29 mayo, 2024

Columnista Invitada: Stefanía Massa de Ruíz – El Encanto de la Navidad

A pesar de mis 47 años, la Navidad no deja de maravillarme. Me es imposible resistirme al encanto de las bolas de colores, las luces en los árboles y los villancicos que de tanto escuchar en los almacenes empezamos a tararear todos mientras caminamos.

Me fascina ver la sonrisa de la gente, el saludo cariñoso, los buenos deseos y hasta los encuentros furtivos a los que, en otras circunstancias, no daríamos la más mínima importancia.

Me enternece la figura de Jesús, tan pequeño e indefenso. Y la mirada dulce de María, de rodillas, contemplándolo junto a José en aquel pesebre lleno de pobreza pero tan rebosante de amor y de alegría. ¡Si así fueran todas las familias!

Sí, sé bien que para muchos la Navidad se ha visto empañada por el consumismo que nos lleva a hacer largas filas en los almacenes, correr para aprovechar los descuentos, salir más temprano del trabajo y llegar mucho más tarde a casa… Pero eso poco importa porque creo que, en el fondo, de alguna manera terminamos disfrutándolo. O si no, ¿por qué lo hacemos?

Es cierto. Me gusta la Navidad. Me gustan las risas que se juntan, los abrazos que se atraen, las miradas que se encuentran. Me gustan los regalos, los que doy y los que recibo, las comidas, el cansancio y el desorden.

Recuerdo que cuando era pequeña más de una vez vi a Santa Claus montado sobre un trineo lleno de regalos. Lo vi tan claramente que hasta pude escuchar las campanitas que anunciaban su venida. En mi casa no había chimenea, pero invariablemente aquel hombrecito gordo y rojo dejaba bajo el árbol –tal vez entrando por la ventana- un sinnúmero de regalos preciosamente envueltos y con tarjetas a mi nombre…

Las cosas no han cambiado. Amo la Navidad. La espero siempre, cada año. Y hasta hago una cuenta regresiva cuando empieza diciembre. Me gusta marcar los días, uno a uno, para sentir que ya se acerca…

Disfruto de las cartas de los niños, las historias de los viejos, los renos en los patios, los pesebres y los árboles tan llenos de colores.

Y así, durante esas pequeñas pausas que como descansos necesarios nos regalan los días ajetreados, las compras y las reuniones con amigos, voy entendiendo que lo que me atrae es mucho más que eso.

Amo la Navidad, con sus recuerdos y sus sorpresas. Pero, ¿por qué la amo? No lo sé, tal vez sea esa pequeña lucecita de esperanza que nada ni nadie ha logrado apagar, aún después de 20 siglos.

Artículos relacionados

Los talentos

“En la vida y sobre todo en el Gobierno constituye especial talento aprovecharse del talento de los otros”. Conde de Romanones
El mundo, en las actuales circunstancias, necesita el aporte de sus mejores hombres, de sus mejores talentos y cualidades éticas y morales.

El pensamiento del Conde de Romanones nos viene justo, en este momento histórico del mundo. El problema radica en la incógnita por despejarse en cada elección y en cada país que si el ganador tendrá ese talento y sobre todo si permitirá, con las garantías suficientes de respeto a la dignidad personal, a la ideología, la actuación responsable, honesta y profesional de quien colabore con sus talentos en su Gobierno, liberada de otros condicionamientos, y solo con la mira puesta en el logro de los mejores resultados para cada país. Puede darse la circunstancia deformante de que también esos talentos se utilicen equivocadamente en dirección a intereses que perjudiquen al país, aunque aparentemente se haya buscado lo contrario. Si algo necesita el mundo en este momento, es el uso de los talentos de sus hombres honestos y responsables, para lograr el consenso que permita las soluciones más adecuadas para la actual crisis. Hay países que han tenido la fortuna de que en sus grandes crisis acertaron al elegir adecuadamente a sus grandes hombres; como los casos de Churchill en Inglaterra y Degaulle en Francia.

Rosana Alvarado contra el Chavo del 8

Para saber si algo es de beneficio para todos, debemos recurrir a la aceptación universal.

Si algo es reconocido como bueno para mucha gente, debe ser reconocido como bueno por todos.

Es de trascendencia mundial que todos hallamos identificado como bueno lo que ha hecho una persona y de escasa importancia que también exista una mujer que lo piense cómo malo y encima de esto crea que está en lo correcto.

Sería un contrasentido pensar que la mayoría de la gente del planeta le dé el justo valor a la trayectoria de un ser humano excepcional y estén equivocados, mientras que la minoría representada por la absurda opinión de una mujer sea la correcta.

No hay comentarios

  1. No siempre contamos con gente tan generosa que comparta sus sentimientos más íntimos con los lectores. Me alegra de corazón que La Trinchera cuente hoy con este aporte, a propósito de las fiestas de Navidad y Año Nuevo. No olvidemos el auténtico sentido de tanto movimiento: recordar a Jesús una y otra vez, en cada Navidad de nuestras Vidas.

  2. Muy lindo editorial que me hace recordar las navidades de niña y aun a esta edad no puedo evitar sentir la emocion de las compras y de compartir con los seres queridos a pesar del trajin y del mundanal ruido…es especial nace Jesus y nace una nueva esperanza de dias mejores

  3. Què lindo articulo. Al fin algo distinto de lo que normalmente leemos. Lo comparto plenamente con Ud. y la felicito. Siga escribiendo cosas positivas para animarnos.

  4. Pues bueno creo que todos mucho o poco deisfrutamos de la navidad y aunque ahora entiendo las palabras de mi madre que decia «Cuando seas grande y tengas tus hijos la navidad no se tardara tanto en llegar y veras que en nuestra realidad social se hace cada vez mas injusta con los que menos tienen» pero a pesar de todo es una de las pocas cosas que en un desesperado pueblo que clama por esperanza los malos gobiernos revolucionarios no nos podra quitar y que viva la Navidad.

  5. Agradezco a mi padres y mis abuelos que siempre me inculcaron buenas costumbres y yo se las enseño a mis nietos,creo que uno de los momento mas gloriosos dela humanidad es el nacimiento, expiaciòn y muerte de Jesus,esto les enseño a mis nietos, como tambien les enseño que papa noel no existe que es un invento de la coca cola hace 100 años y otras cosa que no tiene nada que ver con la navidad.

  6. ME PARECE MUY SUPERFICIAL LO QUE USTED ESCRIBE, NO LE NACE DEL ALMA, ADEMAS AQUI NO SE DICE SANTA CLAUS, SINO PAPA NOEL. Y ES MUY ORDINARIA LA PALABRA BOLAS , SE LEERIA Y ESCUCHARIA MEJOR
    ESFERAS DE COLORES BOLAS NO..! POR LO DEMAS CADA PERSONA TIENE SUS PROPIOS SUEÑOS Y QUE PENA QUE USTED ULITIZE COSTUMBRES EXTRANJERAS PARA REFERIRCE A NUESTRA NAVIDAD , VIVIMOS Y NACIMOS EN ECUADOR Y USTED?,NO TENEMOS QUE SER IMITADORES HAY QUE APRENDER A VIVIR Y COMPARTIR LO NUESTRO.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×