20 abril, 2024

Saturno

Saturno, dios de la mitología romana, tras derrocar a su padre, obtuvo de su hermano mayor Titán, el favor de reinar en su lugar. Titán le exigió que debía matar a toda su descendencia, para que la sucesión del trono se reservase a sus hijos. Después de perder varios hijos, su esposa salvó de tan terrible fin a Júpiter. Éste, una vez adulto, hizo la guerra a su padre, derrotándole y expulsándole del cielo.

Manuela Gallegos, ex colaboradora del régimen, convoca a la ciudadanía, a no dejarse engañar con la consulta, a defender con decisión la revolución y el proceso de participación ciudadana, a “no permitir que se devore a dos de los principales hijos de esta revolución, que son el Consejo de Participación Ciudadana y la propia Constitución”.

Con las reformas que son amañadas e inconstitucionales, en poco tiempo se anula y se echa al tacho de la basura a la propia Constitución de 2008, disminuyendo la función de Transparencia y Control Social, que fue uno de los aportes más novedosos, de la nueva estructura de organización del Estado. Si no ha funcionado, no es culpa de la Constitución, sino de quienes influyeron y manipularon el proceso, para designar, como consejeros, a personas sin mayor experiencia y con notoria escasa preparación.

“Hay dos clases de revolucionarios; los unos desean la revolución y la libertad: son los menos; los otros quieren la revolución y el poder: son la inmensa mayoría”, frase atribuida al literato, político, liberal francés, Francisco René de Chateaubriand, primero aliado de Napoleón y luego perseguido por él. También diplomático, embajador de Francia en Alemania, donde su cocinero lo hizo famoso en 1821, por la exquisita preparación del filete que lleva su nombre.

Nuestra revolución ciudadana, sus principales directivos han demostrado al país en forma evidente, en menos de dos años de aprobada su Constitución, que pertenecen más al segundo grupo de los que buscan más el poder que la propia revolución. La consulta popular es tan solo un pretexto, el objetivo último es el poder, obviamente absoluto.

Se pretende controlar todas las Cortes de Justicia, expedir nuevas leyes que faciliten la persecución política, cerrar el círculo de control de la banca y los medios de comunicación, convertir a este país en un estado policíaco, donde nadie tenga la menor garantía ni posibilidad de expresar su opinión o pensar diferente. La ley de enriquecimiento privado será un nuevo mecanismo de persecución. La prohibición de los toros está dirigida a fastidiar a un conocido banquero, al igual que si pudieran prohibir o estatizar la exportación de bananos.

Los propios hijos de la revolución, no solo la Constitución, serán devorados por ella, junto con todos aquellos que han sido obsecuentes servidores para hacer posible los propósitos y procedimientos torcidos, como lo es ciertamente, esta forma tan sui géneris y atropellada de reformar las leyes vigentes.

Tomado de Diario Hoy: http://www.hoy.com.ec/noticias-ecuador/saturno-455673.html

Artículos relacionados

¿Y para cuando el cambio?

Tenemos la sensación de cambio pero sentimos que algo nos falta. Se están exponiendo a la luz pública diversos casos de corrupción descarada, con nombres y apellidos, pero no vemos un ataque […]

Monumentos

Para los que vivimos de cerca los acontecimientos históricos de la época que hicieron que Guayaquil se levante de sus cenizas edilicias, y por cierto para los guayaquileños que salimos beneficiados con ello, es casi obligatorio manifestarnos respecto a que se levante o no un monumento recordatorio en la memoria de quien fue su artífice, y en el lugar donde su Municipio lo determine. Es un tema de la ciudad exclusivamente porque detrás de ello está la construcción histórica y la identidad de esta urbe que siempre se ha manifestado rebelde y alzada frente a afanes nacionalistas y centralistas que han tratado sistemáticamente de impedirlo desde que somos república.

La historia no es solamente lo que se escribe en los libros, sino también está conformada con las manifestaciones que se plasman en monumentos públicos y hacen parte del paisajismo urbano. Quienes escribieron la historia de Febres Cordero y lo pintaron como un lobo feroz que iba con un cuchillo persiguiendo niños para asesinarlos lo han hecho en uso de su libre albedrío. Para muchos jóvenes de ahora ese es el recuerdo que tienen de este personaje y no tienen idea de otra perspectiva. Nunca van a recordar como era el Malecón antes que fuese regenerado, ni sabrán nada sobre las circunstancias de aquella época, ni cuando durante su presidencia el petróleo se llegó a vender a 4 dólares el barril y un terremoto interrumpió la exportación del oro negro durante seis meses. No sabrán tampoco del terror sembrado por los movimientos subversivos armados dentro de una América latina donde los subversivos eran entrenados por Gaddafi. Pero ahora ese no es el punto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×