18 junio, 2024

La historia oscura del dólar y la reserva federal (6/6)

2024

En medio de numerosas crisis descubrimos que la moneda y el sistema de la reserva federal fueron herramientas para dominar a nuestro joven y rico continente que fue colonizado nuevamente a partir de 1765.  Convirtieron al dólar en moneda de reserva, luego fuimos obligados a utilizar el sistema petrodólar so pena de sanciones comerciales. Esta es la historia de la Reserva Federal, protagonista de trágicos y casi ocultos pasajes de la historia estadounidense, ellos son quienes manejan el presente y futuro del destino monetario del Ecuador. La historia nos demostró que la hegemonía económica se logró a través de la fuerza y la implantación de un activo del que todos dependamos.

 

IMPLICACIÓN EN EL FUTURO ECONÓMICO DEL ECUADOR 

Durante 1999-2000 el Ecuador vivía una situación insostenible producto del cúmulo de corrupción política e ineptitud financiera y ya no cabía otro camino que adoptar al dólar. Hoy 23 años después ¿cuál es el escenario del país que provee esa moneda y dicta su valor? Cito ciertas cifras oficiales de alarmantes records en la historia de Estados Unidos:

1) Hoy su deuda nacional sobrepasa los $ 34 trillones, equivalente al 130% del Producto interno bruto (GDP)

2) Deuda per capita $101,728. Por cada contribuyente fiscal $264,091

3) Por $1 que produce la economía, esta se endeuda con $2.7.

4) Desde 1913, el dólar ha perdido el 97% de su valor. Hoy solo se podría comprar un      3% con el mismo dinero en aquel entonces.

La decadencia del dólar y su política monetaria son reales. La formación de un nuevo orden mundial traerá nuevos bloques económicos y aquella hegemonía se debilitará, esa variable no existía en el escenario 1999-2000. Frente a esta realidad es válido plantearnos: ¿acaso un reemplazo paulatino al dólar? ¿Qué tal ir hilvanando una robusta entidad monetaria? ¿Quizás adoptar un medio paralelo al dólar?  Cada día el país se encuentra más vulnerable y atrapado por inflaciones producidas por emisiones monetarias extranjeras sin ningún respaldo ni disciplina, teniendo por detrás, deudas y recomendaciones en política económica dictadas por entidades de préstamos globales. Mientras que los Estados Unidos continúa el descontrolado endeudamiento, enfrentamientos geopolíticos, destrucción de la clase media y corrupción gubernamental en todos sus poderes.

Frente a esto el gobierno actual y al que pronto se elegirá tienen un urgente desafío, evaluar el panorama geoeconómico en el que se está debatiendo el dólar, luego definir una agenda que integre: a) Una política de estado que permita al país irse desvinculando de la manipulación monetaria extranjera. b) Recobrar la soberanía comercial, dejando a un lado agendas políticas y económicas globales impuestas que no obedecen a las necesidades propias del país y le restan competitividad a sus productos y relaciones comerciales. c) La conservación y maximización de la productividad de sus activos, evitar deshacerse y malvender aquello que constituye el sustento de las próximas generaciones. 

Cuánta razón tenía Thomas Jefferson en 1802 cuando avizoraba a su propio pueblo con sabias palabras que hoy aplican cabalmente al Ecuador: “si se permite que los bancos privados controlen la emisión de su moneda, primero mediante la inflación y luego mediante la deflación, los bancos y corporaciones que crecerán a su alrededor privarán a la gente de toda propiedad hasta que sus hijos se despierten sin hogar, continente que sus padres conquistaron”.


Artículos relacionados

Falta de visión de los fundadores de Ecuador – Parte final

Ecuador no podía considerarse Estado Nación al faltar las bases mínimas de convivir de sociedad civilizada. El sistema judicial era muy elemental, y no se respetaba la propiedad privada. Cualquier persona podía perder sus bienes por el abuso de poder. La falta de estado de derecho originaba frecuentes disputas entre comerciantes. El manejo de los fondos públicos desde la Presidencia de Flores fue esencialmente de gastos militares, no se destinaron recursos para crear infraestructura, ni para salud y educación. En los primeros años de la República los gastos militares variaron entre 50% y 70% del total del presupuesto.

Inversión en Fuerzas Armadas
(% del total del presupuesto del Gobierno central)
Siglo XIX

Fuente: Informes del Ministro de Hacienda

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×