18 abril, 2024

Momentos Peligrosos

Los perros ladran, es señal que estamos andando” frase del Quijote que expresa que se esta avanzando en medio de situaciones difíciles en las que se tiene oposición malsana o perversa. Estos días he recibido varios ataques. Cobardes y anónimos. A mi correo que no es secreto, a mi teléfono que tampoco lo es, usando el servicio de comentarios de esta pagina. Eso significa que estoy incomodando intereses. Quieren que calle. No lo van a lograr, seguiré denunciando, comentando sin apasionamiento lo que esta mal, de lado y lado.

Es evidente que la falta de libertad que ha vivido el país, de 1830 hasta hoy, ha llevado a que los sirvientes de los aprendices de dictadores que hemos tenido se solacen en su estulticia y piensen que nadie les ha dicho nada por que son inteligentes, no les han dicho nada, porque mucha gente ha vivido presa del miedo.

No podemos decir que esto es solo en el pasado, también lo es en el presente. Siempre se impuso el terror para acallar a la gente honesta. Los pocos que hablan son perseguidos incluso con la creación de situaciones de escándalo, con el invento de delitos, de ahí los múltiples intereses de controlar la función judicial, antes y ahora. Precisamente por eso se trata de cerrar la puerta para evitar que tengan estas oportunidades los enemigos gratuitos que se gana un periodista a lo largo de sus años de esfuerzos mal pagados e incomprendidos.

El país vive momentos muy duros. Es evidente el desencanto de un sector de la población que pensaba en un cambio diferente al que propuso el Presidente Correa, muchos se volcaron hacia allá porque pensaron que no iría tan lejos, o que al igual que todos los demás políticos, solo seria plataforma electoral, que el giro extremo nunca llegaría.

Se les advirtió que si, no tanto por que el solo tenga la fuerza para hacerlo, sino porque lo rodeó un equipo de gente convencida y capaz, que viene preparándose para empujar el cambio hacia un socialismo marxista leninista. Gente que se mantuvo a la espera de lograr replicar Cuba, a la que le suena aun la consigna de: un, dos, tres Vietnam. En este punto encontramos entonces la descomposición dialéctica de las mismas fuerzas que llevaron al triunfo ese resentimiento recogido por Correa por el continuo patear del poder económico al que se empeñan en llamarlo “peluconeria” pero solo para poder centrar el efecto odio en contra del poder económico costeño, porque mas nefasto y mas negativo es el poder económico sostenido desde la administración publica, desde el Club de Ganaderos, desde los sectores agrícolas y bancarios serranos que tratan de conservar el poder bajo una mascara de socialismo, ese fue el origen de la llamada socialdemocracia. Ya tenemos entonces otro elemento más en la descomposición que aceleradamente nos ataca. El odio étnico regional.

Puede el Presidente guiar el país en un sendero ya anunciado, nunca oculto su inclinación, no supieron leer y no quisieron creerle. Disiento totalmente del empuje marxista leninista y stalinista de sus compañeros de proyecto político. Alguna vez me identifique con ese sesgo intelectual, político, me doy cuenta que fue el manejo de esa nostalgia y de los elementos sentimentales de la juventud. Visite Cuba en noviembre del año pasado, ya lo comente alguna vez, no quiero para mi país esa falta de aspiraciones, ese apoltronamiento de la inventiva y del emprendedor. No quiero ni de lejos la falta de sueños nacida de haber igualado en condiciones de miseria a todos los habitantes de la isla.

Cierto es, todos tienen educación, tienen cuidado médico. Pero, ¿de que sirve poder estudiar de todo, si lo haces sin los nuevos medios tecnológicos? ¿De que sirve si no tienes donde poner en práctica tus conocimientos? Los médicos cubanos tienen que salir, ya no hay espacios dentro. Los profesionales cubanos tienen que encontrar la manera de irse para intentar ser algo mas que taxistas esperando la esplendida propina del turista europeo.

Eso no quiero para mi país.

Tampoco quiero que sigan manejando la justicia desde sitios diferentes a los despachos de los jueces, o desde oficinas que mantienen un control remoto a las fiscalías, en donde se actúa contra derecho para complacer a un patrono que desagua sus babas de rencor y odio clasista. Tampoco quiero contratos a dedo, ni los de antes ni los de ahora.

Guardaespaldas que se convierten en grandes señores luego de robarse los aretes de oro de las vasijas entregadas a su custodia, parientes que negocian con contenedores, falsos dirigentes sindicales que se benefician de jugosos honorarios por dirigir sindicatos y agrupaciones sociales en un apoyo que los lleva directo a un desfiladero de aborregamiento y absoluto control social, politico e intelectual.

Bien por el desarme para controlar la delincuencia, no para evitar que exista posible beligerancia contraria. Vamos por el control del ejercicio de la libertad de prensa, que sean el consumidor, el lector; los veedores, no una institución oficial que decida que quiero ver en tv o escuchar en radio.

Es un negro momento el del país, los apostatas del marxismo están encontrando resistencia, los ex dueños del poder quieren recuperarlo, y los que nunca lo hemos tenido nos hemos dado cuenta un poco tarde que el poder no es de ellos sino nuestro, que es hora que lo tomemos, pero que estamos metidos en una trampa legal que nos traba.

Aspiro que el nombramiento de asambleistas no conlleve el titulo de siquiatras, no mas árbitros en las fuerzas armadas, no mas forajidos, porque nada de eso es legitimo, la legitimidad nace solo de la ley, mala o buena, es la única que legitima. El Presidente tiene que darse cuenta que lo es de los doce millones de ecuatorianos, no del 34 por ciento que le dio su voto, el debe gobernar pensando en que muchos piensan distinto y que no quieren lo uno ni lo otro, sino paz y trabajo.

Artículos relacionados

No hay comentarios

  1. Brillante!!!!!!!!!!! clarísimo.
    Nunca puse en duda tu capacidad para en tan pocas palabras, con tanta exactitud, contarnos, lo que viene ocurriendo.
    Siempre te leo, y cuando puedo y me lo permiten mis obligaciones, te sigo en la televisión.
    Tengo recuerdos gratos, de nuestra juventud, cuando alguna vez nos juntamos para conversar de lo que en esa época eran nuestros intereses de estudiantes de secundaria.
    No sabía de tus simpatías por la tendencia a la que te refieres, pero me alegro, de tu cambio, Alberto, Cuba tiene magnificas cosas, gente solidaria, gran historia, musica maravillosa que enamora, grandes artistas y deportistas, es decir muchas buenas cosas, pero sin LIBERTAD NO HAY NADA.
    Felicitaciones, por tus comentarios los que sobre todo, nos muestran al ser humano honesto, al que hace tiempo conocí.
    Fanny

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×