14 abril, 2024

Lo bueno y lo malo

Creo necesario hacer un análisis de lo bueno y lo malo del Gobierno actual. Los logros que se han logrado en la infraestructura de salud, son evidentes.

Todavía hay mucho camino por andar, pero ya se ven los resultados. La atención del Seguro Social ha cambiado y en mucho, al abrirse a otras Clínicas y Hospitales, donde los afiliados y los jubilados pueden separar consulta por medio del Call Center de Consulta externa, ingresar o recibir tratamiento, o ser operados, con cuentas pagadas totalmente por el seguro, ahora los afiliados ya no tienen que esperar meses o años para ser atendidos.

En cuanto a la atención gratuita a las personas no afiliadas al seguro, se había avanzado también enormemente por medio de la atención que se prodigaba en Guayaquil en los Hospitales de la Junta, hasta que se detuvo esa atención por la falta de pago de los haberes adeudados, que obligó a una pausa, pero durante este período, se ha mejorado bastante la infraestructura y la atención en los Hospitales del Gobierno, que tradicionalmente se encontraban desprovistos y desmotivados. Esta atención ha mejorado.

En educación es imposible aún poder ver el cambio, pues se requiere la creación de muchas más escuelas y colegios, La atención a este rubro había sido desastrosa, pues estaba entregado como rédito político o mafioso, a un partido político que hacía y deshacía de acuerdo a su voluntad. Ya se avizoran cambios y creo que en unos años más podremos tener una educación de calidad para todos.

Todo esto es lo bueno y lo positivo y creo que pudo haber sido logrado en forma más positiva si no se hubieran creado tantos odios entre hermanos, si no se hubiera formulado como medio para lograrlo la idea de que antes se le estaba robando a los pobres su derecho. En realidad el no hacerlo de los Gobiernos anteriores, fue, a mi modo de ver, más la visión equivocada de lo prioritario, que falta de voluntad para lograrlo.

En realidad, para conseguirlo, hemos pasado por los mismos problemas que pasamos por Gobiernos anteriores, y ahora con más impunidad, como el impedimento del Gobierno de mejorar el área de Deporte, por los famosos “come cheque”, cómplices y encubridores, que pensaron en sus bolsillos y no en la Patria y andan libres y con los bolsillos llenos.

El sacrificio intenso que se está realizando para lograr esto, es demasiado peligroso. Nos están exigiendo una coartación de la libertad, un impedimento de la libertad de pensar, una aceptación tácita de lo que dice el Gobierno, así pensemos o sintamos que es una patraña. El mismo Gobierno pierde credibilidad con esta forma de actuar, pues el pueblo no es ciego y aunque no tenga otra voz de información que la oficial, sí se da cuenta tarde o temprano, de que ha sido engañado. Lograr credibilidad a cambio de vidas humanas, es grave. Lo que hizo grande a Alfaro y a García Moreno, no fue su muerte, sino su vida, sus obras. Me temo que la forma en que Rafael pretende conseguir la gloria, es una forma errada. Aún le falta mucho camino por andar y la muerte no es el epílogo indispensable para ser grande.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×