19 abril, 2024

Calígula: O recuerdos del presente

Pocos han sido los tiranos que no han terminado vertiendo su propia sangre. ..
Muy poca cosa es el ser humano! JUVENAL.

¿Contradicción? ¿Sólo información oficial? ¿Ausencia de otras referencias? Dicen que el pasado es fuente de fantasmas. La cotidianidad, eso sí, en muchas ocasiones, los transforma en realidades vigentes… Es que la idiotez, la imbecilidad, la torpeza desde que el mundo es mundo, y alguien trató de acaudillarse en la sociedad creada, subsisten en un jolgorio permanente desde el protagonismo patológico del poder… Calígula es la síntesis de la inhumanidad sin límites. Representa, además, la infausta presencia de todos los césares! “En un primer momento Calígula fue popular, algunas medidas sensatas iban acompañadas de espectáculos extravagantes. Su crueldad e irresponsabilidad enseguida se hicieron patentes y una seria enfermedad probablemente afectó su cordura”. Estos datos de la Historia del mundo antiguo de la editorial Akal están ampliados, con un estilo biográfico muy personalizado, por Suetonio.

Y Suetonio, en el más agradable de los estilos literarios, nos entrega, con mucha sutileza e ironía, el recuento de las vidas de los gobernantes de la Roma imperial. ¿Vidas inútiles? ¿O ejemplos vivos de cómo el mal uso del poder político envilece? Muchos sobrenombres identificaron a Gayo César. Empezando por el propio Calígula había otros como “Piadoso”, “Padre de los ejércitos”, “César Óptimo Máximo”, “Júpiter Laciar”. Y para cerrar el círculo de su pronunciamiento paranoico, ordenó construir un templo propio para reverenciar su divinidad, apoyado por los rituales de un sacerdocio con víctimas muy selectas. Luego puso en venta las dignidades del templo acumulando millones de los dineros de entonces. ¿De ayer? ¿De hoy? Como que esto de declararse majestad, en algún gobernante, deviene de la bestialización del poder… Alguien que está fuera de sí. Que menosprecia su propia vivencia!

Ah! Calígula… Violador empedernido. Ninguna de sus hermanas escapó de las garras de sus vicios. A todas, incluidas sus esposas, obligó a prostituirse. Criminal sin escrúpulos. Cualquier gesto contra su persona o contradicción a su palabra significaba la muerte. “Cuando iba de paseo, se consideraba un acto criminal y digno de muerte mirarlo desde un lugar elevado…”. En cuanto a sus matrimonios, explica Suetonio, “no es fácil discernir si fue más desvergonzado al contraerlos, o al disolverlos y mantenerlos”. Estafador. Chantajista. Exigía dinero por las obras de Estado a los contratistas. Obligaba a los padres a presenciar la muerte de sus hijos. Defendía la crueldad de un gobernante como “algo ineludible”. ¿Cómo administrar la cosa pública sin presionar con el temor, las represalias, las persecuciones, las delaciones, los secuestros? O sea, ¿cómo administrar la cosa pública sin violentar la ley, el orden constituido y la justicia? ¿Basuras del pasado o argucias del presente?

Inventaba guerras y confrontaciones, en las que declaraba ser víctima, pero mostrando despojos y cadáveres de sus contrarios, para exigir la ovación en los triunfos! El lema de su tío Tiberio “que me odien con tal que me teman” lo hizo suyo. Pero, en verdad, nadie le odiaba. ¡Mas bien era despreciado por todos! Decía que su vida, en calidad de gobernante, podía haber sido más fácil, si todo el pueblo romano hubiera estado conformado por una sola cabeza; pues de un solo tajo quedaban solucionados todos los problemas, al cercenar dicha cabeza de su cuerpo… Dilapidó el tesoro fiscal. Año por año. En bonos, espectáculos y vicios. Según su sabio y divino criterio tenía derecho sobre las propiedades de cada romano dueño de algo. En este sentido, y por eso, exigía impuestos particulares para sus bolsillos. Y algunas veces presentó a su caballo Incitato, en las elecciones senatoriales, para el nombramiento de Cónsul.

Tres años de gobierno. 29 de vida. Y murió!. El puñal terminó para siempre con la locura de su miedo y evitó más efectos de sangre en su destino…“¿Qué puede esperarse para un hombre- insistía Juvenal- que no se siente generoso ni para satisfacer sus vicios?”. ¿Fue hace mucho, mucho tiempo? Al menos, esa clase de Calígula ya no está. Pero siempre persisten en renovarse. Viven a la espera… De acuerdo a las circunstancias. Según las condiciones. Cambia a veces las formas.

Aparentan otro objetivo. Planifican en su querer de mentiras y engaños otras metas. Es que el poder por el poder sigue siendo fuente de malversación de virtudes, destrucción de honestidades, generador de envilecimientos. Hoy, de nuevo en algunos lugares, la algarabía populista busca engullir al planeta. ¿Rezagos, en una nueva versión del siglo XXI, de la obscenidad política imperial del primer siglo de nuestra era? Ojo, entonces… Los émulos de Calígula insisten en pisar nuestras huellas…

Artículos relacionados

Incertidumbre jurídica

Esta vez, el propio Presidente de la República, reconoce la “Incertidumbre Jurídica”, que las Cámaras de la Producción denominan “inseguridad jurídica”. Inseguridad jurídica, que la vienen reclamando, los sectores productivos, hace 10 […]

La entrevista de Bolívar y San Martín: Segunda Parte

Entre fines de 1821 y Enero de 1822, Guayaquil vivió días de zozobra por la actitud de las tropas colombianas acantonadas fuera de la ciudad, bajo la responsabilidad de Sucre y otros oficiales colombianos que habían llegado antes que él.

Ellas amenazaron enfrentamientos contra las tropas guayaquileñas y peruanas, lideradas por José la Mar, quien había sido enviado por San Martín. Cuando Sucre y las tropas se ausentaron para dirigirse a Cuenca, la ciudad temporalmente regresó a la calma hasta que Bolívar envió a un emisario para instruir a Olmedo ordenar enarbolar la bandera colombiana.

No hay comentarios

  1. Saludos: Discrepo completamente la oculta intencionalidad contenida en esta opinión. Ojalá llegue un verdadero tirano a este país y a Sudamérica, para que el tenga un verdadero asidero este pretendido paralelismo. Desde 1830 hasta la fecha ha existido un tirano de las proporciones aludidas. Todavía nuestro querido Ecuador sigue siendo una Isla de Paz, hasta la fecha. Hay que recordar que la historia es matizada de acuerdo a quien la escribe, y quien la escribe, generalmente, son los vencedores, no los perdedores.

    Napoleón Sotomayor

  2. Gayo Germanico, Octavio, Tiberio,Caligula nefasto Emperador de la familia Julia al igual que su tio Tiberio y posteriormente al conocido como el Anticristo Neron; son la crueldad vestida de Poder, poder que en aquellos tiempos igual que ahora, con revueltas se los tumbaba, y se creaban gobiernos a dedo o interinos…al igual que mi predecesor estos ya existieron y murieron jovenes mucho mas jovenes que nuestras injurias…la historia los castigo…el diablo los acogió al igual que nuestras ideas…el morvo polítiquero de Juan Calvino ve su historia como la quiere entender…Lea Marcos 14 y no me acuerdo «…De que le vale al poderoso octener riquezas, poder, si al fin y al cabo pierde su alma»…amen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×