25 febrero, 2024

Narcotráfico II

El 15 de Abril de 2007 circulé una carta, luego publicada en diario Expreso, en la que me referí a la noticia publicada en el diario Hoy el 14 de Abril de 2007, “Correa revela que su padre estuvo preso en Estados Unidos”, en el que se citan las palabras del presidente:

”…El fue una víctima del sistema, no un delincuente, un desempleado que desesperadamente buscó alimentar a su familia, expresó”. “Por éso mi sensibilidad ante miles de presos por narcotráfico – y lo digo entre comillas – que son simples mulas que llevan unos cuantos gramos desesperados por ganar unos dólares y son los que van a pudrirse en la cárcel ocho, diez años”.

Entonces escribí:

“La persona apta para gobernar cualquier país es aquella que en lugar de culpar a la sociedad, toma responsabilidad por élla, y esa persona debe tener un juicio muy claro acerca de dónde la victimización profunda se encuentra…

… Nuestra preocupación debe ser dirigida a las víctimas inocentes del tráfico de drogas, a aquellas personas que enloquecen y pierden la vida por su uso…

… Los traficantes de drogas, de cualquier tipo, “mulas” o no, desesperados o no, no son inocentes ni víctimas. Las víctimas son aquellos cuyas vidas son arruinadas por las drogas…

… El poder en las manos de una persona que no puede apreciar el daño profundo que causa el narcotráfico es un peligro grave. Una persona que justifique el narcotráfico, o el terrorismo disfrazado de guerrilla, o con herencia o patrimonio de esa naturaleza no es apta para gobernar un país”.

Luego de los indultos y amnistías, concedidos con este gobierno, que han dejado a muchos delincuentes libres y a la población ecuatoriana desprotegida y atemorizada es menester recordar que este es el resultado de tener un gobierno dirigido por un presidente que obviamente no tiene un juicio claro acerca de dónde la victimización profunda se encuentra ni puede apreciar el daño profundo que causa el narcotráfico, por lo que no es apto para gobernar el país.

Artículos relacionados

La Librería: ¡Prueba superada!

Cuando me senté a escribir La Librería el viernes 5 de Julio del 2009, estaba pasando por momentos personales muy difíciles, muy dolorosos en la intimidad de mi alma y de mi corazón. En vista de eso, porque necesitaba ayuda, fui a conversar con una persona a quien quiero mucho, un sacerdote. Regresé de la conversación y decidí que iba a escribir una historia.

Yo atribuyo el mérito de haber escrito esa historia, al ánimo que me dio mi amigo el cura: Anda, ¡escribe! , eso me dijo. Le hice caso y le doy las gracias por ese buen consejo y también por todo el tiempo en el que tuvo la paciencia de atender mis problemas… a pesar de ser él una persona tan ocupada.

En la historia que escribí, conté muchas cosas, algunas las viví yo, otras las inventé a partir de realidades observadas muy de cerca.

La Leyenda de la Dama Tapada

No se ganaba en Guayaquil un rumboso título de TUNANTE, por los años de 1700, quien no había seguido siquiera una vez a la TAPADA, en alta noche por los callejones y vericuetos por los cuales llevaba ella a sus rijosos galanes.

Nunca se la veía antes de las doce, ni jamás nadie oyó, en la aventura de seguirla, las campanadas del alba a las cuatro de la madrugada.

¿De dónde salía la tapada? Nunca se supo; pero el trasnochador de doce y pico que se entretuviese por alguno de los callejones, de Alonzo o la Cruz, del Ahorcado o la Valeria, el Descomulgado o la Curtiembre, por Chíguere o la Encrucijada, y pasando las ruinas de la Muralla por donde hoy es Junín, tomase hacia el Bajo, de seguro que el rato menos pensado tenía andando delante de sí, a dos varas invariables, siempre como al alcance de la mano pero nunca alcanzable, a una mujer de gentilísimo andar, cuerpo esbeltísimo, y que aunque siempre cubierta la cabeza con mantilla, manta o velo, revelaba su juventud y su belleza y a cuyo paso quedaba un ambiente de suavísimo perfume a nardos o violetas, reseda o galán de noche.

6 comentarios

  1. Por lo que usted detalla y por mucho, mucho más, Correa no es apto para gobernar ni su casa, peor el país. Con mucho, estimo es el peor presidente de la historia republicana del país, por despilfarrador, dictador, sembrador de odio, patán y hasta mal cantante. Su último dislate: ir a reunirse con la escoria de la humanidad, los dictadores opresores, asesinos, violadores africanos e iraní. Inexplicable la presencia de la presidenta Bachelet de Chile y Lula de Brasil.

  2. Sr. Sagnay.
    Comparto absolutamente su comentario. Lo que sucede con este Presidente es que el llegar a esta posicion no lo hace mas o menos inmaduro, mas o menos hypocrita, mas o menos adecuado para gobernar a un Pais.
    Este hombre no es ni mas ni menos, es tan solo un mediocre pero que en su mente y en su espejo, se siente superior a los demas.

  3. Sr. Sagnay concuerdo en gran parte con usted.
    Sr. Traverso, parece que nos están contagiando la inmadurez o la ignorancia a la cuál usted critica? O, acaso el español no es su primer idioma? hypocrita?? Md?? A mi me enseñaron que se escribe hipócrita y no se pone Md sino Doctor, si es lo que a usted se refiere. Por favor dejémonos de superficialidades y de vanidades. Seamos auténticos.

  4. Es igualmente culpable del narcotráfico el que lo usa como un modo de salir de una mala situación económica, y quien consume drogas. Si los «pobres» adictos son víctimas del narcotráfico, los traficantes pueden alegar con la misma lógica ser víctimas del sistema… He leido ya algunos de sus artículos Carlos Sagnay y tengo que decir con mucha lástima que la objetividad no está entre sus prioridades. Sólo le interesa señalar culpables y apadrinar a las víctimas.

  5. Quien apadrinò a supuestas vìctimas, que en realidad son malhechores, no he sido yo sino quienes pusieron en libertad a aquellos que ahora son parte del problema de seguridad en todo el paìs y que tienen atemorizados a los ciudadanos decentes de la naciòn. ¿Quiènes defenderìan a los delincuentes si no los mismos delincuentes o amigos de ellos?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×