25 junio, 2024

Maduro, triunfo "Prírrico"

Posesión Nicolás Maduro Venezuela

Pirro (318-272 a.C.), rey de Epiro, en Asculum fue una de las batallas que
derrotó a los romanos, sin embargo perdió gran cantidad de sus soldados
y se vio obligado a retirarse. Respondiendo a las felicitaciones por la
victoria, Pirro afirmó: “¡Otra victoria como ésta y estaré vencido!”. Desde
entonces, se aplica al triunfo que ocasiona un grave daño al vencedor que
casi equivale a una derrota.

La trágica historia de Venezuela comienza a fines del siglo XX (1999)
cuando el Teniente Coronel Hugo Chávez asume la presidencia; irrumpe
no sólo en la política de su país, sino que su figura trasciende las
fronteras. Dotado de especial carisma, histriónico, desafiante con los que
considera sus enemigos (especialmente “el imperialismo yanqui”), locuaz,
argumentador y sobre todo manipulador. Con el apoyo incondicional de los
militares y con el inmenso torrente de petrodólares (producto del inédito
precio del barril de petróleo), logró el control total de Venezuela.

A los militares les hace partícipes del “festín del petróleo”, no sólo que les
responsabiliza de la otrora poderosa empresa petrolera estatal (PDVSA), si
no que además, les asigna en puestos importante en la administración del
Estado; en la actualidad, de las 20 gobernaciones que controla el chavismo,
11 gobernadores son militares, de esa forma los involucra en su proceso
político y hace de las FF.AA. su fuerza.

Políticamente se dice socialista y antiimperialista, se matricula en la línea
cubana y Fidel Castro pasa a ser su guía y confesor; verdadero milagro
para Cuba porque Chávez se convierte en su oficioso mecenas; a cambio,
Cuba le proporciona médicos, profesores, entrenadores deportivos, asesores
militares y sobre todo agentes de inteligencia; con este apoyo, organiza
las famosas “misiones”, que son programas sociales que llegan a los más
pobres y que no son otra cosa que propuestas asistenciales populistas que
persiguen un objetivo político: la adhesión incondicional de la inmensa
población marginal.

El destino le juega una mala pasada, luego de haber ganado una nueva
elección que le permitiría gobernar hasta el 2019, el cáncer que padecía
le lleva a la tumba, antes de su muerte había elegido como su heredero
político a Nicolás Maduro; quizás, Chávez pensó que era el político más
adecuado para que continuara con los postulados de la llamada Revolución

Bolivariana; además, de esta forma, Cuba aseguraba que Maduro siguiera
brindándole el generoso apoyo que le proporcionaba Chávez.

Todo lo que ha ocurrido después de la muerte de Chávez, ha sido una
permanente y grosera violación a la Constitución, con la incondicional
complicidad, no sólo de los gobiernos de la ALBA, sino de algunos otros,
que se beneficiaron de los generosos petrodólares que repartió Chávez a
manos llenas.

La breve campaña, en la que con todo el descaro se utilizó los inmensos
recursos del Estado y con la colosal complicidad de los organismos que
estaban en la obligación de controlar el proceso electoral, se consagró el
más grande y descarado fraude en contra del joven líder de la oposición,
Henrique Capriles.

Veamos si a Maduro le da la talla para dirigir un país que se debate en la
más grande postración de su historia; con toda seguridad exclamará como
Pirro: “¡Otra victoria como ésta y estaré vencido!”.

Artículos relacionados

El Mercader de Carondelet

A las cinco horas se debía tomar el bus para el paseo a la costa, la noche anterior todo estaba listo y el esencial común denominador colocado encima del bulto.

Antes de franquear el umbral de la puerta de casa ya la Chinita le “chateaba” a Gabriela el acontecimiento. La Chinita era famosa porque podía chatear a una velocidad impresionante, de hecho ya estaba a sus 18 con una tutuma de sólo tener la cabeza agachada.

Entre la familia y el resto de pasajeros nadie se miró, ni observaron los bellos Ceibos del camino; todo era ticli-tacli. Esto continuó en la playa, almuerzo y retorno.

Honestamente: ¿Podemos esperar treinta años?

CONSULTA POPULAR

En su habitual monólogo sabatino, Correa aseguró que el objetivo de su “revolución ciudadana” es lograr: “el buen vivir, esa patria desarrollada”.

Pero, dijo, “esa meta no se logra en cuatro años de Gobierno, ni en ocho ni en 10, se demorará 20 ó 30 años, si vamos rápido”.

En buen romance: Yo estoy haciendo campaña para perpetuarme en el puesto.

Los bebes que nacen justo hoy, no se pueden dar el lujo de esperar ese lapso de tiempo, porque cuando llegue ese lejano día (suponiendo que se diera y no fuera un fracaso igual que Cuba, Venezuela o Argentina) cumplirán los treinta años y el mundo los habrá dejado atrás.

No hay comentarios

  1. Socialismo del Siglo 21 = sinvergüencería, descaro, cinismo y falsedades.
    Nicolas Maduro fue escogido por los hermanos Castro, para darle una cara civil a una dictadura militar que no dice su nombre.
    Venezuela esta secuestrada por Cuba; y no sería raro que Chávez también lo halla estado en sus últimos estertores.
    La ALBA y UNASUR son subproductos de la comunista Cuba. Los planes trazados por esta durante el ya famoso Foro de Sao Paulo (confabulación de comunistas y narco guerrilleros latinoamericanos y del resto del mundo, a raíz de la caída de la vieja URSS) para apuntalar el comunismo cubano en nuestros países; les salió a pedir de boca y hasta mejor de lo que tenían planeado. No solo encontraron un pajuato para que pague por las seudo revoluciones, en la persona de Chávez, sino que hasta reclutaron a gentuza sin escrúpulos, para regar la ideología nefasta, y enriquecerse a costa de los pueblos tontos sometidos.
    Hay que ver cómo todos esos encumbrados viven, comen, visten y viajan sin jamás haber trabajado como se debe.
    La sinvergüencería que acaba de pasar en Venezuela, seguirá sucediendo en toda Latinoamérica; solo los paraguayos y los hondureños lograron expulsar a esas lacras.

    Quienes caucionaron a Maduro en el armatoste de UNASUR, son los mismos clientes que dependen de los petrodólares venezolanos. La ética y la democracia se la pasaron por el sobaco. Lo importante era defender el poder; y poder venderles comida a los hambreados venezolanos. Es la única explicación que le encuentro.
    Lo mismo que acaba de pasar en Venezuela, remedo de elecciones, ya ha sucedido aquí en el Ecuador y seguirá sucediendo mientras se lo permitamos.

  2. Pensando como mal agorero creo que la pequeña capacidad intelectual de MADURO, no le permitirá terminar su mandato, además, el pueblo se rebelará por la crisis que soporta nuestra querida Venezuela

  3. Si este Maduro fuera un hombre que nada teme, Porque no permite que se cuenten los votos? Acaso Caprile no tiene derecho a solicitarlo? Eso crea la duda, al parecer el triunfo está sucio.

  4. MADURO, CORREA, MORALES Y ORTEGA PERMANECERAN EN EL PODER MIENTRAS TENGAN EL DINERO QUE LES PERMITE CONTINUAR CON EL POPULISMO POLITICO. NUESTROS PUEBLOS, CON UNA GRAN CANTITAD DE POBREZA ECONOMICA E INTELECTUAL, SE HAN ACOSTUMBRADO A VIVIR DEPENDIENDO DEL ESTADO Y A NO DARSE CUENTA DE QUE CON ESE SISTEMA ESTAN HIPOTECANDO SUS LIBERTADES.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×