18 abril, 2024

Poema Semanal: Alma Fuerte

Pedro Bonifacio Palacios, poeta argentino que escribió con el pseudónimo de Almafuerte, nació en San Justo, en el suburbio oeste de Buenos Aires en 1854. Su primera carrera fue como pintor, pero al no lograr una beca de estudios en Europa, se dedicó a enseñar y a escribir. Entró en política y sus escritos mordaces le valieron más de un revés en su vida. Llegó por elección a la Cámara de Diputados y fue columnista del periódico “El pueblo”.

Entre sus obras más brillantes están sus “SIETE SONETOS MEDICINALES”: “¡Avanti!”, “¡Piu avanti!”, ¡Molto piu avanti!”, “¡Molto piu avanti ancora!”, “¡Moltisimo piu avanti ancora!”, “¡Vera violeta!” y “La yapa”.

Vamos a presentar aquí uno de ellos: “¡Piu Avanti!” que demuestra su fuerza y empuje:

¡PIU AVANTI!
Almafuerte

No te des por vencido, ni aún vencido,
no te sientas esclavo, ni aún esclavo;
trémulo de pavor, piénsate bravo,
y arremete feroz, ya mal herido.

Ten el tesón del clavo enmohecido
que ya viejo y ruin, vuelve a ser clavo;
no la cobarde intrepidez del pavo
que amaina su plumaje al primer ruido.

Procede como Dios que nunca llora;
o como Lucifer, que nunca reza;
o como el robledal, cuya grandeza
necesita del agua y no la implora…

¡Que muerda y vocifere vengadora,
ya rodando en el polvo, tu cabeza!

Artículos relacionados

La pobre viejecita

Otra hermosa historia es la de esta pobre viejecita, que no tenía prácticamente nada. Esta es otra historia de Rafael Pombo, poeta colombiano del que ya hemos hablado y que tiene una extraordinaria facilidad de versificación y nos demuestra con esta poesía, su fino humor. Conozcamos a esta pobre viejecita:

La pobre viejecita
Rafael Pombo

Érase una viejecita
sin nadita que comer,
sino carnes, frutas, dulces,
tortas, huevos, pan y pez.

Los motivos del Lobo

Félix Rubén García Sarmiento nació en 1867 en Metapa, hoy Darío en honor a él, Metagalpa, Nicaragua. Es el principal representante del modernismo literario español. Conocido como el Príncipe de las letras castellanas.

Aunque su padre era de apellido García, su familia paterna era conocida por generaciones como de apellido Darío. Vivió su primera infancia en León con sus tíos abuelos materos de apellido Sarmiento a quienes consideró sus verdaderos padres, tanto que en la Escuela se llegó a firmar como Félix Rubén Sarmiento. Fue alumno de los Jesuitas. Tuvo muy poco contacto con su padre, a quien llamaba Tío Manuel y con su madre, quien después de su separación definitiva con su padre se fue a vivir con su nueva pareja en Honduras.

No hay comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×