30 mayo, 2024

La palabra y el día de la madre

En estos tiempos, tiempos de la Revolución Ciudadana, en los que las palabras libertad, dignidad, derechos humanos, pueblo, justicia social y democracia, entre otras muchas, cada día se van vaciando de contenido, es preciso reflexionar sobre el pensamiento de ese gran escritor argentino Julio Cortázar, en un discurso sobre la palabra, expresó: “…pero la distorsión del lenguaje es todavía peor en nuestros días, cuando la sofisticación de los medios lo hace más eficaz y peligroso. Porque ahora franquea los últimos umbrales de la vida individual y, desde los canales de televisión o desde las ondas radiales, puede invadir y fascinar a quienes no siempre son capaces de reconocer sus verdaderas intenciones”.

Y coincidiendo con Cortázar, el doctor Fabián Corral, en su artículo “Poder y decadencia de la palabra”, nos dice: “Signo de decadencia es la baratija de las palabras, la habilidad para responder lo que no se pregunta, para hacer de la claridad y la sencillez un complicado chaquiñán que confunde y esquiva. Signo de decadencia es la complicidad con el que miente, con el que inventa, es el temor a llamarles a las cosas por sus nombres. Y en todo ello, la herramienta y la víctima es la palabra, que, paradójicamente, es al mismo tiempo el escudo y la defensa, el recurso y el refugio para no abdicar del todo de la dignidad, para mantener, aunque fuese en el refugio de la casa de cada cual, el valor de los conceptos, la claridad de las ideas, la capacidad crítica; para mantener, pese a todo, el atrevimiento a pensar y a decir, a disentir y a señalar”. Al finalizar su artículo, termina con una verdadera sentencia: “Es peligrosa para el poder, por eso, la principal preocupación es callarla, someterla y mediatizarla”.

Me he permitido invitar a mis amables lectores a reflexionar sobre la palabra y la defensa de la libertad por expresarla ya sea en forma oral o por escrito lo que pensamos, sentimos, anhelamos, opinamos, criticamos, etc. Y al mismo tiempo transmitirle mis fundados temores porque corremos el riesgo de perder esa libertad que tanto les costó a los precursores de las libertades y que ahora están seriamente amenazadas. Debemos esperar los resultados de la consulta popular y de acuerdo a esos resultados veamos si hemos sido o no obsecuentes con nuestros propios sicarios.

Hasta tanto digamos con todas las fuerzas de nuestros corazones: feliz día de las madres; ahora si es justo decir “con infinito amor”.

Artículos relacionados

Lo peor está por venir

No me preocupa mayormente el tema del socialismo en sí, pienso que este sistema filosófico político económico tiene alguna que otra pauta positiva Lo que me da escozor es la ramificación Leninista y lo que esta representa por la limitación de las libertades en aras de la conveniencia revolucionaria. Esta es la parte del socialismo que no me gusta. Cuando se convierte en Marxista Leninista.

Por eso analizo lo que Marcel Granier, el dueño de Radio Caracas Televisión y primera víctima cosechada por el ex golpista y ahora Presidente Democrático de Venezuela, quiere realmente expresar al decir “que lo peor está por venir”.

¿Revolución ética?

¿Es símbolo de excelencia el engaño, la falsedad y la mentira?
¿Es señal de excelencia el nepotismo?
¿Es señal de excelencia la manipulación?
¿Es señal de excelencia la represión?

¿Es símbolo de excelencia la corrupción y la defensa de la corrupción?
¿Es señal de excelencia la falsificación y su impunidad?
¿Es señal de excelencia defender a delincuentes?
¿Es señal de excelencia utilizar recursos del Estado para beneficio propio?
¿Es señal de excelencia la injusticia, el favoritismo, el ser juez y parte?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×