29 mayo, 2024

Confieso que soy mal católico

Es viernes santo y no fui a rezar el vía crucis, ayer no acudí a la iglesia, espero ir mañana o el domingo. A lo largo del año he asistido a misa alternadamente.  No me he confesado hace mucho tiempo.  No me doy golpes de pecho cuando paso ante la iglesia, aunque me duele el ver la situación de mis compatriotas, por las inundaciones, pobreza, falta de trabajo, etc no les digo hermanos porque van a pensar que estoy queriendo reconciliarme después de confesar públicamente mis faltas a la religión.

Pero, después de ver las multitudinarias procesiones, medio millon de fieles en la del Cristo del Consuelo, diez mil en la de la Alborada, no se cuantos miles en tal otra; igual en todo el país.   Esto me hace pensar que el Ecuador es muy católico, esto es, en otras palabras entregado a la practica de una religión que predica fundamentalmente el amor entre los hombres, sin distingo de raza, sexo, religión, edad, condición social, económica, etc.,   somos el país que mas orden en todo sentido deberíamos de tener.

Aquí no debe existir la maldad, el odio, la malquerencia, el chisme, el cruce de maledicencias, nadie debe ponerle el pie a otro para provocarle una caída y la doctrina o filosofía debe ser el cumplimiento de las obligaciones.   El evangelio dice que Cristo respondió cuando le preguntaban si se debía pagar tributos: “Dad al Cesar lo que es del Cesar y a Dios lo que es de Dios”, traducido, cumple tus obligaciones en todo sentido con el gobernante.   Cumple con Dios conforme a la ley de Dios.   Dios maldijo al que cobra rentas usurarias, al que no respeta a los demás, etc., y si revisamos la Biblia esta nos da incluso las normas de cómo debemos preparar los alimentos, entonces con todo esto ¿porque estamos tan mal en nuestro país?  ¿Será que acaso el doble discurso que atribuimos a otros lo estamos teniendo nosotros?

¿Que ocurre con el tratamiento de la verdad? vemos diariamente que se dan dos versiones sobre los mismos hechos, que yo sepa la verdad es una sola, pero siempre se saca una y otra versión, esto nos da a entender claramente que alguien esta mintiendo o alguien esta diciendo una verdad incompleta.

Es una realidad en nuestro país, el hablar mal de los demás, simplemente se inventa y se sacraliza con el “me contaron que….”, y cualquier infundió tiene vida de modo inmediato.   Incluso nos encontramos con que es tan grave la situación que se ha comenzado a utilizar al mismo poder judicial, ya no como medio de terrorismo de estado, que se lo sigue usando de parte y parte, los actuales y los que se fueron, que aun tienen algo de poder, sino como medio para los ciudadanos imponer nuestros criterios y puntos de vista, por encima de la verdad, lo justo y la ley.   Presentamos una denuncia penal cuando lo correcto es una demanda civil.  En nuestro estudio universitario los estudiantes buscan el facilismo para obtener el “cartón” que los acredite como profesionales, sin entender que el  titulo no les va a enseñar la profesión sino el estudio que no lo hacen porque eso es para los tontos, “los shabidos copian, engañan, o compran los exámenes” por eso tenemos un país de “shabidos” que creen que a Dios también lo van a convencer yendo a las procesiones o a darse golpes de pecho en las estaciones del vía crucis, cuando engañan, falsean, mienten, crean verdades a medias, y su hacer es el quebrantamiento de la norma suprema de convivencia humana para vivir a costa de los demás.

Por un acaso, no me transforme en predicador, pienso que yo al igual que muchos estamos cansados de las verdades a medias y de la incesante propaganda de “somos buenos” que nos viene de todos lados y me tomo la libertad de hablar por ellos, y pedir que si realmente no somos buenos, por lo menos nos callemos la boca y de corazón tratemos de enderezar rumbos, creo que el sufrimiento de Cristo hace 2008 años en el Gólgota se merece ese homenaje.

Artículos relacionados

Perspectivas 2019

La inestabilidad, sin consideración alguna de la filiación política o pensamiento ideológico del jefe de Estado, ha sido el denominador común en la conducción política del país a lo largo de su […]

No hay comentarios

  1. La religión católica no predica el amor entre hombres, su centro metafísico se basa en el odio a esta vida y a la naturaleza misma del hombre, haciéndole detestar su cuerpo y todo aquello que es natural para éste basándose en nada más que tradiciones vetustas que no tienen ninguna base en la lógica ni la razón. Si Ecuador quisiera salir adelante, es la religión que tiene que dejar al lado y ponerse a pensar con el cerebro.

  2. Me gustaria saber el mail de adalgiso piretti me parece muy acertando su comentario y no se preocupe si no es muy catolico el amor lo llevamos adentro y hacia los demas ese es el punto de partida…

  3. Jesucristo dijo:Mi pueblo se perdio por falta de conocimiento.»Y tambien dijo L:Y conocereis la Verdad y la Verdad os hara libres.Estos dos versos los traigo de ejemplo porque las religiones no salvan.Lo que salva es conocer la Palabra de Dios (La Biblia) ahi encontraremos la respuesta a todos los interrogantes y opiniones respecto a la vida en este mundo.Asi que lean la Biblia y la Verdad los hara libres de la esclavitud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×