¡Ah! ¡Los libros! – Desde mi Trinchera
Comentario

¡Ah! ¡Los libros!

En los días y noches de quedarme en casa por miedo al COVID-19

Dos años de vivir y revivir, por tantos libros vueltos a leer. Unos con más o menos sobresaltos, que han pasado inadvertidos en los días de mi vida, u otros que han sido un refuerzo para ella.

Hoy he vuelto a leer libros de las bibliotecas de mi vida:  de repisas y repisas en todos los aposentos de mi casa, más los de mis hijos- en los días de pernoctar con ellos.

Y entonces, encontrarme con sus autores, ya idos o con vida:  de aquí, de allá, de todas partes… como en los restos de la biblioteca de mi hombre amado, existentes en cada una de ellas…

Y en esto de autores idos, me retracto, porque nadie que escribe un libro perece; siempre vive en sus páginas su filosofía, que es humana… aún en los históricos de siglos, a los cuentos infantiles, de poesías o novelas…

Libros que van asidos de las manos o dentro de la valija del viajero…

Y en las noches del lector apasionado, que los lleva aún hasta su lecho y acariciados al pasar sus hojas, amanecen presionados a su pecho o a su almohada…

O aquellos: de hojas dobladas, rayadas y señaladas, por lectores que encuentran en sus páginas ideas y conceptos dignos de recalcarlos por su valía científica o filosófica…

 ¡Ah, libros de hoy!… Que, llevados por la vorágine del siglo, se están yendo de las manos de los hombres, leídos y escritos, entre claves de Wikipedia, de Google y otros etcéteras, de la electrónica…

-Y no es que esté en contra de ello- La llegada de la imprenta siglos antes: que pasó del grabado manual en el papiro a las hojas recopiladas en volúmenes del libro, fue así de contundente…

Por lo que hoy, “Desde Mi trinchera” doy gracias a los días que, aún entre la digitalización, vivo leyendo y releyendo los libros de formato y colores diferentes, de las bibliotecas de mi casa y los que todavía se publican de diversos autores salidos de la imprenta…

Nota: Al momento releo – La tercera ola de Alvin Toffler, “La revolución educativa” de Jaime Barylko, “La filosofía” del “Científico del espíritu y maestro” Rudolf Steiner.  Y entre tiempo y tiempo hojas de poemarios de Pérez Febres Cordero, del enigmático GRROSM, entre los versos de Neruda.  

Hoy la Antología de Consuelo Sánchez en mis manos, recién salida de la imprenta, y ¡tantos!… ¡tantos libros más!…

Por la paz del mundo

1 Comentario

  1. Manuel Felipe Macías Espinoza

    La lectura es la mejor arma contra el analfabetismo, ignorancia, injusticia, etc. Te ayuda a descubrir y navegar en el pasado, presente y futuro de nuestra historia.

    Atentamente
    Manuel (hijo de la señora Anita)

Responder a Manuel Felipe Macías Espinoza Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.