segunda, en Babahoyo el 3 de octubre de 1809, con María Dolores Verdesoto Llanos.
    8. Relación de los Castigados de la 2ª. División del Ejército Real con indicación de nombres, destinos, motivos del arresto y por orden de quién, de las compañías: a) 2ª. del Real de Lima; b) de la de Baba; c) de la de Pardos de Guayaquil; y, d) Numerarios de Baba.
    9. Relación de los presos de la 3ra. División del Ejército Real, con indicación de sus delitos, destinos y estado en que se hallan sus causas, firmado en Quito por Mariano Jurado el 28 de mayo de 1813. Contiene los nombres de los soldados sancionados por indisciplina o comisión de delitos, de los batallones: a) Real de Lima; b) Granaderos de Guayaquil; c) Milicias de Guayaquil; d) 5ta. y e) 6ta. Compañías de Cuenca; y, f) compañía de Pardos (no se indica si de Lima o Guayaquil).

  13. Prosiguiendo con la tercera entrega sobre las evidencias incontrastables de la conducta realista de Guayaquil, hacemos énfasis en las partes correspondientes del Dictamen Fiscal acusatorio emitido en el proceso penal seguido por la corona española en contra de los ÚNICOS PRÓCERES DEL ECUADOR Y PRIMEROS EN AMÉRICA, LOS DEL DIEZ DE AGOSTO DE 1809. Dice el Fiscal Tomás de Aréchaga antes de pedir la pena de muerte, en la parte correspondiente a la actitud de Guayaquil:/En la misma clase están comprendidos el Dr. Dn. Salvador Murgueytio, que como Comisionado por la Junta revolucionaria para tratar con el Cabildo de la ciudad de Cuenca, les dirigió a sus Capitulares varias cartas seductivas con el objeto de inspirarles las mismas ideas revolucionarias de los insurgentes de esta ciudad; el Marqués de Villa Orellana que con igual comisión, dirigida a la ciudad de Guayaquil, se condujo con el mayor entusiasmo a favor de la autoridad intrusa que lo depuró, hasta llegar al extremo de acriminar la conducta prudente, y leal de su compañero el Dr. Dn. José Salvador, que valiéndose de aquella favorable ocasión, se trasladó a dicho Puerto, renunciando la referida comisión y el empleo de Senador que le dieron, a que se agrega la carta seductiva, que escribió también a Barbacoas, pretendiendo sostener la escandalosa revolución de esta ciudad; el Marqués de Miraflores, que no contento con haber admitido al empleo de Representante de la Junta, a pesar de su avanzada edad, y achaques, causando con este hecho al mayor escándalo en la ciudad por su ascendiente en el pueblo , escribió igualmente una carta seductiva a Popayán aprobando al procedimiento de los insurgentes; el Regidor Dn. Manuel Zambrano, que en calidad de general sostuvo la expedición dirigida a Pasto, librando las provincias más ejecutivas a fin de conseguir la conquista de dicha Provincia; Dn. José de Larrea, que como Corregidor de Guaranda, nombrado por la Junta levantada, cerró los caminos, y dio otras providencias dirigidas a impedir la entrada de las tropas de S. M. que venían de la Provincia de GUAYAQUIL//;

  14. Guayaquil aportó con colosales sumas de dinero durante todo el periodo de las guerras de la independencia a favor de los ejércitos realistas, tal como consta en la continuación del documento suscrito el 2 de agosto de 1812 por Antonio Soler: // resultando de todo, que con los anticipados enteros que se proporcionaron del Tesorero de Diezmos, y otras Administraciones en las mayores urgencias, se pudo alcanzar a pagar las tropas, hasta que se verificó la derrota de los Revolucionarios, habiendo llegado al tiempo preciso los 6 mil Ps . que remitió V.E. con Don José Antonio Balcázar; y habiendo quedado exhaustos los canales de ingreso, por haberse apurado tanto, estrechando hasta lo sumo, para poder sostener los gastos que se nos han prevenido, y mandado por los respectivos Jefes. Todo lo cual nos ha parecido oportuno, y preciso hacerlo presente a V.E., a fin de que forme concepto del modo con que se manejado este Ministerio, acerca de los pagos, y gastos hechos, con motivo de la actual expedición de Tropas y que ha procedido tan lejos de hacerlo con arbitrariedad, que no ha hecho más que cumplir lo que se le ha mandado por sus Jefes, propendiendo con particular actividad a que no hayan faltado caudales, para verificar el sostenimiento de las Tropas, con que se ha logrado (salvar)esta Provincia de la peligrosa invasión (que la tenía) amenazada en tantas ocasiones la Revolución de Quito. De lo prevenido esperamos que V.E nos prevenga su última resolución acerca de los 2027 Pesos y 7 Reales librados por este Ministerio sobre los 16 mil Ps. además de los 5.500 Ps. que se libraron por el señor Gobernador,//

  15. CARTA DEL JEFE GUAYAQUILEÑO JUAN VASCO

    En ella se relata como 8 estudiantes de Colegio internos en Quito y oriundos de Loja, Paita y Piura, han logrado salir de esta ciudad en diciembre de 1811, por ruego de sus padres. La ayuda para dicho efecto la ha proporcionado el gobierno realista y las autoridades de la realista Guayaquil, a efectos de que no se contaminen de las ideas revolucionarias del Gobierno de Quito. Tampoco parecen ser sospechosos de haber adquirido dichas ideas, junto con un profesor, el Dr. José Lequerica .

    Se enuncia en cambio, que otros estudiantes sí se hallan detenidos en las cárceles de Guayaquil por haberse contaminado de las ideas libertarias.

    Señor Presidente
    Don Joaquín de Molina

    Efectivamente como Ud. me dice en su carta de 22 del anterior se han trasladado de Quito a esta ciudad para seguir a Paita, Piura y Loja de donde proceden, ocho colegiales y el Dr. Don José Lequerica, aquellos a solicitud de sus padres que con ansia deseaban sacarlos de aquella ciudad hace tiempo, y que no había tenido efecto por suponer en Quito que saliendo de aquella jurisdicción debían ser extorsionados, habiéndose logrado con este paso quitar de allí a unos jóvenes que con el tiempo no podían sacar otros estudios que seguir la insurgencia de su Gobierno y que muchos tuviesen lugar de desengañarse de mis ideas benéficas y no crueles como suponía dicho Gobierno en odio del legítimo que represento, al propio tiempo que por otro extremo y aun que con poca esperanza, he procurado no omitir cuanto hé graduado conveniente a llamar a la razón a aquellas gentes, siguiendo en esto lo que dicta el ingenio de las circunstancias, que sabia y prudentemente ha manejado el Supremo Gobierno de la Nación y el Excmo. Señor Virrey del Reyno. En cuanto al Doctor, se me presentó con los colegiales para regresar a su Patria Loja, y después de examinado, no se me ofreció reparo en que siguiese a ella en donde podrá ser útil o cuando menos no perjudicial como en Quito, y unos y otros salieron de aquí a mediados del pasado.

    Sería difuso si entrare en explicaciones sobre los fundamentos de humanidad y políticos que me han a dejar continuasen a sus lugares los indicados individuos considerados como yo los considero no ser sospechosos, y cuando si cupiese alguna desconfianza pueden ser celados por los superiores magistrados y disponer de ellos como les pareciere. Si yo hubiera comprendido no ser conveniente siguiesen, los hubiera hecho volver o detenido en cárcel o cuarteles como tengo otros.

    Dios guarde a V(uestra) S(eñoría) m(uchos) a(ños), Guayaquil 6 de enero de 1812.

    (f) Juan Vasco y Pasqual

  16. CARTA SECRETA DEL GOBERNADOR DE LOJA AL PRESIDENTE DE LA AUDIENCIA. INFORMA QUE EL SISTEMA INSURRECCIONAL DE QUITO HA SUBIDO EN SU ASCENDIENTE EN LOJA. EL DR. LEQUERICA SÍ HA SIDO SEDICIOSO. CONFINAMIENTO DE LOS SEGUIDORES DE LAS IDEAS REVOLUCIONARIAS.

    ?Señor Capitán General Don
    Joaquín Molina y Zuleta

    (Reservadísimo)

    Con fecha 14 del presente mes dice V(uestra) S(eñoría) en carta reservadísima, que esté a la mira observando puntualmente los procedimientos, ideas y producciones del Dr. Don José María Lequerica, en orden a fidelidad al soberano, y con respecto al sistema insurreccional de Quito; para comunicarlo con expreso de la mayor satisfacción y confianza; y lo propio acerca de don Alejandro Valdivieso. No ignora V(uestra) S(eñoría) los inconvenientes que militan en la mala situación de este lugar y los pocos o ningunos conductos que quedan cuando ha subido de punto el ascendiente en los corazones del pueblo engañado: Y más cuando éste por su imbecilidad, y falta de reflexión no entiende más que lo que le quieren hacer creer y temer, con todo yo haré cuanto alcancen mis fuerzas políticas, en cumplimiento de lo prevenido por V.S. Pero lista el que advirtiéndome V.S. con la propia fecha que me arregle a lo que con fecha de 3 del mismo me ha escrito por extraordinario, que aún no ha llegado a mi poder y solo por noticias de plaza de que ambos individuos han obtenido mejoras en sus recursos. Lo que me obliga a dirigirme por medio de este expreso, sin esperar al correo, para que inteligenciado V.S. de lo sucedido pueda instruirme oportunamente lo que contiene dicha carta de 12 del presente. Entre tanto se mantiene Don Alejandro Valdivieso, entregado por Don Manuel Molina con el oficio seg(un)do de 14 del mismo, en mi casa con la custodia y asistencia necesaria, sin que se proceda a prisión ni otro agravio, que lo aflija como me lo ordena V.S., y el Dr. Lequerica en la Hacienda de su suegra Da. Ignacia de Valdivieso en el Valle del Catamayo hace días.

    Dios g(uard)e a V.S. m(ucho)s a(ño)s. Loja y Enero 21de 1812.

    Tomás Ruiz Gómez de Quevedo.?

  17. COMUNICACIONES DEL GOBERNADOR DE GUAYAQUIL, FRANCISCO GIL, APOYANDO LA REPRESIÓN REALISTA. SE HABLA DE LA AUSENCIA DE JACINTO BEJARANO.
    Señor Presidente y Capitán General del Reyno de Quito

    ?En el momento que han llegado a mi poder las adjuntas Cartas, cuya copia incluyo, me ha parecido conveniente comunicarlas a Vuestra Señoría para su inteligencia; en el concepto de que hasta la fecha no se ha verificado el arribo de Don Jacinto Bejarano, y Don Joaquín Villalba a esta ciudad; y que en este propio día participo aquellas noticias al Excelentísimo señor Virrey Capitán General del Reyno?.

    Dios guarde a Vuestra Señoría muchos años.

    Guayaquil, 24 de enero de 1811
    (f) Francisco Gil.

  18. OTRA DEMOSTRACIÓN DE LA POSICIÓN ANTILIBERTARIA DE GUAYAQUIL. EL PRESIDENTE DE LA AUDIENCIA JOAQUÍN DE MOLINA HA PEDIDO AUXILIO A GUAYAQUIL PARA RESISTIR A LOS INSURGENTES QUITEÑOS. EL GOBERNADOR ENCARGADO, FRANCISCO GIL, SE LA PROMETE.

    Señor Don
    Joaquín de Molina

    Presidente y Capitán General del Reyno de Quito

    ?Quedo inteligenciado por el oficio de Vuestra Señoría de 14 del corriente, de la necesidad de auxilios para resistir a los Insurgentes de Quito; pero entregando en el día de mañana el mando de esta Provincia al Señor Gobernador Propietario, Don Juan Basco y Pasqual, le haré presente con oportunidad lo que Ud. representa? .

    Dios guarde a Vuestra Señoría muchos años. Guayaquil marzo 21 de 1811.

    (f) Francisco Gil

    (CONTINUARÁ)

  19. LOS OFICIALES Y TESOREROS DE CUENTAS DE GUAYAQUIL, RECLAMAN SE LES PAGUE POR HABER GASTADO DE SU PECULIO PARA LA MANUTENCIÓN DE VARIOS REOS (PRÓCERES) DE LA ?PRIMERA INSURRECCIÓN DE QUITO?, (ES DECIR, DEL 10 DE AGOSTO DE 1809), como a los prisioneros que ayudaron embarazando a las tropas de Guayaquil que acudieron a sofocar el GRITO LIBERTARIO.

    ?Señor Presidente y Comandante General
    del Reyno de Quito, Don Joaquín de Molina

    Paso a manos de Vuestra Señoría la adjunta representación de los Ministros Oficiales Reales de estas Cajas en solicitud de que se les abone por la Tesorería de esa ciudad los gastos que suplieron en la asistencia y manutención de unos reos, que mandó el señor gobernador de la misma por comprendidos en la primera insurrección de Quito, como también de los que han impedido el transporte de tropas, y pertrechos de guerra dirigidos a esa ciudad; a fin de que instruido Vuestra Señoría de su contexto, providencie lo que corresponda en Justicia.?

    Dios guarde a Vuestra Señoría muchos años.

    Guayaquil, 21 de febrero de 1811

    (f) Francisco Gil.

  20. LOS HABITANTES DE GUAYAQUIL HACEN DONACIONES PARA COMBATIR A LOS LIBERTADORES. Febrero 21/1811.

    Señor Don Joaquín de Molina, Presidente y Comandante General del Reyno de Quito.-

    Consecuente al oficio de Vuestra Señoría de 8 del corriente doy orden con esta fecha a los Ministros Reales de Real Hacienda de estas Cajas para que los caudales que se hallan puestos por Vuestra Señoría en las mismas a la ley de Depósito, se pongan a su disposición, entregándolos para el efecto, a el Cabo de Dragones José Vicente Toledo y Monroy a fin de que a su custodia los conduzca a esa ciudad.

    En cuanto al donativo que ha contribuido el vecindario de esta Provincia, se me dirige orden en este correo para el Excelentísimo Señor Virrey a forma de que concluida la entrega de aquella voluntaria donación, se le comunique su producto para la debida inteligencia.

    Dios guarde a Vuestra Señoría muchos años.

    Guayaquil 21 de febrero de 1811.
    (f) Francisco Gil

  21. CERTIFICACIÓN GUAYAQUILEÑA DE LA CONDICIÓN REVOLUCIONARIA DE LOS QUITEÑOS.- SUBORDINACIÓN AL REY DE AUTORIDADES DEL PUERTO. FEBRERO 28/1811

    Señor Presidente y Capitán General del Reyno de Quito
    Dn. Joaquín de Molina

    ?Las apreciables y lisonjeras noticias que Vuestra Señoría me comunica en oficio de 22 del corriente han calmado enteramente EL DOLOR Y EL SENTIMIENTO DE QUE SE HALLABA PENETRADO ESTE FIEL y benemérito VECINDARIO , ocasionando así mismo su satisfacción mas cumplida, persuadidos de que con las acertadas disposiciones de Vuestra Señoría escarmentará a los INFAMES INSURGENTES DE QUITO, y cuyo éxito feliz hace esperar su noticia con la mayor impaciencia?.

    Dios guarde a Vuestra Señoría muchos años.

    Guayaquil, febrero 28 de 1811.

    (f) Francisco Gil

  22. Señor Morales:

    He leído por mucho tiempo sus aportes a la historia de Guayaquil, esa historia que mis paisanos tan mezquina y miopemente no quieren ver.

    He leído con mucha atención y con interés sus aportes, y me han servido para contrastar las publicaciones que he leído tanto en Ecuador como en América y en Europa: Quito es la cuna no sólo de la Independencia ecuatoriana, sino de toda Latinoamérica. Las manifestaciones de rebeldía anteriores no tuvieron el eco suficiente como incidir en el movimiento regional.

    También debo destacar que Guayaquil fue realista hasta el último minuto. Y creo que nunca dejó de serlo. Y no por vocación política, sino por conveniencias económicas. Nada más. Así sigue siendo hasta ahora.

    Sí, es cierto lo que usted dice y lo que los documentos gritan. Pero nunca he estado de acuerdo ni estaré en la manera en la que usted tiene de exponer sus argumentos: atacando a mi ciudad natal.

  23. Suscribo el comentario del señor Alfonso Y. E. Debo manifestarle que celebro su entereza, hidalguía y honestidad intelectual, ejemplo para los pensadores y articulistas de este medio y otros, pues luego de haber lanzado el reto a que compruebe que Guayaquil fue realista, no publican sino una mínima parte de los documentos transcritos. Incluso el autor primigenio del artículo señor Arosemena, desde hace varios años ha ocultado las listas de los ejércitos de Guayaquil en 1819, que él posee y que sirvieron al Rey hasta después de 1820, pues la mayor parte de esos ejércitos, sirvieron tanto bajo las órdenes del Mariscal Melchor de Aymerich, en Pichincha, como de Pezuela, la Serna y Tristán hasta la batalla de Ayacucho. Sobre mi presunto ataque a Guayaquil, no es tal, sino que Ud. deberá comprender que es una respuesta a las infamias que han publicado sobre Quito los historiadores guayaquileños en las últimas décadas. De antemano sé que este comentario no será publicado, de modo que lo reenvío por interno a los ciudadanos que anhelan la verdad. Por ello, en virtud de que tanto los aportes enviados el día miércoles y jueves, como los de ayer sobre el ejército realista de Guayaquil en los años 1812-1816, no han sido publicados, estoy absolutamente liberado del inoficioso reto del señor Melvin Hoyos, quien tendrá que esperar, si así lo desea, a la publicación de mi libro para el 9 de Octubre. Saludos.

  24. Es fácil calificar de inoficioso un reto que no se puede contestar con altura, principalmente cuando no se tienen los argumentos para hacerlo. El señor Morales cree que descubre el agua tibia al darnos a conocer que las autoridades guayaquileñas eran realistas a inicios del siglo XIX, sin entender (por más de que se lo repitan cien veces), que esto es asunto viejo de todos conocido y que ello no afecta en nada el hecho de que el 9 de Octubre sea el primer movimiento libertario de la Audiencia con efectos concretos y efectivo y gracias al cual obtiene su independencia QUITO. !NO LO ENTIENDE…¡ ¿O NO LO QUIERE ENTENDER?. Nos asfixia con una avalancha de documentos que hablan sobre un tema que él recien conoce pero que todos ya sabiamos…Sí preocupa que piense que la ignorancia sobre este tema es colectiva cuando solo a él lo afecta.
    y hasta el momento habla y habla y habla y no contesta la pregunta que le hice y por si ya la olvido dentro de ese mar de confusión que vive, SE LA REPITO. ¿PORQUE DICE USTED QUE LOS GUAYAQUILEÑOS SIGUIERON SIENDO REALISTAS DESPUES DEL MOVIMIENTO OCTUBRINO…? Esto lo dice al final de su primer escrito, no sé si como una infamia más de las que suele lanzar o como una señal de la supina ignorancia que tiene sobre el tema con el que preyende vender una imagen de erudición.
    LE REPITO DE NUEVO SEÑOR MORALES !!!CONTESTE LA PREGUNTA O SILENCIE DE UNA VEZ POR TODA SU EXALTADA Y ATREVIDA IGNORANCIA ¡¡¡. Nadie esperara para leer un libro que atodas luces estará cargado de cuentos e infamias sin niguna base documental o con interpretaciones sesgadas y totalmente regionalistas.
    ESTUDIE LEA Y REFLEXIONE, QUE CON LO QUE HACE SE HACE UN DAÑO A SÍ MISMO Y A TODA SU DESCENDENCIA.

  25. SU INFAMIA SOBRE LA AMENAZA A MI FAMILIA, ES INACEPTABLE MELVIN HOYOS, CONTESTO SU VILLANÍA CON ESTA CARTA ENVIADA AL DR. JUAN PAZ Y MIÑO, SOBRE SU ARTÍCULO PUBLICADO EN ECUADOR INMEDIATO EL 10 DE AGOSTO DE 2013: Mi estimado Dr. Juan Paz y Miño: Suscribiendo íntegramente sus aportes científicos y éticos, manifiesto mi desacuerdo en la generosidad y contemplación del significado del 9 de octubre. José de Villamil en su «Historia de la Independencia de Guayaquil», ratifica de modo íntegro la oposición que existió en esa ciudad a la Libertad, hasta el obligatorio análisis que hizo la oligarquía de su situación con respecto a un escenario de hecho totalmente diverso al que los había aupado, patrocinado y mantenido, es decir, el realismo, hasta 1820. En efecto, los ataques de los improvisados comentaristas guayaquileños al 10 de Agosto, se inscriben íntegramente en lo que Iván Carvajal (El Comercio, domingo 11 de agosto de 2013, pág. 13) describe como el trabajo del «intelectual orgánico». Esta realidad, la de la existencia de una propaganda consistente en contra del otro, la hemos venido descubriendo y denunciando desde hace varios años. Antonio Gramsci, según nos lo recuerda Carvajal, señala que las clases explotadoras imponen su dominio social no sólo por medio de la fuerza, sino que construyen la hegemonía desde lo cultural y presuntamente ético, generando consensos en torno a visiones excluyentes y racistas. El intelectual orgánico era el clero en el medioevo, el intelectual liberal en el mundo burgués y en el post positivismo o en el regionalismo que se advierte a nivel global, añadiríamos, el publicista de los crímenes de odio, disfrazados de diferencia. El 9 de octubre se produce en vista de una realidad indiscutible, dividida en dos grandes presupuestos de facto: 1. la victoria de Boyacá en la que Simón Bolívar destroza a los ejércitos realistas de la Nueva Granada cuya columna vertebral la constituyeron los ejércitos del Brigadier y Virrey Juan Sámano que desde 1812, derrotó en su periplo desde Guayaquil hacia el norte, a los ejércitos libertadores de Quito y Nueva Granada. Esos ejércitos realistas como lo he demostrado en mi libro: «Los Ejércitos del Rey en Quito y Nueva Granada», estaban constituidos por guayaquileños, cuencanos y limeños y luego de la derrota en Boyacá, se replegaron los sobrevivientes hacia el sur, para incorporarse a los ejércitos realistas de Pasto y Quito, que también eran los mismos. El odio a Bolívar no se produce porque haya incorporado a Guayaquil a la Gran Colombia, No!. Es el resultado de la derrota que el Libertador infringe a sus ejércitos en Boayacá (1819), Bomboná (1822) y Pichincha (1822) en donde el ejército de Sucre, compuesto como conocemos por muchas nacionalidades, derrotó al ejército realista tripartito de guayaquileños, cuencanos y peruanos a las órdenes del Mariscal Melchor de Aymerich; por una parte, y por otra; 2. El bloqueo impuesto por el Gral. San Martín a través del almirante Corcharne a los puertos realistas de Valparaíso, El Callao y Guayaquil, que no podían comercializar sus productos, mientras no plegaran a la independencia, hecho sucedido no por el idealismo patentado con su muerte, por los quiteños, sino por el interés de la comercialización de los productos de exportación, sustentados en la mano de obra esclavizada, que permitía la hamaca para los mismos que odian su secundismo en la historia. La libertad de la que siempre disfrutaron los gran cacao, aún no llega para millones de seres humanos marginalizados en la propia periferia de Guayaquil, por esta ideología hegemónica, excluyente y de manifiesta adecuación a los delitos de odio, bien tipificados actualmente desde el 2011 en el Código Sustantivo Penal.

  26. Jamás he leido un adefecio más grande que este. Totalmente infundado y fruto de una mente confundido hasta niveles preocupantes.
    Señor, entiendame bien y no malinterprete mis palabras. !NADIE M;AS QUE USTED AMENAZA A SU FAMILIA¡ MI comentario se refier a la verghuenaza que ellos tienen y tendrán que pasar sabiendo que su familiar se dedicó buena parte de su vida a hablar y escribir mentiras, desafueros y desatinos, sin ninfgun valor académico y sin más sustento que el de las interpretaciones antojadizas que hizo de cuanyto papel cayo en sus manos.
    !!!NADIE AMENAZA A SU FAMILIA¡¡¡, no sea absurdo ¿Ud cree que intentando dar ese ridiculo giro a mi comentario ganará algo…? Ni siquiera tiempo ganará, y sigo esperando que me conteste y explique el porque de su INFAMIA con respecto a la acusación de que los guayaquileños eramos realistas despues del 9 de OCTUBRE. NO SE ME PIERDA NI M;E DE PALOS DE CIEGO que lo que hasta ahora ha dicho no son sino una avalancha de absurdos que solo permiten ver la insolvencia que tiene para mantener un debate sobre este tema del que a todas luces no sabe más de lo que se imagina.

  27. Afortunadamente nos separa la distancia, sino Ud. tuviera en el acto mi respuesta, que en virtud de la hipócrita actitud de lanzar la piedra y esconder la mano, ocultando los aportes documentales y los propios comentarios que los evidencian como lo que son: publicistas del engaño, los Goebbels de la patraña, exige por la sola mención a mi familia, la reparación que tendrá. En ningún momento he incluido a la suya por el obligatorio respeto que tenemos las personas de principios a los demás. La cobardía como la corrupción de la argolla de la Junta Cívica, es genética.

  28. Voy a dar por terminada mi inetervención con respecto a la aclaración que solicitara a Juan Francisco Morales pues no habiendo este señor tenido la altura requerida para el debate ni la documentación solicitada para respaldar sus aseveraciones, dejo bien en claro que todo lo que dijo fue una infamia más de las que tiene por costumbre decir y que está totalmente inhabilitado para sostener una polémica con argumentos que permitan el enriquecimiento de los lectores.
    Este señor, de quien pensé era simplemente un hombre confundido, es mucho más que eso y esto debe preocuparlo pues creo que su problema debe ser tratado profesionalmente.
    No perderé más mi tiempo con él; supuse que podíamos llegar a encontrar algo interesante en esta discusión pero este señor, odiador natural y compulsivo, regionalista de la peor calaña, está tan perdido que hasta intentó acusarme de ATENTAR CONTRA SU FAMILIA. Solo alguien que no está en sus cabales podría pensar que mi comentario sobre el legado que deja a su familia con todos sus errores era una amenaza.
    Lástima por Ud. señor Morales veo que en algun momento me equivoqué al valorar su capacidad, personalidad y caracter.

  29. EL SEÑOR MORALES EN SU CIEGO ODIO REGIONALISTA NO SOLO AFIRMA QUE GUAYAQUIL ERA REALISTA, SINÓ TAMBIEN QUE LAS FORTUNAS EN LA COSTA SE HICIERON ESCLAVIZANDO A LOS TRABAJADORES. ¿DONDE ESTUBIERON LOS OBRAJES Y LOS BATANES?
    POR MUCHO MENOS ESTÁ CATALUÑA PIDIENDO UNA CONSULTA INDEPENDENTISTA:

  30. SIEMPRE LEO A GUILLERMO. ÉL TIENE SU CRITERIO. PERO NO COMPRENDO POR QUÉ SE TIENE QUE TERGIVERSAR LO QUE DICEN OTROS HISTORIADORES. LO QUE ACABO DE LEER ME HA ACLARADO MUCHO LO QUE AQUÍ EN GUAYAQUIL SE NOS DICE. RECOMIENDO ESTOS DOS ARTÍCULOS:
    http://www.telegrafo.com.ec/opinion/columnistas/item/guayaquil-por-la-patria-4.html
    EL OTRO ESTÁ AQUÍ
    http://www.telegrafo.com.ec/opinion/columnistas/item/guayaquil-hacia-el-bicentenario.html

  31. Parece que el Sr. Morales no leyó la revista «tiempo libre» en lo años ´80. Lo que dice no es nuevo, en la época colonial el ejército «realista» estaba formado por americanos, de toda condición social, y de hecho peleaban por la corona puesto que esta los trataba mejor, les daba más derechos y podían subir en la escala social. Lo que esta haciendo dicho señor es sacar de contexto y tergiversar los hechos.
    Bolívar, Sucre, San Martín y otros ¿No estudiaron en la Academia Militar en España? ¿Urdaneta y otros no eran oficiales realistas?

  32. No. Lo que yo digo es que el ejército realista, que actuó en territorio de la real Audiencia, sofocó al DIEZ DE AGOSTO, asesinó al pueblo quiteño y a los PRÓCERES el 2 de agosto de 1810, cometió un terrible genocidio en la Provincia de los Pastos, «exclusivamente» estuvo compuesto en su columna vertebral: comandos, batallones, escuadrones, caballerías, infantería, etc., de legiones provenientes de sociedades realistas, entre ellas guayaquileños, cuencanos y peruanos y que dicho ejército, fue el que peleó en Pichincha contra la LIBERTAD, dicho de otro modo, Guayaquil, peleaba en ambos bandos, luego de 1820 y hasta 1822, de modo que la élite guayaquileña, nunca puede jactarse como lo hace, de ser «gestora de la libertad», pues si el resultado fuese adverso, se jactaría de ser gestora de la «lealtad» al Rey.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×