14 abril, 2024

Viejo pendejo

Así me llegó el mensaje. Mis críticas a la forma como se redactaron las bases para convocar al Salón de Julio me valieron el doble apelativo. Uno descriptivo y otro descalificativo. Creo que es cosa de cotilleo y no una de esas frases rápidas y ocurridas que tiene nuestro burgomaestre cuando conversa en su despacho delante de muchos funcionarios.

Posiblemente algunos colaboradores y simpatizantes no encuentran otra explicación para entender que un ex concejal de la misma tendencia política del alcalde Nebot, exprese una opinión crítica a una decisión administrativa que desnaturaliza las bases del Salón de Julio. Parecería que para algunos la lealtad a una línea política pasa por un cedazo de la incondicionalidad. Si es así, hasta luego y gracias.

Reitero mi criterio de que no cabe ninguna prohibición para participar y que el prestigio de una exposición queda en manos de un Jurado. Es simple y sencillo de entender. Se han gastado 2,100 fotocopias a todo color de producciones artísticas grotescas a mi gusto, para sacándolas del contexto que consta en el catálogo de otras exposiciones donde ya han concursado, repartir boletines de prensa entre las personas que ellos consideran hacen opinión pública en la ciudad. A mí también me llegó, y gracias por la consideración al reconocer que hago parte de esa opinión que quieren doblegar.

En el boletín de prensa enviado se pregunta ¿quisiera usted que estas obras se puedan exhibir en el Salón de Julio?. Unos creen que no. Yo creo que sí. Por expresarlo y racionalizar mi opinión, me condecoran con dos medallas; la de viejo, y pendejo además.

Viejo soy y me ha tomado mucho trabajo llegar a serlo. No me ha sido fácil tras 25 cirugías y un cáncer superado. Hace un año y medio me jubilé completamente y desde ese momento me dediqué entre otras cosas a investigar que es lo que está pasando con esto de las redes sociales. Ya en 1.986 había comprado mi primer computador y he estado atento a la revolución tecnológica. Decidí siguiendo la evolución de las especies, que los dinosaurios no la pudieron superar. Accedí a una cuenta de TWITTER hace un año. El Facebook me parecía demasiado banal. El twitteo me divierte, interactúo con gente que nunca hubiese podido conocer por otra vía, y he hecho nuevas amistades gracias a lo cual recibo la ventisca de sus corrientes de pensamiento y rebeldía. Gracias a mi página blog he recuperado mi capacidad de opinar con mucha libertad.

Lo más importante que me ha aportado esto del TWITTER es poder escuchar la diversidad de opiniones que hay y la riqueza humana que se encuentra detrás de una juventud participativa que antes no tenía la oportunidad de expresarse. Que bello que es poder envejecer rodeado de juventud. Cuando le deseo eso a toda persona y especialmente a Melvin Hoyos quien el 1 de septiembre cumple recién 55 años de edad. Parecería mas según los rasgos de su rostro, estropeados quizá por la enorme preocupación y responsabilidad de tener que vigilar aquello de la pornografía y del sexo explícito que lo encontramos por doquier. Quedarse mucho tiempo en un museo puede ser un factor de envejecimiento precoz. No lo sé.

Entonces sabiendo todos que soy ya un viejo a pocos días de cumplir los setenta años de edad que muchas veces no los pensé alcanzar, me queda analizar esto del pendejo que es lo que realmente me inquietó.

Como dicen los humoristas hay todo tipo de pendejos. Los hay jóvenes y viejos, altos, bajos, gordos y flacos. Hay pendejos a tiempo completo y hay quienes se hacen los pendejos pero que a la hora de la vida son sapísimos de verdad. Hay pendejos twitteros, y hay también pendejos convencionales. Hay pendejos con opinión y otros que no la tienen y que les basta descalificar a los que la tienen calificándolos de pendejos y si son viejos, tanto peor.

La clasificación es interminable y todavía yo no me puedo clasificar. Mientras eso sucede voy a aceptar el término de pendejo solamente si este viene de alguien mas pendejo que yo.

Tomado de http://www.henryraadanton.com/2011/07/viejo-pendejo.html

Artículos relacionados

Mis principios son mis fines

Pareciera que estoy diciendo un disparate y sin embargo es la forma como deberíamos proceder todos, si quisiéramos que el mundo fuera un sitio digno de ser habitado por seres pensantes.

Los principios deben ser nuestra forma de vida. Si siguiéramos esta simple regla, nos sería imposible manipular la verdad como pretendemos manipularla en general en nuestro accionar diario. Para pasar por ingeniosos o inteligentes, buscamos pensar con picardía y demostrar que podemos encontrar alternativas válidas a la verdad. Desafortunadamente la vida nos lleva luego a querer continuar con estos éxitos y empezamos a falsear la verdad para ponerla a nuestra conveniencia y creemos que continuamos obrando dentro de nuestros principios y que somos honestos, cuando estamos obrando en contra de las buenas normas y la moral. La moral en su esencia está genialmente descrita por nuestro prócer Don José Joaquín de Olmedo en su Alfabeto para un niño, cuando dice: “Moral, la sana moral consiste en amarse bien, en hacer a todos bien y en no hacer a nadie mal”.

No hay comentarios

  1. estoy de acuerdo con Ud. de que el tener una tendencia política determinada no implica pensar o coincidir en todo con el o los líderes de la misma. El criterio propio es algo que debemos defender por que nos define.
    Desgraciadamente hay quienes piensan que si no se ponen del lado de quien los dirige van a quedar avergonzados ante su entorno.
    Lo de la clasificación me resultó muy divertida.

  2. Sí por defender la libertad de expresión del arte, por un lado; y de opinión, por otro lado, se es pendejo, pues Henry, un pendejo mas joven que usted, no se si mas o menos pendejo, lo saluda y le expresa su respeto y admiración.

    La inspiración y la capacidad creativa deberían ser los únicos límites en el arte; lamentablemente la poca inteligencia y tolerancia son los limites en el pensamiento de algunos funcionarios que por su continuidad se sienten eternos.

    Apoyo y apoyaré al alcade de mi ciudad cuando, de acuerdo a mi pensamiento y convicciones esté obrando bien. No lo apoyaré y observaré su comportamiento, cuando no corresponda o contraríe el respeto a las personas y a sus derechos fundamentales, creo que es algo que debemos hacer todos los habitantes del país, con todas las autoridades, sin distingos, sin miedos y sin otro objetivo que no sea el bien del país, el no hacerlo sí nos convierte en una bola de pendejos!

    @JabbaTheClub

  3. Bien dicho Henry! Primeramente, este señor tampoco es un «teenager» de veinte y tanos años para tomar los años como «ofensa»… y segundo, no se da cuenta que TODOS vamos avanzando en edad y que algun dia, el también llegara donde tu estas… Como dices, con mucha honra y bastante esfuerzo has logrado llegar a tus setenta y eso ya de por si es una bendicion, a la que se añade la madurez y la sabiduria que solo los años te dan y que te hace impermeable a comentarios de pendejos que se las tiran a «sapos», pero que no dejan de ser clasificados como pendejos como decia Facundo Cabral… algun dia, el tambien sera un «viejo pendejo»… tiempo al tiempo…de eso, NADIE se escapa!

  4. Parece que la falta de imaginación y criterio de los encargados del Salón de Octubre», también la aplican a los insultos que hacen.
    Que se sepa el ser «viejo» no es una degradación ni constituye una verguenza para nadie, de manera que utilizarlo como insulto me parece de personas muy pobres de espíritu y de vocabulario.

  5. Fuerza, Henry.

    La razón por la que te han llamado «viejo pendejo» no tiene NADA QUE VER con tu condición — sólo tiene ÚNICA Y TOTALMENTE QUE VER con la condición de esos pobres seres. Todos sabemos que el recurso del mentalmente incapaz y emocionalmente túrpido es insultar cuando se queda sin «argumentos» (que nunca los tuvieron para comenzar). Esa es la única explicación necesaria para ese infame abuso verbal por parte de esa gente.

    Suerte y ten un buen día.

  6. COMO NO HE SEGUIDO LA POLEMICA SOBRE LAS «OBRAS DE ARTE» Y TAMPOCO SE CUAL DE NUESTROS COIDEARIOS TE HA LLAMADO «VIEJO PENDEJO», NO ME QUEDA MAS QUE PARA DECIR ALGO, QUE SOFOCLETO ACONSEJARIA A CUALQUIERA, SEA VIEJO O JOVEN, QUE ENTRE UN «PENDEJO A LA VELA» Y UN «PENDEJO AL CUBO» ES PREFERIBLE SER
    UNO «AL CUBO», POR QUE ESTE SI SERIA UN «SEÑOR PENDEJO», A LO ANCHO, ALTO, Y PROFUNDO. EL OTRO NO SERIA MAS QUE UN PENDEJO AL VIENTO.
    TEN PACIENCIA, HENRY Y RECIBE UNA VEZ MAS, UN ABRAZO.
    GABRIEL AQUIM CH.

  7. A UD NO LE LLEGA ESE INSULTO DE PENDEJO», EL QUE LO DIJO SI LO ES…YA NADA LLAMA LA ATENCION EL MAL EJEMPLO DE INSULTOS, A LA MUJER, AL ANCIANO, AL RICO ETC, VIENE DESDE QUE ES PRESIDENTE CORREA, ESA ES LA REVOLUCION DE LOS INSULTOS Y OFENSAS AL PROJIMO….VIVA GUAYAQUIL INDEPENDIENTE!!

  8. Piero escribio una canción que es un himno latinoamericano «viejo mi querido viejo», que sería «sabio mi querido viejo», usted es un señor muy apreciado por muchos que no hemos tenido el gusto de haberlo tratado pero lo conocemos por su condición de gran guayaquileño Henry, su opinión es valiosa, repensada, aporta al debate de las grandes ideas en la búsqueda de un mundo mejor para todos,su sabiduría nos orienta a todos, le envío un abrazo

  9. Tengo el gusto de reconocer la sabia rectitud de mi amigo Henry. Si lo que se deseaba era que no gane el concurso cualquiera de estas obras, era de cuestión de, como jurado calificador, no adjudicarles ningún premio y para ello, escoger personas sensatas como jurado. Prohibir determinado tipo de obra, es contraproducente, pues genera cuestionamientos y reacciones como las que debimos vivir. El mundo ha cambiado mucho y ahora para ser artista hay que ser grotesco, así como la forma de peinarse o de vestir llamativamente, para destacar. Bien por Henry. El hombre no es por lo que de él dicen, sino por lo que él es. Me recuerda a Samaniego: «Cuando un mastín forastero / cruza por una ciudad / gozques de la vecindad / le van a oler el trasero.
    El mastín, grave y mohino / ve la turba que babea, / alza la pata, los mea / y prosigue su camino.»

  10. Estimado Henry deploro que le hayan dado ese calificativo, así como deploraría a falsos artistas que lo pinten como un «viejo pendejo» y así querer participar en alguna distinguida casa de exposición.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×