15 abril, 2024

Correa y el Tsunami

Felicito al presidente Correa por su tremenda preocupación y participación proactiva en cuanto al problema de las olas que llegaron a nuestro país, debido al terremoto y al tsunami ocurrido en Japón, el más fuerte en los últimos 100 años. El terremoto de 9 grados en la escala abierta de Richter que sacudió la costa noreste de Japón dio lugar a una alerta de tsunami en una amplia zona del Pacífico.

Hasta ahora, el tsunami más devastador en las costas japonesas desde 1960, se produjo el 12 de julio de 1993, cuando al menos 230 personas murieron en la isla nipona de Okhushiri a causa de las olas gigantes originadas por un terremoto frente a la costa de Hokkaido. El mayor tsunami de la historia reciente fue originado por un terremoto de 8,9 grados Richter, casi la misma intensidad del ocurrido hoy en Japón. Este se produjo el 26 de diciembre de 2004, con epicentro frente a Sumatra, y causó cerca de 230.000 muertos en doce países de Asia y África, la mayoría en Indonesia.

El terremoto de 8,8 grados que sacudió Chile el 27 de febrero de 2010 también generó un tsunami que golpeó el archipiélago chileno de Juan Fernández y zonas costeras del país y causó más de quinientos muertos y 56 desaparecidos. La ola gigante llegó a múltiples países del Pacífico, pero causó víctimas sólo en Chile. El 29 de septiembre de 2009 tres terremotos consecutivos de entre 7,8 y 8,1 grados Richter desencadenaron un tsunami que causó 192 muertos y cientos de desaparecidos en Samoa y Tonga, y que también afectó, aunque sin víctimas, a la isla japonesa de Hachijo. El 17 de julio de 2006 un tsunami sacudió el suroeste de la isla indonesia de Java y causó 700 muertos y 110.000 desplazados. La ola gigante fue originada por un maremoto de 7,7 grados de magnitud. El 16 de agosto de 1976, tras un seísmo de 7,9 grados Richter en la isla de Mindanao (Filipinas), un tsunami causó unos 8.000 muertos.

El 12 diciembre de 1979 un seísmo de 7,9 grados Richter en la costa del Pacífico, frente a Colombia y Ecuador, desencadenó un maremoto que acabó con la vida de al menos 360 personas en la provincia colombiana de Nariño y en la ciudad de Tumaco. En mayo de 1960 un terremoto con epicentro frente al sur de Chile y una intensidad de 9,5 grados Richter (9 grados según otras fuentes) causó un tsunami que afectó sobre todo a las costas de Chile, Filipinas y Hawaii. Murieron entre 5.000 y 6.000 personas en estos países.

Con todas estas referencias, podemos darnos cuenta que es importante que el mandatario esté preocupado por este tipo de situaciones que conciernen a una gran parte del país, no sólo por la posible devastación de su geografía sino por la de sus vidas humanas. Debemos ser agradecidos y plasmar en nuestra memoria lo ocurrido este fin de semana, no la desgracia que se evitó o que ocurrió (porque sí hubo pérdidas económicas, pero al menos no murió nadie), sino la organización y compañerismo que se vivió entre las personas que estaban siendo evacuadas, la ardua labor de la Policía Nacional (los agentes hasta pusieron en riesgo sus propias vidas al quedarse patrullando y cuidando las casas vacías justo en el sector que se creía iba a ser afectado por las olas gigantes; no ocurrió ningún robo), y por supuesto debemos agradecer la presencia constante del presidente Correa en los medios de comunicación, para impartir órdenes, coordinar, informar, etc., para ser un guía en tiempos de crisis, lo que un Primer Mandatario debe hacer siempre.

Como siempre digo, todos tenemos virtudes y defectos. Y hay un momento para cada cosa, para criticar los defectos, pero también para aplaudir y agradecer por las virtudes y los buenos actos.

Artículos relacionados

No hay comentarios

  1. Con todo respeto Señor Baquerizo; en esta ocasión no coincido con usted, sino con Emilio Palacio, respetable articulista de El UNIVERSO.

    El hace hoy un análisis objetivo y realista de lo que debería ser la actitud/respuesta correcta de un Mandatario responsable de su rol y de los efectos que pueden ocasionar sus acciones y reacciones, ante a una circunstancia como esa; no la de un agitador fatalista e irresponsable como mostro serlo.

    Porque si es posible tomar medidas, mas allá de los ojos del ciudadano común y para salvaguardar la seguridad sin causar pánico; pero eso hubiera significado para el Señor Correa, perder la ?dorada? oportunidad de montar su show…imposible verdad!

    Hago uso de mi derecho a opinar, reproduciendo a continuación el artículo mencionado; con el que mi opinión y razonamiento personal se identifica en su totalidad
    Muchas gracias.

    Lamparoso

    A las 2 y 30 de la madrugada, una hora y pico después del terremoto en Japón, la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés) le advirtió al mundo que sus efectos podrían sentirse en toda la cuenca del Pacífico. ¿Qué hicieron otros presidentes apenas se enteraron? Primero lo que no hicieron:

    1) Ninguno convocó a la prensa en la madrugada para informar a la población que debíamos prepararnos para un tsunami; todos aguardaron los informes técnicos para conocer el daño real que podían esperar. 2) Ninguno decretó el estado de Emergencia ni por varios días ni por varias horas. 3) Ninguno ordenó la evacuación de toda su línea costera; solo algunos lo hicieron para ciertos sitios muy vulnerables (Hawái, por ejemplo). 4) Ninguno asumió personalmente el control de los sistemas de emergencia; todos dejaron que los expertos hagan su trabajo. 5) Ninguno se instaló ante las cámaras de televisión durante algunas horas para narrar las incidencias del oleaje.

    Cuando le preguntaron a Alan García, presidente de Perú, cómo evaluaba la situación, contestó: ?Japón está tan lejos que no debemos esperar mayor cosa?.

    Barack Obama ni siquiera mencionó la posibilidad de algún peligro.

    Felipe Calderón, de México, sugirió por Twitter: ?conviene sacar las embarcaciones mar adentro y alejarse de las playas?, pero en un tono tal calmado que los turistas en Acapulco no le hicieron caso.

    La Comisión Nacional de Emergencias de Costa Rica, al constatar que ?los organismos científico-técnicos descartan cualquier efecto importante?, anunció un alerta verde (no rojo, ni siquiera amarillo, solo verde).

    El presidente de Guatemala, Álvaro Colom, y el de Panamá, Ricardo Martinelli, emitieron mensajes tranquilizadores, y la actividad en el canal internacional continuó sin ningún sobresalto.

    El gobierno de Nicaragua tampoco ordenó operativos especiales, excepto evacuar ciertas áreas específicas. El jefe de la Defensa Civil Mario Perezcassar estimó que ?podría ser que la ola venga con medio metro, nada más?.

    Juan Manuel Santos, de Colombia dijo: ?Por ahora la situación es simplemente estar alertas. No hay por qué alarmarse. Aparentemente a nosotros no nos va a afectar en mayor medida?.

    El presidente de Chile, Sebastián Piñera, pidió a la población que no se alarme y que asista ?con normalidad? a sus trabajos y escuelas.

    ¿Por qué tanta prudencia? El epicentro del terremoto queda a 14.000 kilómetros de Ecuador, por lo que la NOAA estimó que al llegar a nuestra costa continental las olas medirían alrededor de 25 centímetros. Las corrientes, además, demoraron casi 20 horas en viajar, así que hubo tiempo para que a eso del mediodía ?luego de que las olas pasaran por Hawái? quedase claro que la amenaza no superaría la de un aguaje muy fuerte.

    Algunas personas repiten estos días que ?ante el peligro es mejor exagerar que descuidarse?. Eso no es cierto. Si fuese así, la prevención y el control de riesgos no se habría convertido en una profesión especializada. La alarma excesiva no solo es peligrosa (recordemos al demente que gritó ?fuego? en un cine repleto de espectadores), además conduce a descuidar las tareas que sí son indispensables, como por ejemplo no agravar las pérdidas de las poblaciones costeras que viven del turismo, concentrar los esfuerzos en proteger las pequeñas embarcaciones que son el medio de subsistencia de los pescadores artesanales, evitar que los ladrones hagan de las suyas en poblaciones innecesariamente abandonadas, y no crear un batallón de desplazados que no saben muchos luego dónde ir, dónde pasar la noche y cómo volver a sus hogares.

  2. ¿No le parece que Rafael Correa exageró un poco?

    Con la rapidez de las informaciones, ya se sabía de antemano que el oleaje no sería demasiado fuerte, y hasta la altura promedio de las olas le fue comunicado a tiempo por los centros internacionales que controlan ese tipo de desgracias naturales.

    A mí me parece que se ahogó en un vaso de agua, interrumpiendo las actividades de los pueblos costeros de forma mas bien irresponsable; y todo eso para darse un baño de estadista que está lejos de tener, y al paso para seguir haciendo acto de presencia en los medios, que insulta a cada rato, pero de los que no puede pasarse ni un sol día.

    Su reseña histórica es buena, pero no tiene nada que ver con la situación actual, en la que aparatos modernos de cálculo, americanos y japoneses pueden preveer la altura exacta de las olas.

    No estoy de acuerdo con su artículo complaciente. Lo siento deslumbrado por la demagogia correista y el circo que nos armó, pero sin pan.

  3. Un Tsunami no es cosa de juego. En el Ecuador continental y en Galapagos, el INOCAR tienen Centros de Deteccion de Tsunamis que estan conectados con sus similares a nivel mundial. En estos centros se manejaba informacion tecnica de muy buena calidad desde el momento mismo en que se dio el terremoto y posterior tsunami que desvastaron las costas japonesas. Por ejemplo se sabia que la onda de energia tomaria aproximadamente 16 horas en llegar a Galapagos y unas 18 en llegar al Ecuador continental. Existen boyas oceanograficas en medio del oceano pacifico que miden la altitud y amplitud de la ola generada por la onda de energia, que dieron lecturas aon muchas horas de anticipacion. Tambien existen islas habitadas con las mismas capacidades tecnicas y en permanente comunicacion, que nos hicieron saber la fuerza con la que llego la onda a sus costas. En Hawaii y otras islas del Pacifico Oeste, la onda golpeo con muy pocos efecto 7 horas antes de que llegue a Galapagos y 9 horas antes de tocar la peninsula de Santa Elena. Con esos datos, nuestros tecnicos locales tenian suficiente evidencia dura de que la onda no nos golpearia con fuerza desvastadora, porque al avanzar por el oceano, la onda tiende a debilitarse. Tambien sabian muy bien que al momento de arribo de la onda, tendriamos marea alta y que la combinacion de la marea y la onda debil, generarian un aumento anormal no muy grande, del nivel del mar.
    En Galapagos, cuya economia es turistica, se suspendieron los vuelos y se suspendieron todas las actividades todo el dia. Evacuar la gente a un sitio alto en la poblacion mas grande del archipielago (Puerto Ayora, aproximadamente 16.000 habitantes)puede tomar unas 3 horas, haciendo las cosas con extremada calma y evacuando a pie. En el Ecuador continental, las ciudades mas pobladas seguramente tomarian mas tiempo en evacuarse, aunque como ya se analizo en parrafos anteriores, nuestros tecnicos ya tenian un panorama bien claro de la fuerza con que la onda nos impactaria.
    Sin duda es exclente prevenir a lamentar, pero tambien es adecuado hacer uso de la informacion tecnica de la que se dispone. Si este humilde lector tuvo acceso a la informacion que reseño, estoy seguro que el Presidente Correa tambien sabia como estaba la cosa. Vale la pena decir que ojala alguien haya estado tomado notas de todos los eventos relacionados a las actividades de evacuacion y proteccion de la poblacion que se dieron aquel dia y que en eventos futuros, se actue con cabeza fria y corrigiendo errores.

  4. Una vez más Correa y su show mediático. Una vez más faltandole el respeto al pueblo ecuatoriano agrediendo su inteligencia y provocando el caos reseñado en los medios de comunicación. Correa sabía que en el Ecuador la cosa no era para tanto, pero no pdía dejar pasar la oportunidad de ser, una vez más, el perverso showman de siempre.

  5. muy buen articulo por donde se lo mire.
    Lastima que dos comentarios están lejos de la realidad.Comparto el comentario del señor Ortiz,un tsunami no es cosa de juego,hay que tomarlo muy en serio.
    Como mi filosofia es preguntar…ahi les va:
    ¿Si el Presidente se quedaba callado y no mostraba la «irresponsabilidad» que menciona la señora Krauss,y el tsunami llegaba,…habrián opinado lo mismo que comentan?
    Por otra parte el comentario del señor Baquerizo está totalmente apegado no solo a una realidad sino támbien a una incertidumbre…no hubo tsunami,pero si hubo oleaje,¿O lo que ocurrió en Galapagos y Santa Rosa es «cuento»?

  6. Todos los seres humanos, al menos los que todavia se consideran eso y no dioses, tenemos una parte buena y otra no tan buena y a veces mala. Esto es lo que nos deja crecer, adelantar,relacionarnos y lo otro es lo que nos estanca, nos atrasa, nos aleja de la gente.
    Rafael Correa, cuando recien aparecio en la palestra politica y su imagen se publicito en los medios de comunicacion, nos parecio que era parte de nosotros, que era aquel individuo preparado, inteligente, bien parecido que ofrecia un cambio que tanto habiamos esperado. No teniamos muchas opciones pues los otros era tan solo lo mismo de siempre.
    Sigo pensando en que este senor, puede dar mas de lo que el se ha impuesto.
    A veces trabajamos intensamente y nos damos la cabeza contra la pared pues no estamos haciendo las cosas por el camino correcto, por el que ofrecimos y por el que nos identificamos.
    Rafael Correa no necesitaria de tantas manas, mentiras, ofrecimientos, pactos, peleas con su familia y gente de su partido, si dejara fluir su parte buena, con firmeza pero sin rivalidades que al final del dia no llevan a nada mejor.

  7. Estimado Giovanni Traverso, ¡cómo me encantaría estar de acuerdo con sus conciliadoras palabras! O que sus anhelos se convirtiesen en una feliz realidad. Pero no, yo no creo en angelitos con colores del arco iris, ataviados con alitas delicadas que de pronto se alzarán hacia el cielo. Rafael Correa jamás podrá cambiar, porque él no es lo que Ud. y algunos crédulos imaginan ingenuamente.

    Cuando uno acepta que un país extranjero ?Venezuela- y que una mafia del narcotráfico ?las asesinas FARC – le paguen por su campaña para subirlo al trono; Ud. ya está demostrándonos ser alguien sin escrúpulos, sin vergüenza, sin moral y sin norte. Su ambición personal pasará siempre por encima del bien común. Por esa razón ese hombre se debate entre arrebatos contradictorios, y propaganda fútil o desinformación. Él no tiene las cualidades de un buen estadista ni nunca las tendrá. Un buen gobernante nace, no se hace.

    Si un individuo no tiene buenas bases éticas enseñadas por una buena madre en casa, su caso ya está perdido y no hay nada bueno que se pueda sacar. Nada ni nadie podrá transformar a un lobo en borrego. Lo contrario pueda que suceda, si el lobo lo usa a éste para arroparse y pasar desapercibido.

    Pena que alguien tan instruido e inteligente como Ud. siga creyendo en cuentos de hadas.

  8. @PREGUNTON:

    Le concedo que esté en desacuerdo, pero no acepto que se tape los ojos ante la realidad.

    Hoy en día se sabe exactamente cada movimiento de las olas, sobretodo después de un terremoto como el sucedido a 24.4KM de las costas del noreste japonés. Trataré de completar las oportunas informaciones del señor Fernando Ortiz Quevedo.

    The US Pacific Tsunami Warning Center (PTWC) o los aparatos de medición americanos situados en Hawai, dieron la siguiente descripción sobre la altura probable de las olas para las costas del pacifico tres minutos apenas después de la catástrofe japonesa:

    1.27 meters (4.2 feet) at 10:48 UTC at Midway Island
    1.74 meters (5.7 feet) at 13: 72 UTC at Kahului, Maui, Hawaii
    1.41 meters (4.6 feet) at 14:09 UTC at Hilo, Hawaii
    0.69 meters (2.3 feet) at 15:42 UTC in Vanuatu
    1.88 meters (6.2 feet) at 16:54 UTC at Port San Luis, California
    2.02 meters (6.6 feet) at 16:57 UTC at Crescent City, California

    Nosotros estábamos a más de 15.000 KM del epicentro. Según las alertas; aquí se esperaba un rezago del tsunami japonés 20 horas después, con oleajes u olas de entre 0.10 cm y 0.25 cm. En Santa Rosa bastaba con amarrar los botes ligeros de pesca. En Galápagos tampoco hubo un maremoto con consecuencias desastrosas como el sucedido en Japón. No exageremos.

    No me diga que un presidente de la república tiene menos información que una simple ciudadana como yo.

    La evacuación fue un ejercicio más de la payasada en la que vive sumergida este gobierno compuesto de mentirosos y de lamparosos.

    ¿Alguien vio al presidente Obama de los EE.UU. al presidente Santos de Colombia, o a Alan García de Perú, hacer tanta alharaca y aparecer en cadenas repetidas? o ¿decretar un estado de excepción de 60 días?

    Tampoco hubo movimiento de tropas en ninguno de esos países para < evacuar > a una atemorizada población que recibía un irresponsable llamado a morirse de nervios desde las ondas oficiales.

    Hubo un solo espantapájaros que puso al Ejército en alerta: Nicaragua.

    Lo dejo en sus divagaciones.

  9. ¿Si a las seis de la mañana la señorita Krauss y el observador sabian que las olas no iban a convertirse en tsunami en las costas de america sur…..ustedes oyeron en los noticieros a estos dos personajes contradiciendo al instituto encargado de monitorear las olas?
    ¿oyeron a Krauss Vega o al observador por algún lado?
    !Qué facil es escribir y hablar despues que ocurre algo….el comentario del señor Baquerizo está correcto,esos comentarios tambien los escuché de Alfonso Espinoza de los Monteros,del señor Hugo Gavilanez,y de todos los periodistas respetables…por lo tanto el comentario de Krauss Vega y del Observador carecen de cualquier fundamento no solo cientifico porque al medio dia ya sabiamos con el monitoreo que se hizo en Hawai que no iba a haber tsunami,pero las precauciones estaban en lo correcto.
    Krauss Vega he leido todos tus comentarios en este diario digital y en el expreso,te recomiendo que antes de mandar a informar a otros primero analises la información y no gastes mensajes xenofobos,de mal gusto,insultos pateticos que no ayudan a enriquecer nuestros conocimientos…

  10. Sr. Pregunton,

    El tuteo solo se lo permito a mis familiares y amigos. Comience por tener el valor de identificarse, en lugar de lanzar improperios partidistas, escondido detrás de un computador.

    Sigo pensando que un mandatario, cualquiera que éste sea, tiene la obligación de informarse ampliamente antes de lanzarse en una operación demagoga de promoción personal. Su actitud fue altamente peligrosa para los aterrorizados ciudadanos.

    Un poco mas de inteligencia y de cordura se le pide a sus ciegos seguidores. Si no tiene nada válido que replicar, ante las cifras evidentes, limítese a una sana discreción. Sus acusaciones pueriles de racismo, no me conmueven.

    Nota: veo que me sigue por todos lados, para enterarse de mi opinión. Le agradezco por su persistente atención. Y por favor, respire, no se ahogue en un vaso de agua.

  11. Escribo un comentario Marzo 29 a las 23:05,y sale publicado Marzo 30 a la 12:00…y Krauss Vega ya sabia lo que escribí y contesta a las 07:53 del dia siguiente antes que aparecieran en este diario digital….Sospechoso desde cualquier punto….Krauss Vega es alguien de este medio.

  12. @Pregunton:

    Caballero,

    Veo que para Usted es más fácil fantasearse conspiraciones, que aceptar equivocaciones.

    En cuanto a la discrepancia por la celeridad o dilación de los correos electrónicos; mi consejo es que cambie de proveedor de Internet o de dirección de Email. De ninguna manera puedo ser responsable, de la lentitud o de la ineficiencia del suyo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×