25 junio, 2024

Fuiste lo mejor que nunca tuve…

Tus ojos me dijeron lo que quieres y no puedes.

Miras de una manera tan preconcebida, que por momentos me creí querido.

Tu mirada revela las incontrolables pasiones de tu intimidad.

Son arrebatos que le otorgan legitimidad a mis locuras.

Vives una realidad disfrazada por tus fantasías.

Soy una parte de tu vida…

Estoy en el lugar que me pertenece por derecho propio.

Deambulo en tus entrañas como la más recóndita de tus perturbaciones.

Tu única verdad he sido yo…

Existo porque no puedes extinguir a tú sentir.

Has sido mí mayor quimera.

Te sentía mía porque eso era lo que yo quería;

Ahora en mi cordura, vivo una nueva realidad.

Existes aunque mí razón me dice que no debes existir.

El recuerdo de tus besos seguirá cubriendo los lugares que llenaste 

Con suspiros.

Solo recordaré los te quiero que no te pude decir.

Fuiste lo mejor que nunca tuve.

Te recordaré hasta que ya no pueda recordar.

Serás la historia que se esconda en mi memoria.

Vivirás en el callado tiempo que ninguna vez se dio.

Eres la mayor inexistencia de mí nunca jamás…

Lo que deba suceder; sucederá.

Todo está contemplado en la velocidad del vivir…

 

Artículos relacionados

La leyenda del mojón

Juan Pedro López, Payador, poeta y actor uruguayo, conocido con los seudónimos de “Pata brava” y “El león”, nació en Echevarría (Canelones), Uruguay en 1885 y falleció en Montevideo, en La Unión, en 1945.

Autor entre otras obras de “La Leyenda del Mojón”, comenzó muy joven actuando en los cafetines barriales de Montevideo, y en 1910 cruza a la Argentina, donde conoce y actúa con Gabino Ezeiza y José Betinotti entre otros. En 1929 fue a España invitado por el célebre aviador Ramón Franco Behamonde, hermano del dictador Francisco Franco, a quien le cantó la proeza de su travesía en el “Plus Ultra” cuando entre los días 22 de enero y 10 de febrero de 1926 atravesó el Atlántico en un hidroavión, desde la Provincia de Huelva hasta Buenos Aires, obsequiándole éste una valiosísima guitarra española que se conserva hoy en el Museo Aeronáutico. Ramón Franco era ya famoso, cuando su hermano Francisco era un casi desconocido oficial de colonias españolas, y el mismo Gardel lo hizo célebre, con el tango “Franco y galán” que cantaba sus glorias.

Mí reencuentro…

Cada vez que te encuentro me reencuentro con el profundo amor que te profeso. El inconmensurable sentimiento que yo siento tiene su propia vida. Subsiste por su esencia; es inextinguible. Es el […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×