20 abril, 2024

Dios en las constituciones Ecuatorianas

Con la Constitución Política, dada en el Palacio del Reino de Quito, el 15 de febrero de 1812, con el Pacto Solemne de Sociedad y Unión entre las Provincias que formaron el Estado de Quito, se puso en primer lugar el nombre de Dios, como reza en su texto “En el nombre de Dios Todopoderoso Trino y Uno.

El pueblo Soberano del Estado de Quito, legítimamente representado por los Diputados de las Provincias libres que lo forman, y que se hallan en este Congreso, en uso de los imprescriptibles derechos que Dios mismo como autor de la naturaleza ha concedido a los hombres para conservar su libertad, y proveer cuando sea conveniente a la seguridad, y prosperidad de todos”…..

Siguiendo con Ingrid…

Es verdad, puede che alguien haya pagado dinero para liberar a Ingrid y que la operación de rescate haya sido una farsa. Si nos gusta y nos hace bien, hasta podemos llegar a pensar que tampoco existió la historia de esa mujer, y que ella pasó seis años y más escondida en alguna mansión regal para crearse una imágen de víctima que muy bien le saldría para su próxima candidatura a la presidencia. Si pudieron engañar al mundo con el hombre paseandose en la Luna, tiene que haber sido un juego tomarnos el pelo a todos con algunas fotos (muy pocas, en realidad…) de la mujer disfrazada de prisionera. Muy buena actriz, eso s¡.

Lo que quiero decir, es que lamentablemente estamos muy acostumbrados a mezclarlo todo. No sé si el rescate fue pagado ni quien lo pagó. Sencillamente, ahora no me ahora. Seguramente no lo pagó la misma Ingrid ni tampoco fue ella quien pagó el sueldo a aquellos brutos para que la detuvieran casi siete años. Los juegos políticos no son alguna novedad y la basura que hay por todo lado tampoco. Pero… aún así… No serían ni Uribe ni los Estados Unidos o quien sea a perder su cara por el rescate, sino los guerrilleros que, aceptando la liberación de su “rehén de oro” en cambio de dinero, han declarado el fracaso de su ideología y de toda su historia…

Ingrid, ¡por fin!

Quisiera interrumpir por algunos minutos el flujo de amargura de estas páginas, y no por no sentir yo las preocupaciones que viven Ustedes en su piel cada día. Me parece muy importante, hoy, quedarse aprovechando de un momento de verdadera y profunda felicidad por la liberación de aquella preciosa mujer que es Ingrid Betancourt.

Su historia ha sido nuestra historia. Estuvimos con ella en los pensamientos, sufriendo por sus fotos y sus cartas, por lo demás imaginando. Seis años y cinco meses sin nada…

Se mueren por el fútbol

Italia es el único país en el mundo en que la gente se muere por el fútbol, y no de forma metafórica por ser el fútbol la razón para vivir de los […]

El álbum de los amores

El otro día me cruzé con un compañero de la universidad que no veía desde hace años. Nos abrazamos y empezamos a contarnos nuestros últimos años: hijos, trabajo, viajes y todo lo […]

La nueva democracia

Les escribo desde Europa. Mejor, desde Italia: lo cual no es lo mismo. El  Viejo Continente está vacilando bajo muchos golpes: crisis económica, perdida de identidad, cambio de valores, amenazas terroristicas, calientamento […]

×