18 abril, 2024

La Banca envilecida

Una buena Banca es indispensable en el desarrollo del comercio y del país; pero la angurria del nuevo género de banqueros y, sobretodo, la intervención política Estatal ha sido fatal.

Banqueros han existido desde la época de Babilonia. El nombre deriva de la palabra italiana banco, “escritorio”, utilizada durante el Renacimiento por los banqueros judíos florentinos quienes hacían sus transacciones sobre una mesa cubierta por un mantel verde.

Su función siempre fue de fomento y compartición de riesgo. El “banquero” ponía su dinero para una empresa aceptable: Traer especies y sedas del Oriente etc., corría el chance de que el Barco se hundiera y perdía sus fondos; al suceder esto, los pares le rompían el banquito en que se sentaban y de ahí el término “Quebró.”

Vamos a tener que remontarnos al 1999, esos tristes días de la quiebra bancaria que nos azotó. Algunos habíamos insistido en la precaria condición del sistema financiero desde varios años antes de la prestidigitación en las contabilidades. ¿Quién fue más culpable? ¿El actor o los cuidadores?

Más perversos fueron los que no actuaron como les exigía la Ley y permitieron la debacle.

Luego vino un zafarrancho de quién podía robar más y el pueblo pagó caro por culpa de los gobiernos de turno, con éste como estrella. La estafa se dio en los CFR, en la incautación de empresas, en la desaparición de bienes que fueron guardados con sorprendente alegría e ineptitud.

Hoy, en especial bajo esta administración, estamos llegando a lo absurdo. Se debería dar nombres y señalar entidades ¡Todas ellas Santas… Santísimas! Sin embargo, revisando y analizando, los closets están llenos de esqueletos malolientes.

Es el pueblo que le sirve a la Banca y al Gobierno, no al revés como debería ser. Lo que mayor dolor causa es que entidades financieras del Estado vilipendian y jalan agua a su molino de manera escandalosa.

El Universo, martes 30 de octubre del 2012, narra: Estados de cuenta con mayor detalle.

Los cambios, indica, fueron notificados a las entidades financieras a través de la circular 2012 -5253 de la SBS, publicada el 31 de mayo. Según ese documento, las entidades financieras tenían 90 días a partir de la publicación en el Registro Oficial para incorporar los cambios.

Algunos bancos como el Bolivariano, Pichincha, Guayaquil y la tarjeta Pacificard mantienen el proyecto de presentar los estados de cuenta a través de correo electrónico y sumarle las modificaciones, excelente idea. Pero unos no cumplen.

La circular 065 menciona que, según el Reglamento General de la Ley de Cheques, “el banco estará obligado a entregar cada mes al cuentacorrentista un estado de la cuenta corriente bancario. Se adjuntarán los originales de los cheques pagados y otros documentos relativos al movimiento de la cuenta corriente (…)”.

Los depósitos en cheques se acreditarán al instante.

Entre los cambios que benefician al usuario destaca, por ejemplo, que ahora un depósito en cheque se hará efectivo inmediatamente y no en 24 horas, como se hacía; hoy demoran 48 horas en acreditar y 24 minutos en debitar.

ARTÍCULO 87.-El banco estará obligado a entregar cada mes al cuentacorrentista un estado de la cuenta corriente bancaria. Se adjuntarán los originales de los cheques pagados y otros documentos relativos al movimiento de la cuenta corriente, o sus reproducciones ¡Uno por ahí dice que están prohibidos de repartirlos!

La entrega se realizará en las propias oficinas bancarias o mediante el envío a la dirección indicada por el titular, de conformidad con lo estipulado en el contrato. …previo acuerdo con el titular o titulares, éstos aceptan acceder al estado de cuenta corriente bancaria, a los cheques y demás documentos, por cualquier otro medio electrónico o electromecánico… Si el cliente no recibiera dicho estado de cuenta dentro de los quince días posteriores al corte del estado de cuenta, estará obligado a requerirlo al banco. Empero, de usted hacerlo se vuelve un paria y conseguir una clave para tener la información, es un camino sembrado de minas.

REGLAMENTO GENERAL DE LA LEY DE CHEQUES
(Sustituido con resolución No. SBS-2011-644 de 8 de agosto del 2011)

En un Banco, se indica “que las oficiales de cuenta” están prohibidas de atender llamadas o recibir mensajes de voz; extensible a que no puedan atender sus teléfonos móviles o escuchar un mensaje dejado en él. Total absurdo, si le dicen “su oficial de cuenta es N. N.” Maleducados, mantenidos por el pueblo que desaíran.

¿Una Carta de Crédito para importaciones? El cliente debe dejar depositado el valor ¡Pese a que la mercadería viene consignada al Banco!

Una Sociedad de Responsabilidad Limitada no puede recibir un préstamo sin garantía personal y otra prendaria de valor superior al empréstito. Conste que las raterías no se dieron por los deudores, sino con los genios financieros que inventaron el dinero “virtual” con beneplácito de los superiores.

Un empleado pierde su trabajo, o el Gobierno lo bota como a un perro con Lepra; en esas circunstancias en las que no tiene para comer ni medicarse, naturalmente se atrasa en sus pagos y la Banca le suelta los mastines; lo asedian y desprestigian con “Call Centers” manejados por personas y automatizados.

Además lo ponen en categoría “E” y no le permiten tener cuentas corrientes. ¿Cómo diantres va a poder trabajar y producir?

¿Qué decir de los cargos adicionales? Pobre de usted que preste una pluma para llenar el formulario de pago ¡Tendrá un cargo por uso de equipos bancarios!

Mejor no se ría reyecito mentiroso, usted los volvió así.

Artículos relacionados

J'accuse (Yo acuso)

Los medios de comunicación han sido gestores de grandes denuncias que han alertado al pueblo o las autoridades de grandes hechos negativos.

Si Émile Zola, en París, el 13 de enero de 1898, no hubiera escrito su famosa carta: J’accuse (Yo acuso), publicado por L’Aurore (luego de una campaña en Le Figaro) el capitán Alfred Dreyfus se hubiera podrido en prisión y su apellido quedado sumergido en la ignominia.

Literalmente: Existen, al menos, diez millones de listas con decenas de procederes inapropiados denunciados por los comunicadores. La aviación no sería tan segura si no se hubiera puesto en la vista pública prácticas de mal mantenimiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×