18 julio, 2024

Los dos hermanos Restrepo

Los siquiatras han dado diferentes términos de tiempo de reposición emocional para cada situación dura que se enfrenta: Desde una semana para un cambio de posición en la cama, hasta años por defunción de un cónyuge…

Finalmente, lo que jamás se supera: Pérdida de un hijo.

La familia Restrepo, con justa razón, mantuvo desde la desaparición de los dos jóvenes una campaña pública en calles y plazas de Quito y el país para conseguir que se investigara el asunto y que se descubriera a los culpables y cómplices; que incluso costara la vida de la señora madre.

En junio de 1995, la entonces Corte Suprema de Justicia, dictó sentencia en el caso Restrepo. Policías en servicio activo fueron sentenciados hasta a 16 años de prisión.

Fueron encontrados inocentes los coroneles: Gustavo Gallegos y Gustavo Zapata.

Insatisfechos, la familia Restrepo, presentaron ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos una denuncia.

Su fallo se dictó en mayo de 1998, concordante con una solución amistosa sobre el irremediable hecho.

El Estado ecuatoriano reconoció su responsabilidad en el caso, y se comprometió y pagó una indemnización de DOS MILLONES DE DÓLARES NORTEAMERICANOS (cuando regía el Sucre); además de realizar la búsqueda de los cuerpos de los menores.

Se hizo la búsqueda con resultados negativos.

Durante el actual Gobierno, la Procuraduría General del Estado contrató a la empresa Darwinvest para que haga una nueva búsqueda en la laguna.

Se determinó que ésta, desde los años 80, había incrementado significativamente su volumen.

Se lanzaron equipos de vanguardia: sonares Blue View y un robot PRO III, de los cuales se obtuvo datos para determinar una visión tridimensional de Yambo. En la segunda fase, un grupo de diez buzos (cinco parejas) trazó su recorrido. Trabajaron en espacios de cuadrículas de un metro y medio.

El miércoles 26 de agosto de 2009, la Procuraduría entregó el informe realizado por la empresa Darwinvest, en el que se concluye: ¡De forma clara y contundente! Que en Yambo no están los cuerpos de los hermanos Restrepo.

Pedro Restrepo, padre de los menores, al recibir el informe, manifestó que la familia no tiene ninguna objeción acerca del resultado, ya que ellos supervisaron el trabajo profesional desarrollado por los buzos.

“Philip Alston, relator especial de las Naciones Unidas sobre ejecuciones extrajudiciales presentó en Ginebra el índice de homicidios en el Ecuador, se ha disparado en los últimos 20 años y ha llegado casi a duplicarse, al pasar de 10,3 homicidios por cada 100 mil habitantes en 1990, a 18,7 en 2009”.

Por, entre otras, “una mayor actividad de la delincuencia organizada y el aumento del tráfico de drogas”.

Hoy es más grave por Leyes y actitudes permisivas que han fomentado el mayor problema de la nación: la violencia homicida.

¿Preguntas que afloran?: ¿Cómo así renace con tanto ímpetu el caso Restrepo?

¿Qué se busca? ¿Distraer la atención del Pueblo, mientras activan la prestidigitación de los impuestos, carestía de los víveres, fracasos de sus políticas?

¿Por qué se destruye a la Policía en particular y a las Fuerzas Armadas en general? Si es que son tan malos y “terribles”

¿Con quienes van a ser reemplazados? ¿Vamos a importar a peores personas, a quienes no les importe los actos genocidas?

¿Por qué a los cientos de asesinados, el Estado no les recompensa por su negligencia en dar seguridad, ni para el “entierro”?

¿No valen nada los niños inocentes asesinados en el suburbio? ¿Los indígenas? ¿Los manabas? ¿Esmeraldeños? ¿Los transeúntes?…

El primer cambio debe darse en establecer Policías Metropolitanos, que conocen sus pueblos y ciudades, a cargo de los Municipios y con el pago de la contraparte del Estado.

La Policía Nacional, entonces sí tendría suficientes miembros para resguardar el país y cada ayuntamiento respondería ante su gente.

Sobre todo, que se permita el portar armas, con el debido registro, para seguridad personal y barrial.

Muy pronto: “…La ciudadanía se tendrá que decidir entre los que votan a favor de los políticos sucios que no quieren cambiar y los que buscan una nueva forma de hacer política…” Claudio M. de Rosa.

Artículos relacionados

El derecho al trabajo y la seguridad ciudadana

El derecho al trabajo y la seguridad ciudadana, son dos hechos perfectamente relacionados y que se constituyen en un verdadero pedestal para el desarrollo y prosperidad de los pueblos del mundo, de aquí se derivan las acciones que cada Gobierno realiza para precautelar el derecho de los habitantes de su país, a disfrutar del trabajo generado por sus instituciones publicas y privadas.

El trabajo fortalece la mente, genera acción y a la vez cansancio, el que se recompensa con una razonable y justa remuneración que permita vivir en forma armónica y decente.

La seguridad ciudadana, parte del respeto que todo ser humano debe tener de las leyes que regular su ordenado vivir, partiendo de que su derecho termina cuando comienza el derecho de los demás…

El peor escenario

Miami, enero 14 de 2016 Durante el 2016, de acuerdo al calendario publicado por la OEA, se celebrarán tentativamente a lo largo del continente 11 elecciones en varios niveles de gobierno que […]

No hay comentarios

  1. Gracias por recordarnos la cronología de este caso, por hacernos reflexionar sobre las dudas de que el que se haya reabierto encierra. I por las soluciones presentadas.

  2. No nos olvidemos el gran incremento en auge delictivo se dispara a raiz de que nos prohibieron portar armas. Ahora solo los delincuentes estan armados y saben que las victimas estan desarmadas!

    Ya que menciona Ginebra, sabia que Suiza es uno de los paises más armados del mundo. Es donde hay mayor cartidad de armas de fuego per capita en manos de civiles! Ergo su bajo indice delincuencial.

  3. Estimado Dn. Jorge Reyes
    Efectivamente, en Ginebra, y todos los lugares o países que permiten portar armas, la delincuencia es menor.
    Acá el propósito de esa medida es otro.
    Cordialmente,
    Antonio Kure

  4. El propósito de desarmar a la población ecuatoriana, estaba en el libreto de la dictadura cubana que ha sido importada por Rafael Correa y sus rasputines. Desarmar la población, es una táctica diabólica, con el ánimo de evitar que esos mismos ciudadanos sufridos, o cabreados, como se dice ahora, se alcen contra el dictador y sus acolitas. En Libia era igual, hasta que los militares y los policías abrieron las Bases y cuarteles, para que el pueblo pudiese armarse y vencer al tirano. Es cosa hecha.

    En cuanto a su tema, bien enfocado por cierto. Opino que lamentablemente los desaparecidos hermanos Restrepo y sus deudos, son utilizados como torpe propaganda por el régimen. A ellos les importa un comino adonde fueron a parar los huesos de esos torturados hermanos; el régimen lo que quiere, es entretener al palco, para evitar que los famélicos ciudadanos, se den cuenta que los están matando de hambre, violencia y desempleo. También es una táctica, para encubrir la corrupción que carcome a este régimen. Toda dictadura necesita una banderola cada cierto tiempo, para mantener entretenida a la platea.

  5. Estimada Dña. Wilma Krauss Vega.

    Usted señala con mucha precisión los detalles, lástima que algunos de los miembros de la población, aún no se den cuenta.
    Reciba un cordial saludo,
    Antonio Kure

  6. Antonio: no quiero entrar en detalles sobre lo acontecido en aquella epoca. Mas si deseo dejar constancia de mi digusto: Cuando la familia Restrepo accepto, en su oportunidad, la indemnizacion como acto compensatorio dinero proveniente de los contribuyentes; No es dable que entablen nuevamente denuncias si previamente no cumplen ciertos condicionamiento:
    a) Desconozcan por escrito y ante notario su firma, por la cual aceptaban el resultado de las investigaciones;
    b) Devolucion INMEDIATA del dinero recibido a valor presente, pues este era parte del/de los acuerdos; y,
    c) Se obliguen a la firma de un documento por el que el padre, hermanos y demas familiares NO PUEDAN reclamar ningun pago compensatorio en caso no se logre encontrar los restos o indicios de los mismos.
    Un poco de respeto reclamamos los ciudadanos.

  7. Estimado Sergio,
    Muy oportuna y exacta tu opinión, sin duda deben entender que no pueden seguir usufructuando de la barbaridad nefasta de quienes – todavía cabe decir probablemente – cometieron un hecho imperdonable.
    Cordial saludo,
    Antonio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×