14 abril, 2024

¡Ignorantes!

Ignorancia o ignorante, aplicado en sentido absoluto a una persona o grupo social; equivale a un insulto que manifiesta una degradación en la escala social y en la valoración individual. Sin embargo, cuando se aplica a un contenido concreto significa “no saber algo determinado” frente al conocimiento de otras muchas cosas o “tener un conocimiento imperfecto” Por lo anterior, todos tenemos algo de ignorante. Y aquellos que son “sabelotodo” e inextinguibles dueños de la “única” verdad, son los más ignorantes que existen.

François de la Rochefoucauld, destaca: Tres clases hay de ignorancia: no saber lo que debiera saberse, saber mal lo que se sabe, y saber lo que no debiera saberse.

Ignorancia significa no saber algo, estupidez significa no ser capaz de aprenderlo, y necedad significa hacer algo contrario a lo que uno sabe que le conviene. Ignorancia, estupidez y necedad son conceptos muy diferentes.

Quito ha recibido más ayuda del Gobierno que Cantón alguno, mérito para ellos, es una bella ciudad con muchos atractivos centenarios y coloniales que merecen ser cuidados. Efectivamente, ella logró la “La Ley del Fonsal” que fue aprobada en diciembre de 1987, durante el gobierno del siempre envidiado Presidente Constitucional y democrático estadista: Ing. León Febres-Cordero, un caballero de profundo sentir Liberal que terció como miembro y líder del Partido Social Cristiano”, habiendo durante su mandato respetado a las personas decentes de cualquier condición económica, creencia, color, o preferencia social. Nunca promociono el culto a su personalidad ni se volvió un sátrapa arreador de borregos, corderos o pavos. Entregó el poder de un Ecuador con buenas vías, nuevas actividades productivas y un muy bajo índice delincuencial.

Viéndose los resultados de estos aportes del Fonsal, en diciembre de 2002, el Congreso Nacional aprobó la ley que otorgaba, a través de donaciones voluntarias, participación en el Impuesto a la Renta a todos los municipios y consejos provinciales del país.

Quito y Guayaquil fueron las ciudades más beneficiadas por la donación del 25% del Impuesto a la Renta (IR). Según reportes del Servicio de Rentas Internas (SRI). En 2005, la capital recibió $30,7 millones (adicionales) mientras que el Puerto Principal tuvo acceso a $37,9 millones del total de $127,5 millones donados por este concepto. En ese año, el SRI generó en Impuesto a la Renta $1 223 millones.

Luego de estos municipios les siguen las ciudades de las provincias amazónicas que reportan un alto ingreso debido a las contribuciones de las empresas petroleras. Lago Agrio, registró $8 millones; Orellana, $7 millones, y Shushufindi, con $4,1 millones. Ibarra recibió una cantidad menor, pero la utilizó bien en obras de mejoras y adecentamientos.

Por medio de una resolución se eliminó esta Ley: “Porque ‘Papito’ Gobierno es el único que tiene la capacidad e inteligencia de poder repartir los fondos”, para lograr aprovechamiento político. He ahí porqué la población insiste que el faltante es mayor que el reclamado. Además, nadie puede comprender cómo es dable que la Presidencia destine treinta millones a instalar “periódicos” y solventar pérdidas; no obstante, no pueden entregar la mitad de ese monto que en justicia le corresponde a nuestro Cantón.

Se pierde en la soberbia palaciega la clara noción de que si por las buenas maneras y decentemente se pide el diálogo para lograr justicia y la otra parte se niega y burla; más aún salen sus compinches a amenazar y prevaricar en contra con tal de quedar bien con el patrón, queda un sinsabor en la gente que se traduce en problemas mayores.

Los lambones que creen que los van a amamantar quedarán haciendo chuscos, mientras los pobladores aplican el viejo refrán: Nada nuevo hay bajo el sol y “si las barbas del vecino ves mojar, pon las tuyas a remojar”

Artículos relacionados

Negociar con las ratas.

En la actualidad, el Ecuador es el país que más muertes diarias cometidas por criminales registra en todo el mundo. Cada día aparece una nueva modalidad de como salvajemente la creatividad de […]

No hay comentarios

  1. Muy señor mío, la ley y la constitución no se aplican discrecionalmente (sea la constitución que sea). El presidente del Ecuador (sea el presidente que sea) debe respetar A TODOS los ecuatorianos, no sólo «a las personas decentes de cualquier condición económica, creencia, color, o preferencia social», sino incluso a las personas «indecentes». Eso se llama democracia, cosa que no conoció mi pariente.

    La ignorancia por conveniencia es mucho peor que cualquier otro tipo de ignorancia.

  2. Gracias por hacerme menos ignorante. Excelente artículo, cuando leo cosas como estas me siento frustrada de que muchas personas no tengan acceso a ellas y de esta manera puedan aclarar sus criterios.

  3. Antonio: No se preocupe que a toda esta gentuza robolucionaria ya se les va a terminar la teta. Son ignorantes desde todo punto de vista, no saben, no pueden ni les interesa gobernar bien este país.
    Mayra

  4. Mi querido Antonio:

    Quisiera hacer un aporte al tuyo. Hace cerca de dos años, publiqué aquí un artículo en tono cómico sobre, precisamente, la ignoracia, el que quiero compartir hoy con ustedes. El enlace es:
    http://www.desdemitrinchera.com/2008/06/19/breve-ensayo-sobre-la-ignorancia/

    Por cierto, me da pena ver cómo la gente que está en contra de quienes no piensan como ella trate a los otros como «gentuza», pues lo único que se provoca es que las situaciones empeoren.

    Y no se trata de no ser crítico ni de no manifestar la indignación, de ninguna manera. Nosotros debemos manifestar nuestra indignación y debemos también ser críticos no sólo con Correa, sino con todo aquello que no está bien… incluso con los «nuestros». Pero se debe hacer con altura y con respeto. Por ejemplo, ¿qué pasaría si Correa hablara de «gentuza» al referirse a sus antagonistas?, pues a mí me parecería no sólo que no es digno de una magistratura de su nivel, sino que no es digno de una discusión incluso a nuestro nivel… como no me parece ahora.

    Sembremos democracia siendo demócratas. Respetemos como pedimos que nos respeten.

    (Por si acaso, yo no soy ni correísta ni izquierdisat. Soy un derechista a la antigua, de una derecha que, hoy por hoy, ya no existe).

  5. felicitaciones mayra por referirte a esta gente como gentuza la verdad es que es muuucho menos de lo que ellos le dicen cada dia al pueblo ecuatoriano con palabras y acciones y sobre todo porque se lo han ganado por burlarse de este inocente pueblo haciendonos tener esperanza de dias mejores, solo miremos como estan los hospitales a pesar de los inmensos recursos que hoy genera el petroleo, como se desperdicia la plata en cadenas desinformativas etc. y nos daremos cuenta que tanto respeto y tanta altura para esa magistratura nos esta llevando al fracaso dentro y fuera de nuestro pais. Que pena para el Ecuador tanta ignorancia etupidez y necedad Sr Kure

  6. Lo que estos hampones no logran entender es que en un futuro van a perder la suerte de estar en la cima y la caida que van a tener va a ser tan fuerte que les va a doler el trasero para siempre.

  7. Don Antonio buenas noches; le confieso con suma y real sinceridad, tenga tanta ignorancia que desborda y se nota hasta por mis poros y se ha vuelta tan habitual en mi que estoy al borde de la locura, fijese que mi mujer me dice constantemente IGNORANTE- BUENO CON TERNURA PERO ignorante – que no sabes que tu sueldo no alcanza para nada – ignorante que no sabes que tu sueldo no alcanza para mantener la casa – IGNORANTE – que no te das cuenta que todo esta caro, en fin ignorante, ignorante – lo confieso soy ignorante porque di mi voto por alguien tan SAPO QUE SE APROVECHO DE MI IGNORANCIA…..

  8. Muchos votaron por él porque los traicionó con su mentira. Los ecuatorianos somos gente buena, solidaria y confiada; no esperamos gente de esta clase. Debemos castigarle en las urnas o sometiéndolo a la Justicia Ordinaria (Que desafortunadamente la tiene sometida).
    Cordial saludo,
    Antonio

  9. En realidad, me da pena que la gente festeje los insultos y las descalificaciones… que es lo mismo que hace Correa.

    Es decir, llamar «gentuza» resulta bueno si lo dicen unos, pero si lo dicen otros, está mal.

    ¿Es acaso que no tenemos el suficiente sentido común como para darnos cuenta que hacemos lo mismo que criticamos lo que hacen los otros? Eso, amigos míos, se llama DOBLE MORAL. Eso se llama no tener bases para criticar.

    Si yo estoy en contra de que alguien insulte y descalifique, debo demostrar que puedo ser positivo y propositivo sin imitarlo.

    Correa y ustedes, mis queridas amigas, actúan igualito. Qué pena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×