25 junio, 2024

Año nuevo 2012

Se ha dicho que en el año 2012 se iba a acabar el mundo, con esta noticia muchos estábamos poniendo las cosas en orden, por las dudas; no había mucho tiempo para los arrepentimientos; sin embargo, para la tranquilidad del mundo, se conoce que se han realizado estudios en el calendario maya que podrían cambiar completamente la teoría de que el fin del mundo, sería el 2012.

Ahora bien, un investigador alemán descubrió que la correspondencia del calendario maya con el calendario occidental estaba mal calculada y que ya no sería su fin el 2012 sino el 2220; esta noticia no sé si es frustrante o alegre, todo depende como nos haya ido el 2012.

Frustrante para muchos, porque si se acaba el mundo se terminarían los sufrimientos y las tribulaciones de esta tierra, simplemente no quedaría nadie para atormentarse o que nos atormente; para otros ¡qué chévere! no se acaba el mundo el 2012, podremos seguir gozando de todas las bondades que nos ofrece la vida… al fin, la vida es bella como la película de Roberto Benigni.

La verdad es que este año para nuestro país ha sido duro y las expectativas para el próximo son de diagnostico reservado; estamos endeudados hasta la coronilla con China, no obstante de haber roto el récord de producción petrolera, además de que el precio del petróleo sigue en alrededor de los cien dólares; los impuestos igual, nos siguen apretando las tuercas, el gobierno ya no sabe qué impuestos crear; siguen los juicios para varios periodistas y la estigmatización a la prensa libre es permanente; la propaganda es más agresiva e invasiva, incluso, no hay como ver un partido de fútbol sin la presencia de la propaganda haciéndonos ver las “maravillas” de los logros del gobierno; amén de las cadenas para descalificar a quienes el gobierno considera sus adversarios; la inseguridad es uno de los clamores ciudadanos que se reflejan en las encuestas y en lo cotidiano; no hay empleo y un largo e interminable etcétera.

Muchos hogares habrán pasado la navidad más triste, a los padres se los obligó a presentar las renuncias de sus trabajos, para ellos y miles de hogares ecuatorianos el año nuevo será aún más sombrío ¡qué pena!

En todo caso la esperanza nunca muere, por eso aprovecho para desearles a todos los amables lectores un ¡Feliz Año Nuevo!

Artículos relacionados

Amo a los árboles

Amo tanto los árboles, de todas las formas y colores. Los grandes, los pequeños, los
majestuosos, los desnudos… Amo la historia detrás de su corteza. Hay, por ejemplo, árboles
altos con copas pomposas que parecen mujeres de la más distinguida clase. Hay otros enanos,
menudas siluetas que acarician el cielo con divertida gracia. Están también los delgados
invernales que exponen osadamente sus ramas desnudas, mostrándole a la naturaleza que no
tienen nada que ocultar. Cómo olvidar a los tradicionales verdes que no cambian de color por
miedo a quebrantar la normativa silvestre o a los viejos navideños que se entregan como obra
de caridad una vez por año.

Hay árboles tan alegres que cada vez que ríen brotan dulces frutos. Hay otros, en cambio, tan
tristes que al llorar dejan caer sus flores para desprenderse de viejos amores. Hay árboles que
atraen por sus colores y otros que atraen por sus dolores. Hay árboles que crecen en estatura
pero se encogen de amargura. Hay otros, en cambio, que reconocen que primero fueron semilla
y se extienden humildemente hasta formar bosques resplandecientes.

No hay comentarios

  1. Bonito artículo; sería casi perfecto si no hubiese hecho ese preámbulo trivial, con la supuesta fin de mundo según el calendario de los pobres Mayas, que mas ignorantes y oscurantistas que ellos no existió en la historia de la humanidad. Ya estaría bueno que un día nos cuenten la verdadera historia de lo criminales que eran Mayas y Aztecas, y de lo poco que valía la vida de un ser humano en esas civilizaciones atrasadas, en lugar de estar ensalzándolos con su pretendida sapiencia psico-astrológica y no sé que otro adefesio mas. Esos son adefesios para los amantes de sectas y para las mentes ahuecadas.

    Lo que sí vale la pena resaltar en su artículo, es la desgracia en la que ha caído el Ecuador en manos de esos sí brujos y prestidigitadores de la finanza; que han jugado a las macatetas con la enorme fortuna que han recibido exportando el excremento del diablo, o el petróleo maldito que nos mantiene en dictadura. Esos sí son hechiceros, porque han hecho desaparecer el dinero en gastos extravagantes de publicidad para glorificar al dictador que les da el puestito de gobierno; y en una pseudo infraestructura manclenca llena de vicios y de corrupción porque hecha sin licitación, ni estudios serios, a no ser la orden y la mano negra del déspota que ahora nos llama pendejos, porque apagamos la televisión y la radio para no verlo pelar el diente, ni su calvicie naciente, o mover la sin hueso, para eso sí decirnos pendejadas.

    Lo que sí es preocupante, es que el dictador nos haya endeudado con los tiranos chinos, que solo bailan por la plata. Esa deuda cara y extravagante sí es bonita ante los ojos de los magos correistas, porque viene con los ojos rasgados; no así aquella barata que viene de los blancos con ojos azules, porque en el fondo todos esos viejos pendejos marxistas que acolitan al dictador alocado, son una caterva de acomplejados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×