19 junio, 2024

Operación Fenix

Hace un año, fuerzas para-policiales del gobierno de Colombia planearon y ejecutaron la “Operación Fénix”, en la que fue abatido uno de los narcotraficantes más buscados del mundo.

Esta es su historia…

Luís Edgar Devia Silva, (a) Raúl Reyes, era uno de los 50 criminales más buscados a nivel internacional con 217 procesos judiciales seguidos en su contra por narcotráfico y un sin número de crímenes, secuestros, y masacres cometidas en nombre de la una supuesta “revolución”

Tercera semana de Febrero del año 2007: En una reunión de la Junta de Operaciones Especiales Conjuntas (JOEC), se crearon en la “DIPOL”, siete grupos especiales que – por separado – buscarían a los miembros del “Secretariado” de las FARC.

(Primer trimestre del 2007): Uno de estos grupos, a mando de un Coronel de la policía colombiana – (cuyo nombre, por motivos de su seguridad personal no voy a mencionar) – con 10 hombres cuidadosamente escogidos, se desplazó al Putumayo para seguirle la pista a “Raúl Reyes”, quien había se había establecido en la frontera con el Ecuador.

El grupo se instaló en Puerto Asís (Colombia), muy cerca de la frontera norte del Ecuador, y a menos de 35 kilómetros del campamento de Angostura, donde un año más tarde se ejecutaría la “Operación Fénix”.

El grupo especial no regresó a Bogotá, se distanció de sus colegas de la policía y compraron dos fincas para hacerse pasar por agricultores. Uno de los policías del grupo se empleó en una tienda de abarrotes para estar más en contacto con los pobladores de la zona y para enterarse de los comentarios, que respecto al acontecer local, generalmente hacen los lugareños.

Uno de los agentes encubiertos trabó amistad con un individuo que le reveló que era miembro del primer círculo de la seguridad que protegía a Raúl Reyes cuando éste se encontraba en un campamento ubicado entra Granada y Teteyé.

Marzo – posiblemente Abril – del 2007: El coronel N.N. se pone en contacto con los cinco miembros de la policía ecuatoriana que en enero del 2004 habían colaborado en la captura de Ricardo Palmera (a) Simón Trinidad. A ellos y a otros agentes de agencias gubernamentales de países amigos, les informó de sus actividades y les solicitó la colaboración que internacionalmente se proporcionan todas las instituciones que luchan contra el narcotráfico y el terrorismo.

La “amistad” desarrollada con el miembro de la seguridad del campamento de Reyes se fortaleció y el guerrillero se convirtió en informante para el encubierto grupo policial. Con el tiempo, y por su intermedio se obtuvo valiosísima información sobre los movimientos de Reyes, los procedimientos empleados para su protección y los nombres de las personas de su confianza.

El grupo policial se enteró de las cada día más frecuentes incursiones que Reyes hacía territorio ecuatoriano y los comandos de la policía colombiana montaron cuatro operativos para capturar a Raúl Reyes, pero éstas fallaron debido a lo escurridizo del Delincuente guerrillero.

Desde Agosto del 2007: Raúl Reyes – porque las autoridades colombianas estaban al acecho – había decidido refugiarse en campamentos móviles que tenía en la selva ecuatoriana, generalmente muy cerca de la frontera colombiana. Hasta esos lugares ocasionalmente viajaban periodistas, simpatizantes, uno que otro funcionario y otras personas que querían entrevistarse con él.

Domingo 17 de febrero: El informante del grupo para-policial colombiano se reunió con ellos en una casa de seguridad de Puerto Asís y les proporcionó, entre otros datos importantes, el número del teléfono satelital de Raúl Reyes.

El delator también informó que Luís Edgar Devia Silva iba a estar por algún tiempo en el campamento de Angostura y que los mantendría al tanto de cualquier cambio o evento importante que se presentase.

El jefe del grupo policial encubierto, pasó la información a sus colegas ecuatorianos y a todos los agentes de otras instituciones gubernamentales extranjeras que cooperaban con ellos… (Tal como lo había prometido en Marzo / Abril del 2007).

A los pocos días, usando triangulación electrónica para ubicar el teléfono satelital de Reyes, el Coronel N. N. pudo conocer que el campamento de Angostura se encontraba en las siguientes coordenadas geográficas.

Norte: 00 grados, 23 minutos, 10.66 segundos y

Oeste: 076 grados, 20 minutos, 59.88 segundos

Esas coordenadas, ubicaban el campamento de Reyes a unos 59 kilómetros de Lago Agrio. Con esta información tan precisa, se podía fácilmente encontrar el campamento de Reyes con cualquier instrumento de navegación GPS.

Armado con esas coordenadas, el coronel N. N. de la DIPOL, viajó a Bogotá, e informó al General Naranjo que el segundo hombre más importante de las FARC había sido localizado… Pero que lastimosamente, el campamento guerrillero quedaba en territorio ecuatoriano.

El General Naranjo le solicitó una cita de emergencia al Ministro de Defensa Juan Manuel Santos, quién – de inmediato – a su vez informó al Presidente Uribe.

Tarde del día domingo 25 de Febrero del 2008: Uribe se reunió con el General. Santos, el General Naranjo y a la cúpula militar en el Palacio de Gobierno para planear el curso de los eventos que ocurrieron en el campamento de Angostura.

La operación planeada consistía de dos fases casi simultáneas. La primera sería un bombardeo al campamento por parte de dos caza-bombarderos Supertucano de la Fuerza Aérea Colombiana. Estos saldrían de la base de tres esquinas, (ubicada a 72 millas náuticas al noreste del campamento de Reyes) apenas pasada la media noche.

La segunda fase consistía en el asalto con 4 helicópteros “Blackhawk”. Estos debían llegar inmediatamente después del bombardeo, transportando a una fuerza compuesta por 18 hombres del Comando Jungla de la policía, 20 miembros de las Fuerzas especiales del Ejército y 8 especialistas más.

Sábado 1° de Marzo del 2008: El asalto debía realizarse inmediatamente después de la media noche. En Bogotá, el General Naranjo desde la sede de la DIPOL siguió de cerca el desarrollo de la operación, y desde el Salón de Crisis del Comando General de las Fuerzas Armadas en el Ministerio de Defensa, los Generales Freddy Padilla, Mario Montoya, Jorge Ballesteros y el Almirante Guillermo Barrera hicieron lo mismo.

Poco antes de 45 minutos pasada la media noche cayeron las bombas e inmediatamente después llegaron los helicópteros con las fuerzas de asalto.

Después de sofocar una pequeña resistencia en el campamento, los comandos ubicaron el cuerpo de Reyes y lo retiraron del campamento. Reportando al General Naranjo en l
a DIPOL, que la misión había sido un éxito.

Según el artículo publicado a los pocos días por el diario “El País” de España, a la una de la mañana, el Presidente Uribe llamó al presidente Rafael Correa y le informó que había habido un enfrentamiento con las FARC y que había muerto un soldado y una veintena de guerrilleros, entre ellos Raúl Reyes.

Correa – informa “El País” – había preguntado: “¿Dónde cayó Reyes?”.

(Y yo me pregunto: ¿Por qué haría Correa esa pregunta?… ¿Acaso era importante… ¿Por qué?… O mejor dicho… ¿Para qué?… ¿O sería acaso que Correa sabía algo que nosotros hoy sospechamos?)

“Estoy casi seguro que en territorio de Ecuador”, la habría contestado el Presidente Uribe. (Con cierto rubor anota “El País”). El Presidente colombiano admitió que no le dijo que era una operación planificada y asumió toda la responsabilidad. Y acotó que si lo hubiera comunicado antes, estaba seguro de que todo hubiera fracasado”.

Evidentemente, el Presidente Uribe, por sus vastos conocimientos y experiencia en la materia, había seguido al pié de la letra esa estricta regla que respecto a información de inteligencia dice que:

“Solo puede saber, el que necesita saber”

Caso contrario lo sabría Raymundo y todo el mundo, y Reyes se les hubiera escurrido una vez más.

Esa importantísima lección de prudencia operativa es talvez una de las primeras reglas que se aprenden en los cursos básicos de inteligencia (Inteligencia 101) que se dictan en el entrenamiento de cualquier militar, y que los funcionarios públicos debiesen recordar, practicar y entender…

Inmediatamente después de la acción, los comandantes militares colombianos llamaron (según reporta “El País”) a sus colegas ecuatorianos y – asegura el General Padilla – que la reacción de su contraparte había sido solidaria.

Padilla dijo que les había dado a sus pares, las coordenadas del campamento y les había informado que habían dejado a 44 hombres para hacerles entrega de todo a las autoridades del Ecuador.

Pero algo salió mal, porque al mediodía del sábado, la inteligencia colombiana en Ecuador se entera de una acalorada reunión del presidente con los mandos militares. Y que Correa había ordenado capturar a los 44 policías de Padilla que se habían quedado cuidando el campamento.

Habiendo sido alertados de la orden de Correa, a los 44 combatientes no les queda más remedio, que adentrarse en la selva, y huir…

Domingo 2 de Marzo del 2008: Por precaución, dieron un gran rodeo para evitar toparse con el Ejército ecuatoriano o con las FARC. Tras 11 horas de camino los 44 policías llegan a Colombia a las siete de la mañana…

Terminando así – exitosamente – la ”Operación Fénix”…

Artículos relacionados

Correa, la Asamblea y Los Derechos Humanos…

El hecho de que la Asamblea Nacional Constituyente, haya excedido las atribuciones que le concedió el mandato del pueblo ecuatoriano en las urnas de la consulta Popular del 2007…

Y la (obvia) presión ejercida por el Presidente Correa para someter a la Asamblea Constituyente a sus caprichos…

Sumados al hecho de que el texto de la Constitución que deberá ser propuesta al pueblo en el Plebiscito en Septiembre del 2008…

Obviamente NO HA SIDO REDACTADO POR LA ASAMBLEA como lo mandó el pueblo en la Consulta Popular 2007…

No hay comentarios

  1. interesante relato con detalles casi inéditos. Me gustaría saber, si se puede, la respuesta de Correa al Presidente Uribe

  2. 1. Si la guerrilla (marxismo) hubiese triunfado como sucedió en URSS, China, Cuba, Nicaragua, etc., para su pueblo fueran héroes. Cómo cree Ud. que trataban los españoles a Bolívar? Tal cual Ud. trata a Reyes, de bandido.

    2. ¿A nosotros qué nos importa la «maravillosa» acción de «inteligencia» clombiana que en su mayor parte es falsa? La acción de ubicación de Reyes fue aporte de la CIA y del servicio de inteligencia israelí, ayudados seguramente por algunos ecuatorianos. NADA DE FÁBULAS. La guerrilla ha estado activa 50 años y nunca se habían conseguido los golpes que se le ha propinado.

  3. Lastimosamente ante la presencia y oportunidad de captura de un asesino, narco- terrorista de la categoria de Raul Reyes creo que al presidente Uribe no le quedo otra opcion que incursionar en nuestro pais. Aqui cabe la pregunta » Esta el bien comun, la seguridad regional sobre la soberania de un pais??. Efectivamente, si se hubiese anunciado (como ocurre con los operativos antidelincuenciales aqui en el pais), que se iba a incursionar a eliminar o a capturar a reyes, este mas que seguro estuviera a buen recaudo ahora.

  4. La postura del gobierno de turno es clara, no le gusta que le maten a los camaradas, explotando al máximo la violación de la soberanía, la misma que es violada a cada rato por Venezuela para las operaciones de apoyo y logística de la revolucón ciudadana.

    Uribe actuó como lo toco actuar, no es gil, era obvio que si se contaba el plan, el animal de reyes se hubiera hospedado en Carondelet.

    No deberían de existir fronteras ante las acciones anti-narcoguerrilla, es un mal común ya que somos hospital, restaurante y motel de las farc.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×