Opinión Política

El desenlace de Correa

Los árboles se distinguen por su fruto y las personas por el desenlace de sus vidas; como en el deporte y los negocios, lo que cuenta es el resultado. A veces el desenlace de una persona se puede predecir y es coloquial hablar de cómo acabará alguien, con simplemente ver sus comportamientos. Con el suyo, público y notorio, Correa invita a una predicción. De lejos, el factor más determinante en nuestro destino es la perspectiva sicológica con que enfocamos nuestra vida. Tal perspectiva es una respuesta, a menudo no muy consciente, a factores sicológicos del entorno familiar. Se ha escrito que el desenlace de algunos Kennedy era predecible en función de patrones familiares. En el caso de Correa su hermano Fabricio afirma en un video que Rafael, usufructuario del Nombre del Padre y del abuelo, heredó de ellos el patrón de desafiar la autoridad. Ésta indicación explicaría su comportamiento “revolucionario”, pero no todavía su desenlace.

La frase de Simón Bolívar al morir: “He arado en el mar”, revela una herida pero también un reproche y en el enfoque resultadista clasifica a Bolívar como un perdedor. Fue su vanidad la que dañó su desenlace, pues no soportaba compartir el poder y desoyó las propuestas federalistas de Guayaquil que habían funcionado tan bien en Estados Unidos.

El proyecto de confiscar el patrimonio familiar es un arma de destrucción masiva, muy afín al material sicológico propio a Correa, recordemos que sus vocablos preferidos: patria y patrimonio, vienen ambos de la palabra padre. Y es al momento de la muerte del padre que Correa plantea que se borren los legados familiares. Si él quiere borrar el suyo que lo haga, pero como el poder es narcisista y consiste en organizar la vida de los demás, él quiere borrar también el de todas las familias ecuatorianas, sin comprender que la mayoría escoge una sucesión no destructiva sino aditiva, en la que los legados se traspasan y convierten en meritorios peldaños generacionales.

Y es que todos mantenemos una esperanza de días mejores. Incluso el suicida, en su desesperación, busca un mejor estado para su alma. Pero cuando las pasiones internas son la ira y el resentimiento, se llega a pensar que hasta destruir es bueno, como en el caso de los yihadistas. Y si al resentimiento se le suma el poder éste se transforma en espejo vanidoso que tritura al otro y vira la tortilla. Y así, Bolívar derrotó a los españoles pero después se declaró Dictador. Napoleón destruyó a la realeza pero luego se coronó a si mismo Emperador e invitó al Papa a su país para que lo bendiga.

Correa entró en declive. Su rasgo sicológico de creerse animado por la verdad le hace imposible reconocer sus errores y respetar el rechazo a su pretensión de ser la única fuente legítima de todo orden nuevo. Alfaro vivió momentos similares al final de su carrera y las señales que le indicaban el desenlace no lo detuvieron; al contrario, se encaminó a la hoguera que fundiría el bronce de su estatua con la cual la vanidad se convierte en inmortalidad metálica. Cuando Correa se abrió la camisa el 30S ya expresó su anhelado y alquimista desenlace que convierte al vanidoso en mártir. Dios lo libre de tal presagio. Ya veremos si la historia se conjuga con su destino.

12 Comentarios

  1. Avatar
    FERNANDO CASTRO PONTE

    E X C E L E N T E……..E X C E L E N T Í S I M O…….ES PRECISAMENTE LO QUE HE ESTADO ESCRIBIENDO…..Y NO QUIERO CON ESTO ABRAZARME AL SÁTRAPA EN TUS CONCEPTOS, ANTES POR EL CIONTRARIO SIEMPRE HE SOSTENIDO QUE SU RESENTIMIENTO SOCIAL LE VIENE PORQUE NO TIENE PATRIMONIO Y SU PADRE JAMÁS FUE «SU PADRE», Y ASÍ EL MISMO SÁTRAPA LO CONSIDERÓ AL LEVANTARLE LA MANO E IR A SU HUMILDE CUARYO EN QUE ESTABA RECLUIDO LIEGO DE REGRESAR DEL PENINTENCIARIO EN LOS U.S.A., CUANDO ESTE «BRUTO», PARA NO DECIRLE LO QUE EN VERDAD SIENTO Y DEBERÍA…..FUE TAMBIÉN A HACERLE CONOCER QUE «SE HABÍA GRADUADO DE ECONOMISTA Y QUEAQUELLA NOCHE SERÍA LA FIESTA DE INCORPORACIÓN….PERO… QUE ÉL…EL SÁTRPA…..»LE PROHIBÍA QUE SE PRESDENTE A DICHA FESTIVIDAD…..QUE ESTABA PROHIBIDO DE ESTAR ALLÍ Y QUE SI SE PRESENTABA LO SACARÍA A PATADAS»…..ESTO ME CONTÓ PERSONALMENTE UN AMIGO QUE VIVÍA JUSTAMENTE EN LA CASA CONTIGUA AL CUARTO DEL PAPÁ Y QUE ESCUCHÓ TODO….DESDE QUE LE TOCÓ LA PUERTA CON VIOLENCIA Y QUE AL SALIR ESCUCHÓ QUE EL PADRE LE DECÍA ….»HOLA MIJO, COMO ESTÁS»….»CÁLLATE TU NO ERES MI PADRE»….LE PROHIBIÓ QUE VAYA A SU FIESTA Y SE FUÉ….. QUE TAL,….ESTE PSICÓPATA NO TIENE REMEDIO Y ASÍ ES CON TODOS….EL SOLO SE CREE DUEÑO DE LA VERDAD DE LO ÚNICO DEL MUNDO QUE SOLO ÉL LO PRODUCE Y DICE…..SU HERMANO FABRIZIO ASÍ LO EXPRESA PÚBLICAMENTE EN LOS VIDEOS QUE SE CRUZASN EN INTERNET….NO LO INVENTAMOS…SOLO BASTA ABRIR LOS EQUIPOS Y LOS ENCONTRAMOS……MUY BIEN JUAN JOSÉ…..EXCELENTE ANÁLISIS CON EL QUE CONCUERDO EN TODO Y CREO QUE TE QUEDASTE UN POQUITO….TE FALTA COMPLETAR ASÍ QUE ESPERO EL SEGUNDO «ROUND»
    …FUERA CORREA FUERA….FUERA CORREA FUERA….GFUERA CORREA FUERA…..FUERA CORREA FUERA….FUERA CORREA FUERA……

  2. Avatar

    Sr.Illingworth – me empieza a preocupar su «desenlace» o deberia decir su «desenfoque» – Y es que de Matemàtico empieza a devenir en Psicòlogo – Sus desafortunadas y fantasiosas teorias sobre la personalidad , psicologia y el destino son peores que las descritas por el Dr.M.Palacios – No me explico como un experto en ciencias exactas puede decir que las leyes sobre la herencia afectan a todas las familias ecuatorianas , ademàs me parece impropio de un intelectual que debe valorar principios eticos , estar aupando los egoistas y evasores intereses del 2% de los herederos del Ecuador , peor aùn defender dinastias , sucesiones , legados , y otros sistemas de dominaciòn generacional , por encima de los intereses colectivos de millones de ciudadanos que tambièn tienen derechos y necesitan oportunidades de superaciòn. – Parece que es cierto aquello de que las principales enfermedades del corazòn en la actualidad son: EL ODIO – LA ENVIDIA Y LA AVARICIA

    • Avatar
      FERNANDO CASTRO PONTE

      ODIOs…ENVIDIAS Y AVARICIA….SON LOS DONES QUE TIENE EL SÁTRAPA DE CARONDELET Y ACOMPAÑADO DE UN RESENTIMIENTO SOCIAL PORQUE ÉL NO HA REIBIDO NI JAMÁS RECIBIRÁ HARENCIA NI LEGADO ALGUNO QUE VALGA PUES EL ÚNICO QUE ARRASTRARÁ SIEMPRE ES EL DE SER HIJO DE UN HOMBRE QUE COMETIÓ UN PECADO DE LESA HUMANIDAD Y QUE EL SÁTRAPA JAMÁS SE LO PODRÁ QUITAR…Y PARA COMPLACERSE AHORA PERMITE LEGISLACIONES QUE CADA DÍA PERDONAN MÁS A LOS TRAFICANTES, EL RECUERDO FASMAGÓRICO DE LA DROGA LO ATORMENTA Y SU EGO LO DIRIGE AL MAL.- FUERA CORREA FUERA….FUERA CORREA FUERA….FUERA CORREA FUERA…. FUERA CORREA FUERA….

    • Juan José
      Juan José

      Vinicio, la psicología es una disciplina relativamente nueva y no tiene el monopolio de analizar la naturaleza humana que viene siendo materia de pensamientos seculares.

      No defiendo dinastías pero si la posibilidad de que una familia crezca como árbol frondoso, la vida del hombre no es sólo «hacerse un nombre» sino también un apellido, es decir un nombre para el grupo familiar de nuestros seres queridos, un legado de valores que trasciende al individuo en el ámbito del núcleo familiar que es una especie de «micro sociedad».

      Yo no creo que usted, Correa ni este gobierno tenga el monopolio de la «justicia social» y la «equidad». Suponga que una herencia por un negocio familiar genere el equivalente a 12 millones de impuestos, le pido me conteste con sinceridad: Qué brinda más equidad social y progreso: que esos 12 millones se inviertan en más empresas que creen más fuentes de trabajo y gana pan para la gente y sus hijos, o que, vayan a la cuenta del gobierno para que terminen manejados en el Ministerio de Freddy Elhers en donde se las pasan haciendo yoga, estiramiento, meditación, etc. o sea algo que beneficia a 24 burócratas allegados?

    • Avatar
      Oscar Arosemena

      Digame una cosa Sr Vinicio y a Usted porque tiene que «empezar a precuparle» lo que el Sr. illingworth diga o deje de decir. El Sr. illingworth al igual que el resto de los ecuatorianos, incluyendolo a usted, supongo, solo esta ejercitando el derecho que tienen garantizado por la Constitucion de la Republica, articulo 66, numeral 6, que dice: «Se reconoce y garantiza a las personas, el derecho a opinar y expresar sus pensamientos libremente y en todas sus formas y manifestaciones» Y que sucede cuando pase de empezar a precuparle ha estar ya preocupado? Entonces el Sr. Illingworth tiene que comenzar a preocuparse? Es usted alguien que esta por arriba de la ley, que puede hacer amenazas subrepticias y los ecuatorianos temerle? Es usted un homre fuerte de Correa? Se siente usted amenazado por los comentarios del Sr. Illingworth como para comenzar a preocuparse? Entonces ahora los ecuatorianos deben temer a sus governantes?
      Yo creo que en las sociedades civilizadas la criticas de cualquier indole y por severas que sean tienen una funcion fundamentalmente beneficiosa para el aludido, ya que puede o corregir su error o desestimar el comentario, en ambas ocaciones no hay manera de perder.
      Saludos.

  3. Avatar

    Sr. Castro – Resulta irònico que aquel resentido social que no recibirà herencia o legado material alguno que valga la pena , sin embargo le dejarà a 16 millones de Ecuatorianos un legado maravilloso e incuantificable de DIGNIDAD – PROGRESO – SUPERACION – EMPRENDIMIENTO – SALUD – EDUCACION – Y JUSTICIA SOCIAL – La historia quiere reeditarse: – Hace 100 años los Ecuatorianos influenciados por los poderosos de la època (Burguesia – Religiosos – Medios de informaciòn ), lincharon al General Eloy Alfaro , declarado el mejor Ecuatoriano de todos los tiempos ( Segùn encuesta a nivel nacional realizada por Ecuavisa ) – Su pecado fue sacar al Ecuador Feudal de la època medieval y transformarlo en un Estado moderno e institucionalizado con oportunidades de progreso para todos los ciudadanos – Hoy los descendientes de los mismos poderosos que provocaron la «hoguera barbara» quieren linchar a un descendiente del General Alfaro por cometer los mismos pecados progresistas que han hecho de nuestra Patria un Paìs mejor – Al igual que el General Alfaro , el desheredado Presidente Correa repite: «Nada soy, nada valgo, nada pretendo, nada quiero para mí: todo para vosotros que sois el pueblo que se ha hecho digno de ser libre». – Ante estos hechos historicos , solo queda exclamar FUERA GOLPISTAS FUERA

  4. Avatar
    Wilson Suárez

    La oligarquía siempre fue insolente. Recuerdo que un notable maestro electro-mecánico, gurú del rebobinaje de motores elécricos allá en la Avenida Domingo Comín y uno de mis más ilustres tutores, solía contarme que cuando era empleado de Juan X. Marcos le tocó atestiguar los carajazos que él propinaba a Camilo Ponce Enríquez cuando como candidato a la presidencia llegaba a pedirle apoyo o cuando ya era presidente; la retahila de insultos volvían nerviosos a Ponce y a la servidumbre de Juan X. Marcos, los reclamos eran respecto de toma de decisiones gubernamentales que le favorezcan; esa era LA BANANA REPUBLICA (todavía hay rezagos). A propósito, Ponce Enriquez, fundador del Social Cristianismo, tuvo de vicepresidente al conservador Francisco Illingworth Icaza.

    La insolencia de la oligarquía en la historia republicana tiene rezagos, y fue definida magistralmente por Jaime Roldós Aguilera allá en los 70s.

    La insolencia en política en general, es enfermiza cuando es substancial a la ideología que se tiene; esta no se expresa necesariamente desde la posición del poder politico formal sino desde cualquier instancia, como aquí en este rincón de la web, desde la llamada opinión. Arremeter contra el presidente del Ecuador o de cualquier país fundamentándose en el chamullo maledicente para ejercitar perfiles psicológicos supuestos, es bajo, especialmente para alguien experto en Matemáticas. Bueno, al final, las Matemáticas son un nivel de abstracción, no son ciencia en sí misma (sino una herramienta) y mucha abstracción parece llevar a veces a alguna patología social. En ejercicios de abstracción todo puede “volar”, la reputación propia, la del papá, la de la mamá, la del vecino, etc. Pero en buenos ejercicios de abstracción las realidades pueden ser interpretadas correctamente, para ello se necesita articularla sistemáticamente al objeto de estudio (a comportamientos, a confiables tests, a entrevistas, a análisis médicos, etc. para un analísis psicológico por ejemplo). Nada de eso existe en el artículo del matemático Illingworth; y aún si existiera, “el psicólogo de turno” tendría que ser sometido también a similares exámenes, pues los rezagos de insolencia y frustración (políticas) posiblemente provengan de aquellas oligarquías ancestrales.

    Nota: La redistribución de la riqueza se logra impositivamente aquí y en países capitalistas con políticas públicas mínimas que buscan superar la inequidad (incluyendo las imposiciones sobre las herencias).

    Saludos desde New York

    -Wilson Suárez.

  5. Avatar
    Wilson Suárez

    La oligarquía siempre fue insolente. Recuerdo que un notable maestro electro-mecánico, gurú del rebobinaje de motores elécricos allá en la Avenida Domingo Comín y uno de mis más ilustres tutores, solía contarme que cuando era empleado de Juan X. Marcos le tocó atestiguar los gritos que él propinaba a Camilo Ponce Enríquez cuando como candidato a la presidencia llegaba a pedirle apoyo o cuando ya era presidente; la retahila de insultos volvían nerviosos a Ponce y a la servidumbre de Juan X. Marcos, los reclamos eran respecto de toma de decisiones gubernamentales que le favorezcan; esa era LA BANANA REPUBLICA (todavía hay rezagos). A propósito, Ponce Enriquez, fundador del Social Cristianismo, tuvo de vicepresidente al conservador Francisco Illingworth Icaza.

    La insolencia de la oligarquía en la historia republicana tiene rezagos, y fue definida magistralmente por Jaime Roldós Aguilera allá en los 70s.

    La insolencia en política en general es enfermiza cuando es substancial a la ideología que se tiene; esta no se expresa necesariamente desde la posición del poder politico formal sino desde cualquier instancia, como aquí en este rincón de la web, desde la llamada opinión. Arremeter contra el presidente del Ecuador o de cualquier país fundamentándose en el chamullo maledicente para ejercitar perfiles psicológicos supuestos, es bajo, especialmente para alguien experto en Matemáticas. Bueno, al final, las Matemáticas son un nivel de abstracción, no son ciencia en sí misma (sino una herramienta) y mucha abstracción parece llevar a veces a alguna patología social. En ejercicios de abstracción todo puede “volar”, la reputación propia, la del papá, la de la mamá, la del vecino, etc. Pero en buenos ejercicios de abstracción las realidades pueden ser interpretadas correctamente, para ello se necesita articularla sistemáticamente al objeto de estudio (a comportamientos, a confiables tests, a entrevistas, a análisis médicos, etc. para un análísis psicológico por ejemplo). Nada de eso existe en el artículo del matemático Illingworth; y aún si existiera, “el psicólogo” tendría que ser sometido también a similares exámenes, pues los rezagos de insolencia y frustración (políticas) posiblemente provengan de aquellas oligarquías ancestrales.

    Nota: La redistribución de la riqueza se logra impositivamente aquí y en países capitalistas con políticas públicas mínimas que buscan superar la inequidad (incluyendo las imposiciones sobre las herencias).

    Saludos desde New York

    -Wilson Suárez.

  6. Avatar
    Wilson Suárez

    Señores de DESDE MI TRINCHERA,

    Les agradecería que indiquen por qué se censura mi comentario reciente, el cual a dicerencia de otros, no contiene ningún insulto.

    Gracias,

    Wilson Suárez

  7. Avatar

    Me da risa , leer a tanto psiquiatra ….

  8. Avatar
    Wilson Suárez

    Caballeros de DESDE MI TRINCHERA,

    Gracias por el espacio.

    -Wilson Suárez

  9. Avatar
    Wilson Suárez

    Sr. Illingworth.

    Gracias por su email.

    Ud me pregunta, qué me molesta. En política casi todo me molesta. Estoy convencido, por ejemplo, que con menos aspavientos y costo politico (y $$), este gobierno podría ser más eficaz, eficiente y radical en los programas que prometió y ejecuta.

    Mi referencia a su abuelo es histórica. Si él fue honrado y sencillo como usted dice, yo le creo, pero así como aconteció con la vida de Velaso Ibarra, quien también usaba transporte público junto con su esposa en Buenos Aires hasta en las postrimerías de sus vidas, esa moral no invalida mis opiniones respecto del pensamiento y accionar politico de ambos; los gobiernos de su abuelo y Velasco fueron funcionales al mantenimiento y consolidación de un sistema de estructuras socio económicas injustas.

    A propósito, el maestro electromecánico que aludo en mi comentario fue acérrimo defensor de la personalidad de Juan X. Marcos (él le había apoyado económicamente a culminar su formación tecnológica en los talleres de la Filantrópica). Recuerdo que yo me entrampaba en largas discusiones con el maestro, discusiones humedecidas por la condensación del aire que rodeaba el balde del hielo que mantenía heladas las “bielas de los Viernes”, diciéndole a menudo que Juan X. Marcos probablemente está en el cielo por brindar ayuda a uno u otro individuo, pero aquello de ser poder tras el poder, influenciar y beneficiarse de las decisiones de gobierno, promovió más concentración del capital, consolidó la oligarquía y significó más retraso para el pueblo.

    La referencia sobre que la reputación puede “volar” mediante abstracciones, no es la reputación de su abuelo o su familia, sino la del actual presidente. Enajenarse de lo sensible, lo terreno, la fáctica, especialmente con un montón de prejuicios respecto de una persona, puede hasta tornar coherente y deseable un análisis “psicológico” y sus conclusiones (finalmente se concluye lo que se predispuso), pero no todo lo deseable es bueno y verdadero per se. Inferir que las políticas públicas resultan de distorsiones psicológicas del mandatario, es insultante. Yo digo que es bajo. Fuentes como la de Fabricio pueden tener valoraciones de certeza moral y referencia confiable, pero sólo para Usted.

    Aquello de patología social es una consecuencia de tal enajenamiento; hay que medir consecuencias. Aquí mismo en esta página el mensaje de su artículo provoca comentarios enardecidos contra Correa que, repito, son también insolencia. Eso también molesta.

    Gracias otra vez y saludos,

    -Wilson Suárez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *