15 abril, 2024

Sobre el caso de los ex-empleados de Ecapag

“Aquel que simplemente es justo, es severo” – Voltaire –

Quiero empezar diciendo que Jaime Nebot, actual Alcalde de Guayaquil, no empezó este problema sino que lo heredó. Hablamos de 300 millones de dólares, según se lee en la prensa, que saldrían del bolsillo de todos los ecuatorianos. Es decir, el alcalde no está peleando por dinero suyo, sino por el de todos nosotros. Y si está peleando es porque cree tener la razón.

Por otro lado están los ex empleados de ECAPAG, quienes pelean porque también creen tener la razón y piensan que ese dinero no es de los ecuatorianos, sino de ellos. No podemos saber qué es lo realmente justo porque no conocemos a fondo este caso. Pero lo que sí sabemos es que hay mucho dinero en juego, y, por ende, todos queremos y merecemos estar enterados. El juez Wilson Luque no puede prohibir que la prensa esté presente en una audiencia tan importante. Las audiencias por principio son públicas y lo son más si hablamos de 300 millones que saldrían de fondos públicos. Además, por tratarse de una sesión a la que obviamente iban a asistir muchísimas personas y medios de comunicación, debió haber dispuesto que la misma se realice en un auditorio o en una sala mucho más grande (la tensión creada por la algarabía y muchedumbre contribuyeron a calentar los ánimos, o sea que podemos decir que la pelea tuvo como principal culpable la falta de planificación del mismo juez Luque).

El alcalde hace un esfuerzo mayor por nosotros que lo que los ex empleados de ECAPAG hacen por ellos mismos. Nebot pelea por plata para obras para la gente necesitada, no para él; los ex empleados pelean por dinero para ellos mismos.

Felicito al alcalde por la fogosidad con que pelea dineros que no son de él a favor nuestro. Y si es de culpar a alguien por los gritos y ratos de violencia, los culpo a los dos por igual porque los dos actuaron de la misma forma, aunque para mí el juez lleva mayor carga de responsabilidad porque el como autoridad en ese caso debe ser imparcial con ambas partes y poner orden, no hacer más relajo y crear un ambiente de insultos.

El juez, si se quiere hacer respetar, no debe hacerlo por medio de gritos e insultos (aunque los reciba). Para que lo respeten, un juez debe hacer verdadera justicia (que no es necesariamente la más severa, lo que parecería más una retaliación personal que un fallo judicial) y no justicia aparente, sin transparencia y sin prensa en una audiencia pública. De ahí, el veredicto final, o quien tenga la razón en este caso, nunca debe ser ‘impuesto’, ‘forzado’, contrario a la naturaleza de las mismas leyes; el magistrado debe juzgar analizando FRÍA Y OBJETIVAMENTE los datos que se le presentan, pero… ¿cómo le vamos a pedir cabeza fría y objetividad al juez Luque después de la escena que 14 millones de ecuatorianos presenciamos ante las cámaras de la televisión?

Artículos relacionados

Mala percepción de la autoridad y de donde proviene

Únicamente la obediencia tiene derecho al mando – Ralph Waldo Emerson –

El otro día conversando con un amigo evangélico me dijo que había que hacerle caso a toda persona que ostente autoridad porque la Biblia dice que “toda autoridad viene de Dios”.

Procedo a explicar un poquito el tema para evitar confusiones. Si bien es cierto Pablo dice “Todos deben someterse a las autoridades constituidas, porque no hay autoridad que no provenga de Dios y las que existen han sido establecidas por él.” (Romanos 13, 1-2). Primero que nada hay que entender que Pablo no se refiere a la autoridad como persona que la detenta, sino al ejercicio de la autoridad. Segundo debemos tener claro que la autoridad del hombre es delegada por Dios. Tercero que por sobre el ejercicio de la autoridad está la libertad del hombre que es lo que a lo largo de la historia de la salvación comenzando por Adán, Dios nos ha demostrado. Incluso en Lucas 9:23 pide Jesús que la persona que ejerce la autoridad debe negarse a si mismo y Seguirlo (hacer lo que Él manda) y en Juan 5:19,30 nos dice que la autoridad no debe despegarse del mandato de Dios. Quien detenta el poder lo recibe de Dios, fuente primera de toda autoridad. Y finalmente recordemos aquí las palabras de Jesús a Pilatos: “No tendrías contra mi ningún poder sino se te hubiera dado desde arriba”(Jn. 19, 11).

No hay comentarios

  1. RESPALDO COMO SIEMPRE A NUESTRO ALCALDE NEBOT, Y SOY UNA MAS QUE PROTESTO ANTE ESTA CAMPAÑA SUCIA EN CONTRA DE LA CUIDAD Y POR ENDE AL ALCALDE, TODO ESTO VIENE DE EL DESGOBIERNO DE CORREA, NO SOPORTA VER A GUaYAQUIL, SEGUIR PROGRESANDO A PESAR DE TODAS ESTAS BAJESAS, ATROPELLOS Y TESTAFERROS QUE LO MOLESTAN E INDIGNAN A LOS GUAYAQUILEÑOS QUE AMAMOS A NUESTRA CIUDAD…UNA RAZON MAS PARA VOTAR TODO NOOOOOOOOOOOOOOOOO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×