30 mayo, 2024

El presidente y sus ministros

En el primer año del Gobierno revolucionario el Econ. Rafael Correa ha planteado una revolucionaria estructura para la integración de su Gabinete Ministerial, hoy ya integrado en su revolucionario organigrama político por 20 Ministros y 7 coordinadores ministeriales, para coordinar los 7 grupos de las 7 áreas o grupos administrativos que ha diseñado el Presidente, aclarando que su silla es el único centro desde donde se irradian las decisiones de cada grupo político, lo cual demuestra la poca confianza y desconocimiento de la capacidad de sus Ministros, agrupándolos para ponerles un inspector-coordinador de sus acciones y reservándose además el derecho de la decisión final, demostrando así su omnipotente decisión de tener el poder absoluto.

Tal debe ser su preocupación que los saca de una función para ubicarlos luego en otra, como tratando de adivinar, descubrir o acertar, cual es la capacidad o conocimiento administrativo de sus ministros para ubicarlos, a cada uno, en el sitio que estime le corresponde, por lo cual es deseable que pronto descubra cual es la habilidad de cada uno de ellos, afín de que pueda integrar su Gabinete eficientente de acuerdo con la Arquitectura política de su diseño de Gobierno y pueda así comenzar a gobernar en beneficio de todos, sin el rencor y revanchismo que irradia en cada una de sus intervenciones, las que van dejando huellas que pueden resultar imborrables y peligrosas en el tiempo.

Después de su slogan de campaña, de que con su llegada al poder se instauraría un “gobierno revolucionario”, ya en el ejercicio del poder omnipotente su slogan es otro “la patria ya es de todos”, slogan que resulta una copia burocrática, de quienes viven de ese pensamiento, por eso la decisión mantenida por muchos años para hacer lo que les viene en gana en las pocas horas que trabajan, sin la responsabilidad de rendir cuentas a nadie. Así nadie responde de sus errores, omisiones o equivocadas decisiones, pues a la burocracia nunca le ha preocupado los resultados, sino su permanencia en su hereditario cargo y el cobro de sus remuneraciones y comisiones, esta es la verdadera razón del fracaso administrativo de las diferentes empresas del Estado, ocasionando irreparables perdidas económicas, las que deben ser pagadas con los impuestos que pagamos la mayoría de los ecuatorianos, no las minorías como equivocadamente el Gobierno expresa, para estimular su división social en el país.

Es necesario reconocer que el estudio y la preparación académica son factores importantes para lograr el éxito y el desarrollo de toda gestión empresarial, pero también es necesario aclarar que toda esa preparación se queda simplemente en el conocimiento teórico, sino se ejerce y se practica lo aprendido, en la escuela, en el colegio y en la universidad, ya que la practica es la mejor universidad de la vida. El Econ. Correa a demostrado que es un verdadero Arquitecto del drama político, pues diseña muy bien cada uno de sus escenarios en los que aprovecha los errores del pasado para construir la plataforma de su gobierno basada en la angustia y miseria popular.

Con la casi duplicación del numero de Ministros y Coordinadores del Gabinete, hasta la mesa de sesiones deberá ser agrandada, el numero de secretarias, asistentes y asesores

deberán multiplicarse, por lo tanto el presupuesto de gastos debe crecer en el presupuesto general y la forma de equilibrarlo será cobrándole mas impuestos, justamente a las mayorías que somos los que los pagamos, pues el país ya es de todos, como se esta expresando en todas las planillas de los servicios públicos manejados por el Gobierno. Los resultados pronto los veremos y el fracaso será de todos, ya que el país es de todos, pero sin la responsabilidad de nadie, como siempre ha sido el manejo de la cosa publica.

La inexperiencia se refleja en los continuos cambios realizados; La inexperiencia genera inestabilidad y la inestabilidad conduce al fracaso, el que puede a su vez estimularse para convertirse en la revancha del fracaso personal, producto de la falta de arrojo y decisión para lograr lo que otros han logrado, porque si tuvieron la valentía y la decisión de arriesgarse a emprender en lo que se creyeron capaces de poder realizar, labrando paso a paso su propio futuro, con lo cual han contribuido a generar empleo y trabajo para otros.

La pobreza y la miseria no deben repartirse, es la riqueza la que se debe aprender a distribuir generando trabajo y bienestar para muchos, eso solo lo da la experiencia de haber hecho lo que otros nunca han hecho, trabajar con la responsabilidad de producir bienestar.

Artículos relacionados

Los riesgos de la inversión

Al conversar con mis amigos, me gusta preguntarles qué harían con el dinero si, de improviso, reciben una herencia de un millón de dólares. Antes de escuchar su respuesta les recuerdo que […]

Corrupción Contagiosa

El país ha entrado moralmente en un proceso de descomposición. La corrupción va surgiendo en varios estratos del gobierno y está haciendo mella en el pueblo. El mal ejemplo está afectando de […]

No hay comentarios

  1. Estimado Sr.Baquerizo:
    Gracias por su columna «El Presidente y sus Ministros» (Desde mi Trinchera, 10 de enero del 2008) Es un analisis acertado y breve del presidente Correa.
    En verdad ningun otro mandatario ha creado tantos ministerios y ayudantes, apesar de que el clama decir la ultima palabra. La burocracia gobiernista incrementa el gasto publico, y solo puede contar con mediocridad en los seleccionados a servir bajo una autocratica administracion. Talvez esto explica los cambios de ministros, puesto que el mismo Correa admite que se impacienta y explota cuando no se hace a su gusto.
    Parece que el Econ.Correa se cree absoluto y omnipotente por ser elegido a su puesto. Ahora siente que no hay ley que lo detenga y que esta destinado a crear un estado servil, ya que el pueblo no es academico y los poco que son pueden ser amordazados o sumisos a su absolutismo.
    El Presidente nos recuerda de Blanca Nieve y los Siete Enanitos. Ella era la estrella mientras los enanitos que la seguian tenian una pluralidad de inconsecuentes. Si Eloy Alfaro viviera hoy se moriria de risa oyendo a Correa compararse al viejo luchador. Alfaro fue mas fiel a la ciudad que lo ayudo al cambio liberal que en su testamento exigio que sus huesos quedaran en Guayaquil.
    Si el circo con los payasos socialistas continuan ostentosamente con los atropellos e insultos de todos, el mismo pueblo se cansara de la autocracia bordada y demostraran que no necesitan dictadores que los menosprecian porque son pobres y sin academia.
    Atte.
    Abdon Long Pazmino

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×