Opinión Política

Plan económico y fin de la luna de miel

En el Plan Económico del presidente Lenin Moreno no subieron los impuestos, al menos directamente, y prometieron reducir el gasto público y el tamaño del Estado, lo cual es positivo ya que no pasa la factura (austeridad) al ciudadano, sin embargo no detalla el manejo de la deuda, especialmente con los chinos, ni menciona el IESS, ni la recuperación de los dineros sustraídos del Estado por funcionarios corruptos de la administración pasada, denunciada por la actual, ni indica cómo reactivarán la economía, todo lo cual es preocupante ya que, obviamente, han postergado anunciar los temas más importantes y urgentes del manejo económico de nuestro país, que, como el mismo presidente ha admitido, está en crisis.

El Plan Económico más pareció una parte de un programa de gobierno en una campaña electoral en el que se hacen promesas señalando objetivos, sin cuantificar, sin entrar en detalles de cómo se va a conseguir la reactivación de la economía, esperanzándose en la buena suerte para lograr $ 7.000 millones de inversión y depender de la empresa privada para la creación de empleo. Básicamente, pajaritos en el aire y muy pocas nueces en un gobierno con 10 meses en el poder, dejando claro que ha faltado un diálogo exhaustivo.

En el tema de corrupción, no se dijo cuánto van a recuperar de los dineros robados durante el gobierno pasado, que podría ser decenas de miles de millones de dólares. Esperé escuchar del presidente que iniciaría investigaciones a aquellos funcionarios que tienen activos en el país, como prósperas compañías, casas en ciudadelas costosas y carros lujosos que no pueden justificar; que haría algo similar a lo ocurrido en EE.UU con un ex-procurador de Petroecuador, Marcelo Reyes, que está en la cárcel por lavado de activos, al no haber podido justificar el origen del dinero de sus inversiones en ese país. De manera similar, con respecto a investigaciones de los dineros sustraídos y que reposan en paraísos fiscales.

No se especificó cómo intentan manejar la deuda. El Gobierno actual ha denunciado que el gobierno pasado maquilló las cifras de la deuda y que esta realmente sobrepasa el 40% del producto interno bruto (PIB), es decir, que el gobierno de Correa mañosamente actuó fuera de la ley. Sin embargo, no se detalló qué van a hacer al respecto, teniendo en consideración que el Gobierno actual, al igual que el anterior, está actuando fuera de la ley al sostener un endeudamiento superior al 40% del PIB y continuar emitiendo bonos internacionalmente, a pesar de no tener la debida autorización de la Asamblea.

Con relación a la deuda con los chinos, no se dijo más que se optimizarán las ventas petroleras anticipadas, es decir, que continuarán con esta modalidad a pesar de haberse denunciado que han existido irregularidades en la negociación e implementación de las mismas, incluyendo comisiones de hasta $ 4 por barril a intermediarios, que no debían haber existido ya que los convenios entre países, como Ecuador y China, son precisamente para evitar la presencia de intermediarios. Es más preocupante todavía que las denuncias son sobre actos de corrupción en negociaciones con un país que supuestamente es drástico con los corruptos, hasta el punto de condenarlos a muerte. El enunciado de la ministra de Finanzas, María Elsa Viteri, que se sentarán en la mesa con los chinos, es por demás simple para un plan económico de un gobierno con 10 meses en el poder.

El secretario de la Gestión Política, Miguel Carvajal, había dicho que el IESS está quebrado y sin embargo no se hizo ninguna mención acerca del manejo de esta institución, ni cómo se financiará la aportación del 40% del Estado. Sabiendo que el Gobierno está sin dinero, debemos saber cómo piensan financiar estos egresos que no estaban contabilizados antes. En otras palabras, el Gobierno tendrá que recurrir a más deuda, por esta y muchas otras razones, como por ejemplo para financiar las indemnizaciones para los funcionarios que perderán sus plazas de trabajo con la reducción del tamaño del Estado, que implica la eliminación de ministerios, secretarías, subsecretarías, coordinaciones, etc. Pero, como la deuda hace rato sobrepasó el 40% del PIB, el Gobierno de Moreno no puede endeudarse más y si lo sigue haciendo, seguirá haciéndolo quebrantando la ley.

No hubo “paquetazo” y la ciudadanía respiró con alivio, sin embargo, la solución de los problemas más urgentes: deuda, IESS, corrupción, fue postergada, continuando con la política “correísta” de trasladar la bomba de tiempo en lugar de desactivarla, contratando más deuda ilegalmente para servir las deudas presentes, quizás hasta que la bomba explote, sea durante este Gobierno o el siguiente.

3 Comentarios

  1. Estimado Sr. Sagnay, en lo económico no podría Ud. Estar más claro, el pais está en bancarrota y, el dictador de turno ,sigue con las mismas políticas económicas de su antecesor: deuda y más gastos improductivos, políticas de despilfarro de los pocos recursos y tapando el sol con la mano. Un saludo.

  2. Roberto Morales

    Eso es lo que voy a hacer Esperar Sentado a que la Ministra de Finanzas Elsa Viteri se SIENTE a negociar la deuda con los Chinos.

  3. La percepcion es que el actual gobernante se siente atado sea por cadenas politicas y pseudo ideologias asi como economicas si da un paso en falso cae y si no tambien…
    Ya decia una dicho que aca en Ecuador aun no sabemos votar y ya llegara el momento en que se cumpla lo que dijo un politico ingles “El Socialismo dura cuanto haya dinero de otros para dar migajas a los necesitados” Y tambien mencionar lo que predijo un religioso nuestro “El Ecuador no desaparecera por los fenomenos naturales sino por los malos gobernantes” Ojala nunca pase ese evento pero quien los hace entender que con recetas ajenas no funcionara los cambios que aspiramos en pro de las futuras generaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *