18 junio, 2024

Ajusticiando la Legalidad

En Ecuador nuestro sistema legal está basado en Códigos estrictamente definidos y de muy lenta evolución. Para opinar de legalidad hay que ser jurista o al menos tener suficientes conocimientos sobre la ley.

Justicia y legalidad no son la misma cosa. Se trata de valores que poseen una naturaleza distinta. La grandeza de la justicia es que reside en la aspiración de todos los seres humanos.

Por incomprensible que sea, los jueces no están para hablar de justicia o injusticia, puesto que lo verdaderamente suyo es la legalidad, es decir, el apego a los principios y procedimientos procésales ordenados por la ley. De aquí que pueda decirse que el jurista no es necesariamente justo y también que el justo no es de ordinario jurista.

La falta de legalidad se presume que dará un resultado injusto, pero esto no es siempre así, puesto que se interpretan en planos que por falta de dinamia o evolución de la sociedad se tornan desiguales.

Decía Agustín de Hipona ¡Qué son los estados sin justicia sino una cuadrilla de bandoleros!

Los ecuatorianos han vivido horrendas injusticias: El caso de un violador y asesino ¡libre por una mal descrita amnistía!; Ministros y su pandilla libres por alteraciones en los detalles Legales; sin faltar la torcedura de la Ley para cometer ilegalidades y tremendas injusticias; dudosas relaciones de autoridades con narcotraficantes y terroristas…

Vemos a un Presidente a quien le fastidia que le digan que alguien no lo quiere y vuelve esa falta de empatía en una falta a “Su Majestad” y, sin embargo, él usa los peores epítetos en sus ataques sabatinos contra sus mandantes que son Raymundo y todo el mundo.

Precisamente por ello, la ausencia de justicia lanza al ser humano al gobierno de los tiranos y de su inconfundible arbitrariedad, mientras la ausencia de legalidad y leyes para determinar el convivir armónico suele llevar las cosas aún más lejos: es el fin de la coexistencia pacífica entre los seres humanos.

Qué sería del mundo sin el Estado que aplique la ley, si no un lugar de guerra permanente. En efecto, sin la correcta aplicación de la Ley no hay sustento civilizado que ponga fin a los conflictos, y sin ella tampoco se detendría la escalada de las pasiones.

Sin Ley que limite el conflicto entre los seres humanos, cualquier crisis lleva a una perturbación.

En el caso Filanbanco, los jueces tomaron el dictamen de una Fiscal General, que por casualidad tenía de Asesor al actual, para de acuerdo con la Ley tipificar lo que se ha dado por llamar un delito. ¿De qué forma beneficia a los malmirados William y Roberto Isaías? A lo sumo que su posible prisión haya prescrito, empero seguirían culpables de la quiebra de un Banco y habrían perdido más dinero del que muchos puedan escribir.

Cuán rápido prevaricaron los que políticamente desean vivir de ese escándalo. Más rápido que un rayo los Jueces fueron suspendidos en sus cargos por tres meses, fundamentalmente por no hacer lo que desea el “Ser Supremo” ¿Lleva el odio y rencor a la justicia? ¿Es legal o justo ensañarse y buscar venganza contra ellos, cuando otros, en peores circunstancias fueron absueltos?

Temas que no se tocan y que fueron los que hicieron liquidar al Banco – mucho después de la salida de los Isaías – Banco que quedó operando y produjo utilidades: ¿Quién ordenó a quienes reemplazaron a los Isaías el préstamo a la Previsora y su eventual absorción? ¿Por qué les exigieron a los liquidadores la ayuda a un nefasto Banco que aún hoy existe? ¿No tienen culpabilidad las autoridades de control que lo tenían intervenido? ¿Por qué el Estado compró un problema que se dio por el deseo de ganancias desmesuradas de personas que querían hacer “trabajar” su dinero en vez de hacerlo ellos? ¿Cuántas fortunas y negociados se han hecho a nombre de esta liquidación?

El libre comercio implica un riesgo de ganar o perder, muchos “pobres damnificados” lo fueron por avaricia y pleno conocimiento del riesgo; además: Habían percibido cuantías muy superiores a las depositadas.

Igualmente se tiene que rechazar que, por afanes asimismo políticos, se inculpe sin el debido proceso a la esposa del Fiscal General y a él. Acaso, tan joven dama, con todo el pesar del lamentable hecho, ¿no comparte culpa la que lamentablemente transitaba por un lugar prohibido?

Artículos relacionados

El problema no es la economía

Si los socialistas repiten la mentira hasta convertirla en falaz verdad. Recuerdo, de la “partidocracia y su corrupción” pasamos a la “totalicracia y su delincuencia organizada, criminal y narcotraficante”. En Venezuela sólo […]

¿Tenemos información real?

Actualmente cada vez menos se controla la gestión de la comunicación y en especial lo que anteriormente conocíamos como periodismo.  La inmediatez de la consecución de información y la necesidad de las […]

No hay comentarios

  1. Antonio: Independientemente de lo político, de acuerdo a lo que he visto en los noticieros, más de 15 testigos vieron cuando la esposa atropelló a la señorita, luego ella se bajó, al pobre zoquete de la camioneta de guardaespaldas lo mandaron a que conduzca el carro. El dolor de esa madre no tiene comparación con nada ver a su hija muerta. La ley es para todos, ella tiene que responder por su delito como todo ecuatoriano, a ese pobre soldado o policía no tienen por qué culparlo de algo que no ha hecho, y el Fiscal, por ETICA, hasta que no se resuelva este entuerto tiene que por lo menos pedir licencia o renunciar. Es un hecho lamentable pero si fuese Juan Pueblo no le aplicarían los 25 años por asesinato? Tienen que sacar la influencia de toda índole que baila en este caso.O sino dejemos que esto se resuelva como Dios decida.
    Mayra

  2. Los comentarios quedan en eso en comentarios/ amigos si comenzamos a investigar la vida, pasión y acciones de los fiscales, nos encontraremos con verdaderas sorpresas, sorpresas totalmente desagradables, fiscales que para agilitar cualquier proceso que sea – lo manosean de una forma tan denigrante, que los inculpados tienen que recurrir a negociar como un simple negocio de oferta y demanda, por ahí es la primera piedra preciosa de los aplicantes de la justicia – luego llegar al jusgamiento de los jueces, otro penoso cantar – ¿quién da más ? para sancionarlo o indultarlo – la forma de manejar y beneficiarse de la justicia no ha cambiana en nada – se sigue igual comentando – que los juicios no se gana por tener la razón, se gana por el peso de los dólares. Entre fiscales y jueces el que este libre de pecado que lance la primera piedra….. como decía el Rey de la cantera – tu me lanzas una piedra yo te lanzo una cantera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×