16 junio, 2024

La memoria es la clave para el éxito

El sr César Cavero Cox un comerciante informal de Guayaquil está buscando firmas para revocarle el mandato al alcalde de Guayaquil. ¿Qué es que no se acuerda lo que costó poner orden en Guayaquil?

De esto podemos sacar dos conclusiones clarísimas. La primera es que no se da cuenta que es un informal. ¿Por qué no se formaliza antes de reclamar derechos? ¿O es que el tiene corona para ser informal y los que si están formalizados lo son por idiotas? Sr. Cavero antes de reclamar hágase formal.

Comprendo que hay gente mal acostumbrada a tener ciertos beneficios que no deberían tener y el alcalde se los ha quitado. Pero Guayaquil quiere y debe ser una ciudad ordenada. El alcalde está peleando para eso. Pero si a usted no le gusta como es Guayaquil vaya a vender productos a muchas otras ciudades que hay en el país y que lo necesitan. En Guayaquil hay que trabajar en orden.

La segunda conclusión que sacamos de esto es que este es un vivo ejemplo de la falta de memoria que tiene el Ecuador. No hay mayormente historia, ni análisis de ésta, a nadie le interesa. No se da cuenta el ecuatoriano que sino aprende del pasado está condenado a repetir los mismos errores. El hombre prudente medita en su corazón las sentencias de los otros de esta época y de épocas antiguas, y su gran anhelo es saber escuchar y aprender.

Decía Cicerón “No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es como ser incesantemente niños”. Y Hegel”, “La historia es el progreso de la conciencia de la libertad”. En todo caso la historia es un argumento necesario para influir en las decisiones colectivas.

El mejor ejemplo y el mas patético de esto es la historia del famoso primer emperador y unificador de la China: Shih Huang-ti que en el año 213 ac comenzó con la muralla China pero también ordenó quemar todos los libros y los escritos y quería formar una cultura nueva y olvidar los trabajos de Confucio, de Lao-tzu y toda la bella y abundante cultura que se había acumulado hasta la fecha.

Friar Giordano inventó los lentes en 1286. Utilicémoslos. Leamos. Analicemos por lo que hemos pasado y como lo hemos superado para no caer como tontos en lo mismo. Y mas bien con la astucia de Sherezade, la fe de Job, la entrega de Judit, la perseverancia de Moisés, la sabiduría de Salomón, la humildad de María, el amor de Jesús, la fe de Pedro y la convicción de Pablo podremos hacer de este viejo Ecuador, un nuevo Ecuador.

Artículos relacionados

¡Exprópiese!

Hugo Chávez, gobernaba Venezuela como si fuera dueño de hacienda; era el domingo 7 de mayo de 2010, caminaba por la Plaza Bolívar en Caracas, escoltado  por sus seguidores autodenominados, irónicamente «custodios […]

No hay comentarios

  1. Felicitaciones que articulo tan inteligente y tan bien enfocado, desafortunadamente la persona aludida lo entendera? lo asimilara? lo practicara? lo dudo…. que lo entienda es como pretender darle un biscochuelo a un burro. Con toda seguridad ni siquiera es oriundo de Guayaquil, pues de serlo otra seria su actitud hacia Guayaquil, hacia su Alcalde y hacia sus semejantes.

  2. Excelente su análisis. Individuos como Cavero deberían entender que solo cumpliendo sus obligaciones puede exigir sus derechos. Es como el caso de los invasores de tierra, que se apropian de lo que nos les pertenece y luego exigen que la ciudad (y los no invasores)les financien los servicios básicos.

    No sería de extrañar que este ciudadano esté siendo estimulado por los grandes odiadores de Guayaquil y del Alcalde Nebot.

  3. Este es uno de los artículos que hacen sostenible el entendimiento del progreso que ha tenido Guayaquil desde hace algunos años con la Administración Socialcristiana; a éste Sr.Cavero hay que hacerle entender lo que es Libertad y lo que es Libertinaje, Responsabilidad e Irresponsabilidad. Aunque no soy guayaquileño, pero víví en esa acogedora ciudad y sufrí la época de desastre por la que pasó. Gracias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×