Opinión Política

Soluciones

¡Creo que en vez de hablar de problemas, debemos hablar de soluciones! Ya es hora de acabar con las mafias y los modus vivendi de gente que se aprovecha de la ingenuidad del pueblo ecuatoriano. Es hora de acabar con los prepotentes, los corruptos, los aprovechadores, los sapos y romper las mafias que se han adueñado del país y se han enriquecido a costa del Estado.

Las profundas raíces y el enmarañado de alianzas por debajo de la mesa, donde el “lleve” y el “deber”, han sustituido al “debe” y al “haber” de la contabilidad, engrosando las nuevas fortunas que crecen enormemente a lo largo de cada período presidencial.

El principal problema es eliminar a los encebados, ¡a los que ya lo convirtieron en su forma de vida! El significativo grupo que buscan reelegirse siempre, que siempre están en un puesto de algo.

¿Cómo podemos eliminarlos? Simplemente poniendo una ley, por medio de la cual, para permitir que todos los ecuatorianos tengan la oportunidad de servir a su Patria, se prohíban las reelecciones. Se acabaron los Abdalaces, los Correas y demás ratas de alcantarilla. ¿Ya fuiste Presidente? Ahora que venga otro. Es cierto que vamos a perder la oportunidad de repetir un buen Alcalde o algún otro político bueno, pero también es cierto que es más de lo que nos libramos, que lo que perdemos.

Otra gran ventaja que se logra, es eliminar la politiquería, las rencillas y los roces, disminuirán los insultos, ya que no podrán sacarse cueros al sol de nadie, porque todos son figuras nuevas en los registros electorales.

¡Pensemos bien! Creo que aparte de permitir que más ecuatorianos sirvan a su Patria, eliminaremos la horrenda mafia que hemos estado creando. ¡La política NO PUEDE SER UNA PROFESIÓN, en países como el nuestro! El ser humano que desee servir a su Patria, se preparará para hacerlo y lo demostrará al ser electo.

José Fernando Gómez

@jfgrmd - Médico Pediatra. Miembro activo de la American Academy of Pediatrics. Miembro activo de la Honorable Junta de Beneficencia de Guayaquil. Director de Desde mi Trinchera.

1 Comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *