23 abril, 2024

SI o NO

No me gusta el NO. Suena feo, restrictivo, aburrido. El SI tiene su dosis de aventura, de divertido y de optimismo. Posiblemente viviríamos mejor aprendiendo a decir SI a toda nueva oportunidad que se nos brinde, a toda invitación que se nos haga, a cada apetencia que nos de la vida. Quienes acumulan más SI durante su existencia seguramente la habrán pasado mejor, habrán sido más intensos y experimentado más sabores que aquellos que tuvieron el NO en la punta de la lengua. Claro que el NO se identifica mejor con la prudencia y suele repeler las tentaciones que nos atacan con tanta furia y menuda frecuencia. Digámoslo en sencillo, el SI es la sal de la vida, su condimento y su picante, mientras el NO equivale al estar a dieta. Más saludable aunque aburrido y monótono.

Repasando mi biografía que la estoy redactando lentamente como para evitar terminarla, he comenzado hacer el inventario, y creo que los NO vencen con la largura. Una pena me he dicho. Hubiese querido que al menos se produjera un mejor equilibrio.

Estoy imaginando como sería ahora mi destino y adonde me hubiese llevado el destino comparado con mi realidad presente. Posiblemente no tendría ahorros, o hubiese tenido muchísimo dinero mal habido, hubiese tenido mujeres por triplicado, habría hecho el amor en ascensores, aviones, trepado en un árbol, encima de un rosal, en el césped además de la playa, y en la nieve del mismo Chimborazo. Hubiese tenido una docena de hijos de distintos vientres, mi salud estaría quebrantada por el tabaco, el alcohol, y por supuesto con la marihuana o cocaína, mientras que hasta en beber Coca Cola he sido juicioso y prudente. La Red Bull ni siquiera la he probado. Quizás hubiese tomado atajos para enriquecerme con un porcentaje de la enorme masa monetaria que ha pasado por mis manos, hubiese traicionado a familiares y amigos, y muy probablemente no estaría escribiendo mi autobiografía por vergüenza, o por ocultar situaciones nada convenientes que afloren en aras de aquello que socialmente se llama buen prestigio y que solemos fabricarlo en forma de caretas para lucir en esas fiestas de disfraces que finalmente son aquellas reuniones sociales a las que hemos asistido.

Todo esto ha pasado por mi cabeza con la disyuntiva que Rafael Correa nos la ha puesto enfrente. Votar SI, luce toda una aventura. Ni he leído las preguntas aunque en resumen entiendo que el SI significa un paso hacia su reelección en el 2.013, mas poder concentrado en su persona, y un pasaporte para que su capacidad política sin precedentes nos arrolle o nos postre a su entera voluntad y gana. Mente lúcida y corazón ardiente debe de tenerlos, porque se requiere de mucha lucidez habernos acorralado de la manera como nos lo ha hecho. Y aquello de ardiente luce desde siempre, incluso cuando adopta la postura de manso cordero víctima de la prensa, de la policía, de los burgueses, de los Estados Unidos, de Europa y de todo el mundo, incluso del mismo Vaticano.

También he concluido que el SI tiene adicionales ventajas para arrollarnos en las urnas. La facilidad como el Presidente tiene el don de fabricar silogismos, aunque no pueda evitar un rictus de su boca que se asemeja a la sonrisa de una hiena festejando su lujuria, o la evidente sumisión de las autoridades electorales en cuanto a estar alineado a favor de quien pregunta, o la ubicuidad del protagonista en todos los espacios y tiempos posibles con o sin tsunamis, impulsado por coberturas que salen del presupuesto general del Estado. El SI es irreversible vencedor sin duda.

Yo también votaré SI. Lo he decido esta mañana al observar el inventario que he hecho al estructura mi biografía plagada de NO y de abstenciones en aras y en concordancia con la cordura y con todos esos ideales que me imbuyeron mis padres, mis maestros y mi religión católica. Voy a rebelarme. Voy a votar SI carajo.

Solamente un último deseo. Pedirle tiempo a la vida para ver adonde el SI nos lleva, y así entonces, recién entonces, justificar mis NO con los que he empedrado mi existencia. Es muy posible que aquellos que se embriagaron con el SI, terminen maltrechos, adictos a las drogas del poder y atrapados por las maldades y ruindades que se deben hacer para conservarlo. Poco quizás el pueblo y los correístas sepan que el poder absoluto es el excremento de las urnas, y que tarde o temprano esa belleza y lozanía del rostro de Rafael Correa quede como el retrato de Dorian Gray cuando luego de su pacto con el diablo, lo puso al descubierto.

Votar SI, es la mejor manera de acelerar la caída de una tiranía, sabiendo que todo tirano termina pisoteado por su propio vértigo. Quien se hace adicto al SI se aleja más rápido que temprano a aquellas dos virtudes que deben engalanar a todo gobernante. Esas dos virtudes se llaman prudencia y tolerancia. Por falta de ellas cayeron todos los tiranos.

Tomado de http://www.henryraadanton.com/2011/03/si-o-no.html

Artículos relacionados

Desprendimiento

Comienzo este artículo expresando un deseo compartido por gran parte de los ecuatorianos: la necesidad del cambio en la forma de manejar el país. Si los políticos tuvieran sensibilidad y apertura, entenderían […]

No hay comentarios

  1. Qué placer volver a leerte come en los viejos tiempos del Telegráfo! Gracias por dedicar una parte de tu tiempo a escribir para nosotros. Esperaré la próxima entrega. Marina

  2. Estás proponiendo seguirle el juego a Correa? Y después que sigue? 20 años de correocracia corrupta y facista?…..No Señor mi voto es NO y punto.

  3. Henry. Como que leistes mi mente a pesar de no conocernos. Sin embargo, el SI, llevara a Correa y su cupula, a la larga noche neo-chavista donde el crimen seguira horrorisando y sumiendo a los ecuatorianos en un estado de miedo del que sera dificil rebelarse. El libro verde de Kadafi le resulta poco a este egolatra de Rafaelito.

  4. Me decepcionó este gran señor por cuya cultura y estilo, me gusta siempre leer. Me recuerda a un gran amigo periodista asi mismo e inteligente que votó por abdala, porque sabía que se iba a caer enseguida.Yo en cambio ando queriendo escribir un decálogo del NO, porque tanta corrupción, abuso y cinismo, merece de los ecuatorianos un NO rotundo en rechazo a estos sí, antipatrias. Y si el dictador no se cae y nos sojuzga por años ? Podrá escribir con libertad como ahora el señor Radd ? Ojalá en otra entrega nos de el aliento y un ejemplo civico de defensa de la patria, alineándose con nosotros por el NO. Con todo respeto y consideración.

  5. Excelente artículo, como todos los escritos por este hombre de verdadera mente lúcida y lucida, esta clase de personas es que necesitamos para que dirijan nuestros destinos que por el momento se vislumbra bastante color de hormiga

  6. Dr. Raad: Su artículo es excelente. Me siento dichosa de poder entender sus ideas e intenciones transmitidas en su escrito. Yo por mi parte votaré No, y No mandaré abajo los ideales imbuidos por mis padres, maestros y religión. Yo tampoco he leído las preguntas y debo confensar que la opción del Sí me estuvo tentando en la mente por el simple hecho de que el Sí siempre es tentador, de la misma manera que usted le tentaron varios Sí en su vida pero afortunadamente los negó y gracias a eso lo llevaron a ser quien hoy es. Gracias por recordarnos a donde nos llevan los Sí impulsivos y compulsivos. Como me encuentro en mis 30, espero que cuando este en la etapa de inventariar mi vida podré ver atrás y ver que gracias a este NO tuve una vida como la suya. Ahora este NO me hace acreedora de un par de Sís, pienso permitirme un poco de coca cola y red bull para equilibar la cosas.

  7. mmm…..?supongo que su entrega periodística está cargada de cinismo e ironía, porque no me puedo imaginar que una persona sensata, como Usted dice ser, nos instigue a votar por nuestra propia decadencia y por nuestra autoinmolación paulatina.

    Yo no creo que haya que votar sí solo para ver que pasará entonces. como dirían los chicos y los irresponsables.

    Sus arrepentimientos baladíes por lo desalmado que no haya podido en su juventud, debido a los frenos religiosos y sociales que se impuso, o le impusieron, no deberían ofuscarlo a estas alturas de la vida. Hizo lo normal. Actúo correcto.

    Yo no pienso que haya que atiborrarse con el optimismo de los cobardes, para que ese gobernante abusivo e incompetente que es Rafael Correa, siga el destino de un grotesco Gaddafi, con fondo de monstruosidad física como fiel reflejo de la distorsión de sus almas.

    La ridiculez del nuevo rico, la manipulación diabólica, la ambición desmedida y los caprichitos en el vestuario; ambos ya los poseen. Mientras el uno ordena tirar a bala real sobre indefensos manifestantes, el otro hace lo mismo con policías abnegados. Ambos son iguales. Solo veinte y un años de diferencia de edad los separa. El resultado será siempre el mismo.

    Yo votaré NO, para no tomar riesgos inútiles y para defender lo poco que queda de mi Patria.

  8. DÑA. WILMA: UNA VEZ MAS,NO PUEDO DEJAR DE RESALTAR,SUS SENSATOS E INTELIGENTES COMENTARIOS SOBRE LA» RISITAS » Y LA FORMA EN QUE ESTA ENFERMA MENTAL ESTA LLEVANDO AL PAIS A LA PEOR CRISIS DE SU HISTORIA.SIGA ASI,SE LO RUEGO.!!!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×