23 julio, 2024

El mundo está loco, loco, loco…

Fue una película del género humorístico dirigida por Stanley Kramer, estrenada en 1963. Marcó records de taquilla en el mundo, dicha película reunió a los mejores actores del género y fue nominada a seis premios Óscar.

Su trama es una carrera alocada de un automovilista, quien finalmente sobrepasa las barreras de contención y se despeña en su automóvil.

Sobrevive y mientras es asistido por los samaritanos deja entrever en sus monólogos delirantes, antes de fallecer, la existencia de un jugoso botín.

Al interpretar el mensaje del difunto, todos se miran a las caras, y cada uno de ellos emprende una endiablada y desenfrenada carrera por llegar al lugar y hacerse con el botín. Cada uno, desesperadamente en lo posible, ataja al otro produciéndose cómicas situaciones.

En una parodia de la película, hecha por el show de los Simpsons, incluso se ve a Barney, Patty y Selma volando en un avión, que eventualmente se estrella (O ¿habrá sido un helicóptero?).

A pesar de que tuvo un gran éxito de taquilla, no es muy conocido por las generaciones actuales. Tal cual pasa actualmente en el diario vivir nacional.

Las situaciones son altamente divertidas y sus salidas repetitivas alcanzan por momentos el frenesí del sensacionalismo, haciendo reír a carcajadas al público; mientras los más experimentados lloran, con las peripecias y mentiras del actor principal y sus compañeros.

Se me vino a la mente dicho filme por la similitud con que hoy se desea implementar un gobierno monopólico que intenta llegar lo más rápido posible a apropiarse del paisito y pasar de Majestad a Emperador.

Hay que admitir, que de haber sido una obra teatral sería comiquísima y su gestor merecería grandes alabanzas por su capacidad de disfrazar los verdaderos propósitos y las trampas que se introducen para que nadie más tenga opción a explicar y mucho menos transformar el botín en riqueza del pueblo dueño.

Les ha importado un carajo el pueblo ecuatoriano. Han elegido por su cuenta y luego botado a tantos grupos que ingenuamente creyeron que podían hacer “patria”, aunque sea para sí mismos.

Ingenuos actores, no entendieron: O te alineas y dices afirmativo mi jefe, soy su muchacho, mande no más; o terminas expulsado de la sociedad de la rosca rosada, si es que no encarcelados por advertir lo malo.

Tal cual se acostumbra en cualquier pliego de petición, se ponen unos cien artículos de petición, para que actúen de distracción y sirvan de campanas; pero, el cocolón está guardado en el fondo, para que el que sirve y despacha se engolosine y que, además, se quede con la olla.

Salve ¡Oh César! los que vamos a morir te preguntan: ¿Cuántas personas ven o disfrutan de una Carrera de Toros? Eso se puede enmendar con mayores impuestos o regulaciones de cuarta categoría.

Las Peleas de Gallos: ¡NO¡ Pero si a las “limpiezas tradicionales” de diferentes cultos raros que se practican.

No a los juegos de azar, pero sí a la lotería fiscal, si a la lucha para la suerte de tener un puesto para estudiar. Sí al chance de que obtengan la medicina que YA HAN PAGADO los jubilados. Pamplinas.

El cocolón está en poder conformar un grupo neutral: Mi cuñado, mi compadre y mi primo, para que “ecuánimemente” nombren los jueces y magistrados que sepan contestar: ¡Sí Señor! ¡Lo que ordene Señor! ¡Lo que usted cambie Señor!

Se reconoce que se mencionan decisiones importantes, que se podrían implementar sin tanta alharaca mentirosa. Acumulación de penas, etc.

Siendo este gobierno el gran inaugurador (en teoría) de la “Participación Ciudadana”, de los veedores que supervisan a los veedores que no deben ver. ¿Por qué no instituir la presencia de Jurados tomados aleatoriamente de la lista o listas del Registro Civil? Y sean los pares los que dan fe de la justicia.

¿Que el Presidente se quede con el monopolio y abuso de todos los estamentos estatales? Definitivamente NO. A rajatabla, NO.

NO a la importación de personas foráneas para que ocupen los cargos de mando en el Ecuador; lo que usted legalizo y ya utiliza.
Votaremos NO a la megalomanía, NO a su forma de querer tomarse el poder total.

Es cierto y aceptado que el pueblo y su voto son la máxima autoridad. ¿Por qué le tiene tanto miedo que no aplica la muerte cruzada?

Artículos relacionados

No hay comentarios

  1. En este gobierno la participación ciudadana es otra mentira más, porque todos los que conforman la veeduria ciudadana tienen que dar informes favorables al nuevo mussolini porque de lo contrario son traidores y pertenecen a la vieja partidocracia, pero él si puede practicar lo de la vieja
    usanza y lo de la larga noche liberal, nos repite que va a meter la mano a la justicia,los que estamos mayores hemos de recordar aquella frase con claridad meridiana, pero al menos aquellos no intentaron perennizarse en el poder y respetaron la constitución, terminaron su periodo y se retiraron a sus cuarteles de invierno a festejar o llorar sus aciertos o desaciertos y el pueblo en su momentos los supo ubicar en el sitial de la historia política, estoy convencido que lo que tiene que hacer el economista es irse a su casa y si puede lo más lejos posible y no volver mas, antes que el pueblo despierte y sea demasiado tarde.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×