19 abril, 2024

Entre el Sida y el Cáncer – El desenlace final (3)

Finalmente es imposible no comentar la actitud de los Vargas Llosa, padre e hijo, principalmente el primero. Es innegable que la obtención del Premio Nobel potenció grandemente la popularidad de Mario Vargas Llosa a nivel del todo el país lo cual le otorgó en este preciso momento, una aún por cuantificar pero innegable influencia a nivel de opinión pública. Bien se podría afirmar que una parte del estrecho margen con el que Humala ganó la Presidencia, se lo debe a este apoyo del inefable “escribidor”. La incongruencia aquí estriba en que luego de pasarse alrededor de 30 años promoviendo una filosofía política calificada acertadamente por un analista de muy clara visión conceptual como “liberalismo salvaje”, al final casi de su trayectoria pública venga a apoyar frontal y radicalmente a quién hasta hace muy poco se ubicaba en sus antípodas ideológicas, propugnando tesis opuestas a las de Vargas Llosa. Por cierto el escritor, en el más puro estilo del “capitán Araña”, (el que embarca a la gente y se queda en tierra), no vino al Perú a votar aduciendo un extremo cansancio generado por “la intensa labor desplegada para promover la campaña de Humala”. Parece que habló mucho por teléfono y eso le causó un agotamiento que indujo a su médico de cabecera a “recomendarle el abstenerse de volar en avión”…

Igual es el caso del hijo, el también inefable “niño Alvarito”, como lo motejó una comentarista política limeña, que luego de haber sido hace varios años coautor del célebre libro llamado “Manual del Perfecto Idiota Latinoamericano”, en el que se atacaba despiadadamente a todos aquellos que profesan las ideologías afines a las que siempre ha defendido Humala, terminó al igual que su padre, apoyando a dicho candidato que ciertamente pertenece a la categoría que en su libro tan duramente criticó. Ahora se lo menciona como aspirante a la Cancillería, lo cual implicaría una serio golpe para la diplomacia peruana, asentada en el Palacio de TorreTagle, tradicionalmente manejada por auténticos profesionales de la materia lo que la llevó a ser una de las mejores del subcontinente.

¿Qué movió a los Vargas Llosa a dar tan patético espectáculo? Nadie duda en el Perú de que la motivación es un resentimiento “añejado” por 21 años, por la jamás asimilada derrota electoral que sufriera en 1990 el escritor ante el hasta entonces desconocido Alberto Fujimori. Para comprender más las raíces de esta incoherente actitud hay que leer a Dn. Gregorio Marañón, en su obra “Tiberio, historia de un resentimiento”, especialmente el capítulo 2, (“Teoría del Resentimiento”). Ahí están pintados los Vargas Llosa de cuerpo entero.

Ahora el Perú mira al futuro, ciertamente con muchas dudas y preocupaciones. Ganar por apenas un tres por ciento indica cuán profunda es la división del país y para cualquier político medianamente perspicaz, obligaría a aceptar que no es un “cheque en blanco” ni un mandato absoluto como aquellos a los que hasta el último Referéndum, estuvo acostumbrado nuestro presidente Correa, y como a cualquier candidato ganador le gustaría recibir de los electores. Ciertamente el país demanda, y con innegable razón, menos macroeconomía y más inclusión social, pero tampoco desea un cambio radical de sistema y en eso estriba el desafío que el humalismo tiene por delante, lo cual obligaría al candidato ganador a archivar muchas de las ideas y políticas que durante mucho tiempo propugnó y a frenar los ímpetus de algunos de sus allegados conocidos por su radicalismo ideológico, entre los que se comenta, militaría incluso su esposa, a la que desde ya muchos consideran la candidata a sucederlo en las elecciones del 2016.

En los primeros días luego de la elección, el ganador ha mantenido la misma tónica moderada que adoptó en la campaña de la segunda vuelta, reuniéndose incluso con las cúpulas de los sectores empresariales con los que según se conoce, el diálogo fue franco y cordial, con aparentes buenos resultados iniciales. Es un camino que recién comienza y como todo lo vinculado a este gobierno, de futuro incierto. Lo positivo es que haya diálogo, ojalá no termine siendo entre sordos.

Otro innegable factor de duda sobre el candidato ganador, surge de su matriz ideológica en este caso de su entorno familiar, compuesto por un padre muy dominante y de pensamiento definitivamente radical y hasta racista, (promotor de que en el Perú sólo queden los de piel cobriza, los demás afuera…). Su madre, sus hermanos y su misma esposa, finalmente, aunque quizás no tan radicales como su padre, no son ciertamente conocidos por su moderación ideológica.

La actual coyuntura peruana es la de una sociedad muy moderna en lo económico y empresarial pero no tanto en lo social y político, se podría decir que está a mitad de camino en un “cambio de época”, como lo definiría Correa. No hay que descuidar tampoco el foco de agitación que constituye el sur-este del país, la región fronteriza con Bolivia, cuya población está integrada principalmente por integrantes de la etnia aymara, que como es sabido se ubican en ésa región peruana, en Bolivia y en las zonas norte de Chile y Argentina, y no es ningún secreto que los aymaras se consideran a sí mismo una nación aparte, alentando sentimientos innegablemente separatistas.

La crisis de los partidos políticos, tan semejante a las de varios países de la región, vuelve indispensable el que la sociedad en su conjunto se replantee a sí misma y promueva urgentemente una nueva generación de líderes que formen nuevos partidos políticos, so pena de continuar de aquí en adelante en manos de populismos, que pudiendo ser más o menos radicales, serán siempre movimientos tan efímeros como sus líderes, “hechos a la medida” para alguna elección y sin ninguna proyección de futuro y sin que aporten nada a un auténtico “proyecto país”.

Ciertamente el ganador ha sembrado quizás demasiadas expectativas a lo largo y ancho del país, muy grandes e incluso algunas cargadas de revanchismo y si no se satisfacen podrían generarle serios problemas al futuro gobernante, por lo menos a mediano plazo, frente a ése tercio del electorado que constituye su “voto duro”. Y si las satisface, los problemas serían con los otros dos tercios que no lo apoyaron inicialmente y que definitivamente no comparten ideas radicales sino todo lo contrario, lo que realmente desean es la consolidación del proceso que se viene desarrollando en el país en las últimas dos décadas. Difícil situación la de Humala, que ahora tendrá que aprender, por las buenas o por las malas, que “una cosa es con guitarra y otra con violín”, y tendrá que desarrollar al andar un sentido de equilibrio para el que muchos políticos más duchos y experimentados que él, han demostrado a lo largo de la historia de la humanidad, no estar preparados cuando como a él, les llegó su hora.

Humala y el Perú caminan desde ahora en la cuerda floja.

Artículos relacionados

¿Qué estaremos escogiendo en la elección presidencial?

Fundamentalmente votaremos por el estilo de vida que preferimos para existir.

Se plantearán algunas alternativas, cuya sinopsis estará comprendida en: -Volver a la época del trueque y oscurantismo; -Un sistema teócrata; o, -Un capitalismo de beneficio y espíritu de preocupación social.

En general, la comida es una gran parte de la cultura de los países. Las comidas son un modo de simbolizar los lazos familiares, por eso la usaremos para una visualización de la idea.
Hay en el mundo, incluso entre nosotros, comidas raras, consideradas delicias, que quizás muchos de nosotros no nos atreveríamos a comer: ¡Ratas a la parrilla, incluso en España! Chinches acuáticas gigantes como se comen en Tailandia.

Por Guayaquil independiente

Las frases escritas en “negritas” corresponden a la bella  Canción del 9 de Octubre  -que en 1918 fue declarada Himno Oficial del 9 de Octubre- cuya música fue compuesta por doña Ana […]

No hay comentarios

  1. Aquí hay un solo gran perdedor. Y ese es Mario Vargas Llosa. Él no es un adepto de la democracia.

    Jamás explicó quién de los candidatos representaba al sida, o cual de ellos era el cáncer terminal. Él solo se limitó desde lo alto de su autosuficiencia a decirle a los peruanos, lo despreciables y retardados que eran por haber abortado a esos dos candidatos con peste.

    La comparación odiosa y el desprecio por esas dos graves enfermedades, solo nos revela la estupidez y la maldad de ese escritor de bolsillo*. Eso quiere decir que él no tiene ni la más mínima compasión por los pacientes que soportan esas terribles dolencias, ni por los familiares que sufren con ellos. Se burló de los enfermos, al tratarlos como si fuesen leprosos o parias, a quienes la sociedad peruana debiera excluirlos.

    Cabe recordar que el Marqués español, Mario Vargas Llosa, en los años sesenta era un fiel defensor de Fidel Castro, cuando se las daba de guerrillero de cafetería, sentado cómodamente en un bar situado en la Place de la Bourse en Paris. Luego se reconvirtió al liberalismo, para postular como candidato a la presidencia del Perú; presidencia que le fue arrebatada, según sus propias palabras, por el chino, como suele llamar despectivamente al rector de universidad que fue Fujimori. Vargas Llosa estaba convencido de que la presidencia del Perú, le pertenecía por inercia, dada su alta importancia como persona. Nunca le perdonó a Fujimori que hace 21 años lo haya dejado vestido para la fiesta.

    Su última transformación, fue decir que no apoyaba la guerra de Irak, desde ya para hacerles buena carita a los jueces noruegos. Cuando todos conocíamos de memoria su americanismo exagerado. Es un verdadero camaleón, ese escribanillo.

    Vargas Llosa es malvado como ser humano. Nunca será un Mandela que después de pasar 27 años preso, supo perdonar a sus carceleros. V. Llosa todo lo que ha pasado preso por su supuesta militancia, han sido 90 miserables minutos en un aeropuerto, cuando se fue a echarle carbón Chávez. No, Vargas Llosa nunca será un Mandela porque su petulancia e intolerancia, jamás le permitirán perdonar a sus contrarios. Tampoco jamás podrá escribir o compararse con un André Malreux, o con Albert Camus. No les llega ni a los talones. Ni siquiera con aquel, a quien odia tanto, el colombiano Gabriel García Márquez.

  2. Los aymaras podrán hacer lo que les dé la regalada gana, pero el centro financiero y político, está en Lima. Allí Keiko Fujimori obtuvo el 57% de votos favorables. Las decisiones se toman en la capital que se sepa. Humala va a tener que caminar sobre huevos, si no quiere que la Bolsa de Lima siga mandándole serias advertencias.

    Una anécdota sobre el escribanillo Vargas Llosa, él no fue capaz de regresar de Europa a votar por el candidato comunista que él apoyaba, porque le vale gorro el destino de los peruanos; pero en cambio había que verlo como se apresuró a votar en 1ra Vuelta por el inútil y tonto útil de Toledo – 15% que le valió la 4ta posición – que a las once de la mañana de ese domingo, ya estaba archiempapado de scotch.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×