22 junio, 2024

¿Quién le cree al presidente?

Terminó la era de Gaddafi, brutal dictador de Libia por 42 años, con la noticia de su muerte en los medios de todo el mundo. El diario británico The Sun, indicó el 21 de Octubre: “El tiránico Coronel Gaddafi llamó ratas a la gente de Libia que se levantó contra él, pero ayer murió como rata él mismo cuando fue arrinconado en un desagüe apestoso”.

El mismo diario publicó las palabras del Primer Ministro británico, David Cameron, al respecto: “Yo pienso que hoy es un día para recordar a todas las víctimas del Coronel Gaddafi. Desde aquellos que murieron en conexión con el vuelo de Pan Am sobre Lockerbie, hasta Yvonne Fletcher en una calle de Londres y obviamente todas las víctimas del terrorismo de IRA (Ejército Republicano Irlandés) que murieron por medio de su uso de Semtex de Libia. Nosotros también debemos recordar las muchas personas de Libia que murieron por las manos de este dictador brutal y su régimen”.

En mi artículo “Imagen Internacional” publicado en Desde Mi Trinchera el 13 de Octubre de 2009 escribí sobre la relación del presidente ecuatoriano con Gaddafi: “El gobierno ecuatoriano no goza de una buena imagen internacional: es considerado amigo de las FARC, de haber sido financiado por este grupo subversivo, de alinearse con países del eje del mal como Cuba, Venezuela, Irán, considerado amenaza para la paz mundial y apoyador del terrorismo, cuyo presidente niega el holocausto considerándolo una mentira, con lo que ofende a los familiares de las víctimas de esta brutal exterminación. … A estas amistades ahora añade la de Gaddafi, dictador de Libia por 40 años, que recientemente recibió como héroe a Al Megrahi, el bombardero de Lockerbie, culpable del desastre del vuelo 103 de PanAm, encarcelado hasta hace poco y liberado por motivos de compasión por estar cerca de la muerte. Es sospechoso el criterio de las mentes lúcidas que los lleva a comprometer el futuro de los ecuatorianos relacionándonos con este eje maligno, aislándonos y convirtiéndonos en parias de la comunidad internacional por conseguir unos pocos millones de dólares manchados”.

El presidente ha mostrado que su juicio es sospechoso, con relación al tráfico de drogas, a sus aliados, a sus allegados, a los terroristas. En su Enlace Ciudadano No. 243 dijo que es un crimen que se haya ejecutado a Gaddafi, que defiende la soberanía de los países, la no intervención. ¿O sea que sólo vale el gobierno del dictador y sus seguidores pero no vale el gobierno de los rebeldes, sólo vale la intervención extranjera cuando es a favor de los dictadores pero no vale cuando es en contra? Gaddafi empezó su gobierno derrocando a la monarquía y terminó derrocado por gobernar como monarca. Es cierto que no debió ser asesinado, ni tampoco sus familiares, pero lo extraño es que el presidente no menciona a los tantos libios asesinados por el régimen de Gaddafi y el bombardeo a su propio pueblo levantado contra él. Dijo que diría lo mismo si eso le hubiese pasado a Pinochet. ¿Qué se puede esperar de una persona que cree que los narcotraficantes, por muy mula que sean, son víctimas de la sociedad y se solidariza con ellos cuando debe solidarizarse con las verdaderas víctimas del narcotráfico? Y por último, ¿qué de la influencia e intervención de Venezuela y Cuba en Ecuador?

El presidente dijo que debemos perseguir la cultura de la excelencia, pero ¿son sus amigos, Ahmadineyad, Chávez, Gaddafi, ejemplares de la excelencia? Dijo que no tolerará violaciones a los derechos humanos, pero ¿qué hay del derecho a la réplica que no da este gobierno? ¿Y el abuso de los medios de comunicación incautados y usados para denigrar a sus rivales? ¿Y la represión, los muertos y heridos durante la administración actual?

Dijo que el libro El Gran Hermano se basa en la versión de Fabricio Correa, “un tipo que miente a cada rato”. Antes el presidente dijo que conocía que su hermano tramitaba un préstamo de la CFN y ahora dice que jamás conoció de contratos de su hermano con el Estado. Dijo que su hermano es mentiroso, pero lo ha conocido toda su vida y sin embargo recibió gustosamente el financiamiento recaudado por él para su campaña. ¿Es este el amor por la verdad que el presidente pregona?

Dijo que la tasa de desempleo en Ecuador es 5.5%, más baja que en Alemania (6.6%) y EE.UU. (9.1%). Siendo así, ¿por qué no vienen de EE.UU. y Alemania a trabajar en Ecuador? En el Enlace Ciudadano No. 242 el presidente propuso, con cinismo, una ley que diga que político que mienta no pueda ejercer un cargo público o si ejerce un cargo público que sea destituído. El presidente debe renunciar inmediatamente porque es mentiroso, como lo he demostrado continuamente en mis programas radiales y mis artículos. Miente cínicamente y sin ruborizarse. ¿Quién le cree al presidente?

Artículos relacionados

La homosexualidad

El día viernes 29 de noviembre, se vio en el noticiero a un par bien presentados jóvenes de sexo masculino que caminaban cogidos de la mano, haciéndose filmar por una canal, desde la zona de Chile y 9 de Octubre hacia el Registro Civil del Estado.

Tenían puestas, junto a un grupo que los acompañaba, unas camisetas con logos de buen diseño y con un discurso aprendido de memoria.

Casi simultáneamente concurrieron dos de sexo femenino que también querían “casarse”, en Quito, y que manifestaron que venían a darles apoyo “moral” y para lograr que este hecho “común” se lleve a cabo; por supuesto vinieron ataviadas con las mismas camisetas del grupo.

No hay comentarios

  1. Saludos. En uso de la libertad de expresión que en forma tenaz se defiende en este diario digital, y por ende, por parte de la mayoría de sus articulistas y comentaristas, me permito reflexionar y discrepar por completo del contenido del mismo. Nadie tiene la autoridad moral para juzgar a otros, peor en los términos como se lo hace. Bueno, el tema Kadhafy merece más tiempo, ya que se constituyó en un mártir, y debe estar en el Paraíso, junto con las huríes y disfrutando de los placeres y satisfacciones que no púdo tener en esta tierra, llena de demócratas falsos y de doble moral.

    Napoleón Sotomayor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×