Opinión

Démosle ánimo a un pueblo que vive en la miseria

La vida, el sufrimiento, la soledad, el abandono, la pobreza, son campos de batalla que tienen sus propios héroes; héroes oscuros, a veces más grandes que los héroes ilustres. -Víctor Hugo –

Los ecuatorianos tenemos menor preparación, actualización de conocimientos y por ende tecnología aplicada que nuestra contraparte extranjera. Me incluyo. Esto nos ha llevado a que, desde sus inicios, el Ecuador ha padecido de pobreza y miseria generalizada.

En palabras de Víctor Hugo, uno de los más importantes escritores en lengua francesa: La pobreza es buena vecina de la miseria. Las sociedades humanas tienen lo que en los teatros se llama un tercer subterráneo. El suelo social está todo minado, ya sea para el bien, ya sea para el mal. Existen las minas superiores y las minas inferiores. Hay bajo la construcción social excavaciones de todas suertes. Hay una mina religiosa, una mina filosófica, una mina política, una mina económica, una mina revolucionaria. La escala descendiente es extraña. En la sombra comienza el mal. Donde hay oscuridad habrán crímenes.

Por debajo de todas las minas, por debajo de todo el progreso y de la utopía, mucho más abajo y sin relación alguna con las etapas superiores, está la última etapa: el tercer subterráneo. Es la fosa de las tinieblas. Comunica con los abismos. Es la gran caverna del mal. Las siluetas feroces que rondan en esta fosa, casi bestias, casi fantasmas, no se interesan por el progreso universal, ignoran la idea y la palabra. Tienen dos madres, más bien dos madrastras, la ignorancia y la miseria; tienen un guía, la necesidad; tienen el apetito como forma de satisfacción. Son larvas brutalmente voraces, que pasan del sufrimiento al crimen. Lo que se arrastra en el tercer subterráneo social no es la filosofía que busca el absoluto; es la protesta de la materia. Aquí el hombre se convierte en dragón. Tener hambre, tener sed, es el punto de partida; ser Satanás es el punto de llegada.

Hemos visto en capítulos anteriores algunos compartimentos de la mina superior, de la gran zanja política, revolucionaria, filosófica, donde todo es noble, puro, digno, honrado.

Ahora miramos otras profundidades, las profundidades repugnantes.

Esta mina está por debajo de todas y las odia a todas. jamás su puñal ha tallado una pluma; jamás sus dedos que se crispan bajo este suelo asfixiante han hojeado un libro o un periódico. Esta mina tiene por finalidad la destrucción de todo.

No sólo socava en su hormigueo horrendo el orden social, el derecho, la ciencia, el progreso. Socava la civilización. Esta mina se llama robo, prostitución, crimen, asesinato. Vive en las tinieblas, y busca el caos. Su bóveda está hecha de ignorancia. Todas las demás, las de arriba, tienen una sola meta: destruirla. Destruid la caverna Ignorancia, y destruiréis al topo Crimen.

Con la miseria sucede lo que con todo: llega a hacerse posible; concluye por tomar una forma y ordenarse. Se vegeta, es decir se existe de una cierta manera mínima, pero suficiente para vivir. Per a fuerza de trabajo, de valor, de perseverancia, honestidad, suerte y de voluntad se puede lograr llegar a una situación floreciente aunque algunos años muy difíciles y duros sean necesarios. Hasta aquí las sabias palabras de Víctor Hugo.

Este no es el momento de regocijarnos con lo que hemos conseguido y tomar posiciones cómodas ante la realidad de la necesidad. Debemos remplazar urgentemente el orden establecido a través de la misericordia y la compasión. Pero para ponerlas en práctica en los problemas nuestros, necesitamos estudiar, leer y estudiar más.

¡Ánimo Ecuador!

0 Comentarios

  1. Avatar
    eudaldoflor

    La pobreza no engendra cosa buena; y no tiene capacidad de amar, no tiene espacio para ello. Todo su mundo esta lleno de necesidad. Y si alguna vez llega la riqueza a sus manos, se deforma y se transforma en tiranísa de la propia pobreza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *