La pandemia también golpeó al autor, seres muy queridos y del entorno familiar directo, sucumbieron con sus vidas a los avatares del Covid 19, sin embargo debemos de seguir hacia una nueva etapa y debemos enfrentarla como estamos acostumbrados los guayaquileños, de frente y mirándola a los ojos.

Se pretendió dañar el buen nombre de nuestra Alcaldesa por decisiones fuertes pero valientes que tomó en favor de los ciudadanos que habitamos esta linda ciudad, llegamos a ser el patito feo de Sudamérica y del mundo, incluso una desatinada periodista quiteña, pidió que Guayaquil sea aislada del Ecuador.

Se llegó a tener más de 400 muertes relacionadas al virus en un solo día, los hospitales inundados por gente temerosa a la pandemia, gente muriendo en las calles por falta de atención médica, pero hombres y organismos de bien, liderados por Jaime Nebot S. y respaldado por un COE cantonal, liderado por Cynthia Viteri tomaron las riendas de la plaga que nos acechaba y poco a poco se fue aplanando esa tan terrible curva, que mantuvo a Guayaquil y a Ecuador en sí, como un ejemplo administrativo de lo que no se debe de hacer.

Se hizo lo impensable, nos aislamos del mundo que nos rodea pero por una buena causa, se mantuvo a la gente dentro de sus casas, entregándoles medicinas, kits alimenticios y de salubridad en sus puertas, se hizo una campaña de salud masiva en los sitios más sensibles de la ciudad y aunque no se tenía experiencia en el tema de contagios ya a nivel comunitarios como casi ningún país a nivel mundial, fuimos corrigiendo errores y sacando a Guayaquil de la desidia gubernamental a una vez más, ser ejemplos del correcto uso administrativo de los fondos privados que fueron conseguidos para enfrentar la pandemia.

No todo fue bueno señores, pero soy de los que prefiero ver el vaso medio lleno a medio vacío; hubo raterías y sobreprecios en hospitales, ministerios, alcaldías y prefecturas, pero el ejemplo que el Municipio de Guayaquil liderado por su Alcaldesa, al ser una de las ciudades más golpeadas a nivel mundial por las muertes y contagios ciudadanos y del Comité Empresarial liderado por nuestro Ex Alcalde, demuestran que no todo está perdido.

Los momentos de necesidad y peligro, solo muestran las verdaderas caras de las almas de las personas, así, una vez más, yo no fui, no lo sabía, fue mi esposa, me hackearon, vivo en otra realidad, no me acuerdo, los pillos siempre fueron ellos no nosotros, se convirtieron en el corolario que en una emergencia siempre habrá dos caras de la moneda.

Cual cara de esa moneda debemos elegir, eso nos corresponde solamente a nosotros decidirlo, no cometamos la irresponsabilidad una vez más tirar la moneda al aire y esperar para observar en cual cara caímos, porque tendremos matemáticamente un 50% de probabilidades que nos salga otro gobierno de la década robada o peor aún uno cuántico que no atina a nada y lo único que todos los ecuatorianos esperamos actualmente es Progreso y Libertad en esta etapa de LA NUEVA NORMALIDAD.

0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *