Comentario Deportes

¡Célico!…! Célico!…!Célico!

Representar a un país constituye el mayor orgullo que un ciudadano puede aspirar durante su vida.

Sea futbolista, embajador, cónsul o lo que sea, cualquier cosa que hagamos en representación del Ecuador nos obliga a adquirir responsabilidades, ya que en lo que representemos dejamos de ser nosotros mismos, para convertirnos en representantes de todos los que nacimos en el  suelo patrio.

Eso significa que lo bueno o malo que hagamos mientras representamos al país, lo hacemos a nombre de todos los ecuatorianos.

En el piso 17 de un hotel durante la copa américa, un grupo de futbolistas después de perder en un partido de futbol, se reunieron para chupar, festejar y comer.

Al margen del número de cervezas o botellas de tequila que bebieron, esta inconducta fue hecha en representación de todos los ecuatorianos.

En un estado de excepción o de alerta nacional, a quien ofenda a nuestro país o tenga la cobardía de huir por el miedo a defender a la patria, se los debe fusilar en el paredón.

A estos futbolistas que nos avergüenzan deberíamos hacerles lo mismo y fusilarlos socialmente, ya que su falta de civismo patriótico y mal desempeño deportivo, los hizo mancillar la sagrada representación que simbólicamente les otorgamos.

Esa selección era dirigida por un avispado y obsoleto director técnico, que tenía el poder para controlarlo todo y al mismo tiempo era quién les permitía hacer a los futbolistas lo que les diera la gana.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                   

Por este libertinaje cómplice es que todos se comportaban como farreros, reguetoneros y hasta llevaban peluqueros como parte de la comitiva de la selección nacional.

Todo esto les era permitido porque quien debió impedirlo era quien lo permitía.

Hoy las cosas son diferentes.

Nuestra selección de futbol está compuesta por ecuatorianos que están honrados cívicamente de representar a nuestro país.

Ahora no hay engreídos que con su presencia piensen que le hacen un favor a la selección.

Ahora  hay un conjunto de jóvenes futbolistas que persiguen el mismo fin; que es jugarse la vida para representar al Ecuador.

Esto ha sido posible gracias a que Célico ha sabido crear y liderar un grupo de futbolistas que funcionan como grupo y realmente quieren representar al país.

Después de cada uno de los tres goles metidos en la ciudad de Cuenca, lo primero que hicieron quienes los convirtieron fue buscar a Célico para abrazarlo y besarlo.

Por la academia que me otorga mi profesión, sé que un gesto de esta naturaleza es espontaneo y no se puede programar.

Esta hermosa manifestación de afecto solo traduce la afloración  de los más profundos sentimientos de afecto y gratitud frente a quien como si fuera un padre; los causó.

Tampoco se pudo haber pre programado el grito unánime de  ¡Célico!…!Célico!…!Célico! de todo un estadio que coreaba ¡Célico!…!Célico!…!Célico!.

El mismo fue un grito espontaneo, que valorado por mi profesión como experto en el análisis de la conducta colectiva de las masas, me otorga la profesionalidad y objetividad necesaria para decir que aquello que se gritaba en el nombre de Célico, traducía el clamor nacional para que Célico sea el DT de nuestra selección nacional.

¿Porque buscar afuera lo que tenemos adentro?

Si este sentir oído traduce el clamor de un pueblo, se lo debe interpretar como la orden de ese mismo pueblo para que los directivos de la FEF nombren a Célico como director técnico de nuestra selección nacional de futbol.

La voz del pueblo es la voz de todos los ecuatorianos.

Célico debe ser quien continúe a cargo de la selección de futbol del Ecuador.

1 Comentario

  1. Avatar
    Patricio Villacis

    EXCELENTE OPINIÓN DR. PALACIOS,QUE SIRVE PARA LA REFLEXIÓN EN OTROS AMBITOS DEL QUEHACER DEL ECUADOR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *